miércoles, 2 de septiembre de 2015

La enfermedad mental y el artista



Desorden del Sueño
El monstruo del Desorden del Sueño es una criatura juguetona que nunca descansa. Tratará de buscar a un compañero de juegos en medio de la noche y mantenerlo despierto para saciar su eterno aburrimiento. Muy a menudo, la víctima dormirá poco o nada, estresándose y fomentando que otros monstruos se unan al del Desorden del Sueño en sus juegos.

Si la víctima consigue dormir, el monstruo se enfurecerá y recurrirá a una variedad de repugnantes o dañinos trucos para impedírselo. Esto provocará pesadillas o a terrores nocturnos, y el monstruo consigue esto quemando incienso sobre su cola. También envolverá sus colmillos alrededor del cuello de su víctima, provocándole apnea del sueño. Incluso puede sentarse en varias partes del cuerpo, paralizando temporalmente a sus reticentes compañeros de juego. Este monstruo dispone de gran cantidad de herramientas para no dejar vivir a sus portadores.



Ansiedad Social
El monstruo de la Ansiedad Social pasa la mayoría de su vida en la clandestinidad o protegido en áreas aisladas. Debido a esto, su piel aparece pálida y anémica, con escamas que le sirven como un medio de defensa innecesario. Son de la misma familia biológica que los monstruos de la Ansiedad y la Paranoia, pero debido a su extremo modo de vida tienen un aspecto muy diferente.

El monstruo pasa la mayoría de su tiempo hibernando, pero proyectará su aura en sus portadores humanos, en su esperanza de vivir el resto de su vida la vida normal que no puede tener. En el proceso, el monstruo pasa sus propias ansiedades a su víctima y ambos, monstruo y humano, experimentan los mismos miedos o preocupaciones sociales irracionales.



Trastorno Dismórfico Corporal
Como el maestro de la decepción, el Desorden Dismórfico Corporal adora trabajar junto a otros monstruos como el Desorden Obsesivo Compulsivo, la Ansiedad o la Anorexia, amplificando sus efectos. Tiene la esquirla de un cristal roto en su abdomen, y actua como un espejo distorsionado, irradiando una imagen falsa de quien se mira sobre su superficie. Este monstruo reflectante teje una telaraña para atrapar a su víctima como una araña, y lentamente carcome su autoestima y su bienestar.

Esto causa que la víctima se preocupe cada vez más de una parte concreta de su cuerpo, o de su apariencia general, mientras creen que su versión distorsionada es la verdadera. Las víctimas a menudo intentarán ocultar lo que piensan que es un defecto o peor, buscarán activamente cambiarse a sí mismos.



Trastorno Bipolar
El monstruo Bipolar de hecho está formado por dos consciencias opuestas que luchan por el control de un cuerpo. Una consciencia expresa un constante estado de manía, sentimientos de excitación y sobreactividad, mientras que la otra está siempre en un estado depresivo. A menudo, solo una personalidad tiene el control, mientras que el lado durmiente lucha por quedarse a cargo del cuerpo.

Ellos usan feromonas gaseosas para dominar e intentar tener el control del cuerpo que comparten, influyendo sobre cualquiera que esté en las proximidades del monstruo y pasando el estado dominante a la víctima. La víctima entonces experimentará estados alternos igual que el monstruo mismo. Este monstruo es extremadamente ágil y rápido, haciendo muy difícil su identificación.



Misofonía
Este monstruo pequeño y aparentemente inofensivo, solo quiere causar molestias o sensación de disgusto e ira. Con sus grandes orejas recoge en ciertos sonidos como el crujido, el sorber, e incluso la respiración y los refleja en los oídos de sus víctimas. Estos sonidos amplificados e intensos pueden hacer que el receptor reaccione irracionalmente y causar síntomas tales como la tensión muscular y un aumento de la sudación y latido del corazón. También puede reunir los estímulos visuales con sus alas, y luego aumentar la reacción de sus víctimas mediante la imitación del movimiento.

