viernes, 1 de agosto de 2014

Ponerse ciegos



Debemos el descubrimiento del proceso de destilación al alquimista árabe Jabir Al-Hayyan, allá por el siglo IX después de Cristo: y es quizá por este mismo motivo por el que la palabra alcohol tiene un origen árabe, viniendo a significar "fantasma" ó "espíritu maligno".

Paradójicamente el alcohol, cuyo consumo se extendió rápidamente por todo Oriente, fue posteriormente prohibido por el Islam, basándose en el hecho de que resulta absolutamente necesario contar con un completo conocimiento, así como una plena conciencia, en cada una de las cinco ocasiones diarias en las que un musulmán ha de rezar a su Dios.

Hace algunas décadas aún podían verse numerosos alambiques por los pueblos de nuestra España. Más recientemente la destilación casera fue limitada por ley, así como muy controlada y reglamentada, por las posibilidades de producir envenenamientos que se derivarían de los frecuentes intentos de fraude; y es que resulta muy fácil producir alcohol metílico en lugar del etílico (etanol) que consumimos, basta con pretender un excesivo aprovechamiento de la vid, utilizando sus partes más leñosas...

Con frecuencia el alcohol metílico produjo una ceguera irreversible en su consumidor, cuando no su muerte.



Related Posts with Thumbnails