Misofonía puede animar a sus víctimas a ser cada vez más aislado, obligándolos a evitar activamente lugares o eventos.



Esquizofrenia
El monstruo de la Esquizofrenia es una criatura vil que manipula a sus víctimas para que hagan lo que les ordena. Para ello usa gases alucinógenos secretados sobre los poros de sus partes más vulnerables para controlar e influenciar a otros. Sus víctimas relatan que el monstruo es poderoso y controla una voz dentro de sus subconscientes.

A menudo va acompañado de otros monstruos como la Paranoia, y la  Esquizofrenia adquiere un rol similar al de un jefe de la mafia. Rara vez se deja ver, y le gusta esconderse en las sombras.



Trastorno de Límite de la personalidad
Estos monstruos son de los más delicados pero quizás también los más siniestros. Ellos se reúnen en pequeños enjambres alrededor de sus víctimas y usan feromonas para aumentar sus emociones antes de alimentarse de sus energías emocionales. Dan de comer a cualquier emoción, pero tienden a favorecer los sentimientos de depresión.

Este monstruo está hecho casi completamente de hielo transparente, por lo que es invisible a la vista. Sólo la hoja de arce que hay en su cola se puede ver con una mirada, como si fuera una hoja cayendo. A veces, cuando el monstruo se atiborra demasiado con alguna emoción, puede abrumar a los que sufren la enfermedad, que se harán añicos como el cristal.



Desorden de Estrés Postraumático
Los monstruos del Estrés Postraumático fueron una vez parte de una raza de benevolentes guardianes que se corrompieron por un problema doloroso y desconocido. Crearon un caparazón perverso sobre la persona que sufrió, y los monstruos comenzaron a anhelar, como si fuera una droga, la intensa oleada de miedo y el trauma para calmar su propio dolor.

Se puede encontrar a los monstruos acechando los campos de batalla o cerca de lugares donde han ocurrido desastres naturales o eventos traumáticos, para alimentarse del dolor colectivo y del miedo. Siempre buscan individuos que se vieron envueltos en esas situaciones y los acosan, convirtiéndose en un recuerdo constante de su terror, ya que les hacen revivir los terribles momentos una y otra vez mientras el monstruo se alimenta de la energía destructiva. El Desorden de Estrés Postraumático pertenece a la misma familia que el monstruo de la Ansiedad.



Trastorno obsesivo compulsivo
El monstruo Obsesivo Compulsivo es un titiritero cruel y manipulador que usa el miedo para controlar a sus portadores. Repetidamente golpea su bastón contra el suelo y usa sus plumas estampadas y sus muchos ojos para hipnotizar a su víctima, creando intensas y aterradoras obsesiones, a menudo conectadas con su propia seguridad o con la de sus allegados. Los que sufren esta enfermedad desarrollan compulsiones para realizar tareas repetitivas o actos mentales que previenen que la obsesión se haga realidad o para intentar reducir el miedo temporalmente.

Casi nunca se ha visto al monstruo pero su aura casi siempre está ahí. Los monstruos de la Ansiedad y la Depresión a menudo están con el monstruo Obsesivo Compulsivo para ayudarle a mantener sujeta a su víctima.



Anorexia Nerviosa
Como un parásito asesino, la Anorexia Nerviosa lentamente mata a sus víctimas desde el interior. Este monstruo es casi invisible gracias a su cuerpo traslúcido, pero proyecta sus sombras en aquellos en los que habita, causando que sus víctimas vean una imagen distorsionada de sí mismas. Ella manipula y controla a sus víctimas, convenciéndoles de que mantengan el mínimo peso corporal mediante la restricción de la ingesta de alimentos y animándoles a hacer excesivo ejercicio para perder lo que ella percibe que son kilos de más.

La principal meta de la Anorexia Nerviosa es hacer que sus víctimas se destruyan a través de la inanición y de otras complicaciones de la salud que surgen debido a su manipulación. Los poderes principales de este monstruo son el control y la clandestinidad, que causa que sus víctimas intenten esconder sus hábitos extremos. Con el fin de derrotar a la Anorexia Nerviosa, se debe conocer su existencia, sólo entonces sus poderes podrán ser inutilizados. Es común que la Anorexia y el Trastorno Dismórfico Corporal trabajen juntos.



Depresión
El monstruo de la Depresión pulula sin fin, siempre cubriendo sus ojos para esconderse del mundo exterior. Por eso se tropieza con la gente o con otros monstruos, provocándose cada vez más angustia.

Su único alivio es envolver su cola líquida alrededor de su víctima y compartir su depresión con ellos. La víctima no es consciente del monstruo pero puede notar abatimiento y desarrollar un estado de depresión profunda. Mientras tanto, el monstruo absorbe cualquier emoción positiva de su portador hasta que se llena y se va a por otro.



Trastorno de la Personalidad por Evitación
El monstruo de la Personalidad por Evitación es similar al de la Ansiedad Social pero mucho más pequeño, y prefiere vivir sobre el suelo. Gastan mucho de su tiempo escondiéndose en árboles, usando sus alas en forma de hoja para camuflarse y ocultarse de cualquier persona o cosa que esté a su alrededor.

Su apariencia es antiestética para repeler el contacto con otros monstruos, pero en realidad son criaturas gentiles y amables, con una belleza delicada sobre sí que generalmente hasta ellos desconocen. Interactúan inocentemente con sus víctimas, deseando ser amables, pero sin intención transmiten sus propias ansiedades o miedos a través de esporas excretadas desde su cola.



Ansiedad
El monstruo de la ansiedad es pequeño para poder sentarse en los hombros de su víctima y susurrarle cosas a su inconsciente, provocándole pensamientos de miedo y preocupaciones irracionales. El monstruo de la ansiedad se suele decir que es débil en comparación a otros, pero es uno de los más comunes y es muy difícil de eliminarlo.

Normalmente llevan objetos pequeños asociados a la ansiedad de sus víctimas como relojes que representan un común pero irracional miedo de cosas que nunca pasarán. Nadie ha visto la cara del monstruo de la ansiedad porque siempre lleva una máscara de un cráneo.



Trastorno de identidad disociativo
Este monstruo (también conocido como síndrome de personalidad múltiple) puede ser caracterizado por su habilidad para cambiar su forma en cualquier cosa que desee. También puede cambiar físicamente. La criatura también se transforma en diferentes personajes de sí mismo, cada uno con su propia personalidad

El monstruo está constantemente cambiando de forma y se refleja en las personalidades de su víctima. Si existen muchas personalidades diferentes, el monstruo y la víctima pueden confundirse acerca de cual es la identidad original y muchos personajes pueden aparecer en la misma forma. Ningún monstruo hecho se ve o actúa como otro.



Paranoia
El monstruo de la paranoia usa su largas orejas como radar, escaneando el área por alguna actividad. Sin embargo, las orejas del monstruo son inútiles debido al apretado cartílago y espeso pelo. Por eso los sonidos normalmente se confunden y son sordos significando que la paranoia normalmente escucha las cosas equivocadas que después transmite a sus víctimas.

Se alimentan de sentimientos de miedo y ansiedad que sin quererlo crean en sus víctimas. Trabajan con otros monstruos como la esquizofrenia y ansiedad que comparten biología similares.



Mutismo selectivo
El monstruo del mutismo selectivo no es una criatura inherentemente malvada sino que es más un carroñero travieso. Viven en una comunidad de ruidosos y gritones compañeros, pero nacen sin la habilidad natural de hablar. Para ser aceptados en su sociedad roban voces y las guardan en una bellota ahuecada que se cuelgan en su cuello. El monstruo luego puede hablar usando la bellota como una especie de silbato.

Suelen buscar y robar las voces dulces y agudas de los pequeños niños pero a veces buscan voces más maduras para probarlas. Usualmente no guardan por mucho tiempo las voces y la devuelven a sus dueños originales para buscar nuevas y frescas.

Si te gustaron las ilustraciones de Toby Allen puedes entrar a su página oficial.


Related Posts with Thumbnails