miércoles, 28 de enero de 2015

La cuchara en la boca




En estos meses se habló mucho de recortes y en las últimas semanas, y más concretamente, del caos en el que los mismos, amplificados por la importante sacudida de epidemias como la de la gripe, está sumiendo a nuestra Sanidad. 

El post de hoy no pretende más que ser la anécdota de un testimonio. Comenzaré imaginando que el hecho de que la fotografía no tenga gran calidad, no restará significado al mensaje: así fue publicada hoy por un periódico digital almeriense (pulsa en noticiasdealmeria.com).

Se trata de la puerta de acceso a la consulta del médico de la localidad de Macael (provincia de Almería), quien habiendo agotado las existencias de abatelenguas de madera o plastico, y no consiguiendo reposición, decidió colgar el aviso a modo de llamada de auxilio.

Son consecuencias de nuestra improvisación, una de tantas señas que parecen incrustarse en la genética del perfil más genérico  de nuestra identidad.



martes, 27 de enero de 2015

La niña de tus ojos




Con ese empeño con el que me inicié en la andadura de la creación de este blog, de mostrar entre otras las curiosidades del mundo de la Medicina, hoy quiero hablaros de la heterocromía.

Aunque no es hallazgo demasiado infrecuente, lo cierto es que yo no había tenido ocasión de ver ninguna hasta ayer, salvo en fotos o en los ojos del Husky Siberiano de un ex-vecino.

Efectivamente, estoy hablando de la existencia de dos ojos -dos iris para ser exactos- de diferente color. Y el iris, según la conocida expresión castellana que elegimos para el título, y quizá por la calidez de su cromatismo, sería la parte más preciada de nuestros ojos.

Por recordar conocidos portadores de esta desviación de la norma estadística, citaré a Demi Moore ó a Jane Seymour... La popular heterocromía de David Bowie no es tal, sino una dilatación permanente de la pupila de su ojo izquierdo, consecuencia de un traumatismo ocurrido en su infancia.



lunes, 26 de enero de 2015

Los "sin turno"


Un día cualquiera, en una pescadería, en el hipermercado del Centro Comercial:
-. ¡A ver, el siguienteeeee!... ¿El sesenta y tres?
-. ¡Sí, soy yo!... Buenos dias. Yo sólo quería un cuarto de kilo de gambas, para la paella.
-. ¡Marchando esas gambaaaas!... ¡Que son de Huelva, oigaaaaaa!... ¡Que me las quitan de las manooooos!...
-. ¿Siguienteeee?... ¿Sesenta y cuatro?!
-. Verá, yo necesitaría unos filetes de merluza...
-. ¿Su número?
-. No, no lo tengo, pero he recordado al pasar por aquí que necesitaba el pescado.
-. Ya, pero los demás también necesitan algo, sin embargo piden y esperan su turno.
-. Pero si solo necesito eso, además: tengo que ir a casa y cocinarla, que se nos echa encima la hora de comer... 
-. ¡Eh!, ¡Oigaaaa! -se escucha desde otro rincón de la pescadería- ¡Que yo también tengo prisa y no podré esperar a mi turno! ¡Así que cuando pueda, recuerde que estoy aquí!...


Imagínese Ud. en esa pescadería, piense en ello por un momento... Del mismo modo que le resultaría imposible aceptar que cada cinco o seis clientes llegase alguno, con intención de ser atendido sin esperar ni pedir turno, de ese mismo modo debemos pensar respecto de las salas de espera de los Centros de Salud. 

Cada día tenemos un número creciente de personas que, con un catarro o un simple dolor de garganta, se presentan para ser atendidos sin cita, de una manera que ellos definen con un "Yo es que vengo de Urgencias, oiga"... El noventa y nueve por ciento de las veces su urgencia consiste en tener un proceso común, sin gravedad, similar o parecido al que tienen los otros, los más de cuarenta usuarios que sí pidieron su cita.

Nadie hace nada para evitarlo, es este un asunto en el que el médico se encuentra sólo:
-. los administrativos que inscriben y dirigen al paciente a la consulta no son médicos, por lo que no quieren asumir la responsabilidad de discernir qué casos son auténticas urgencias y cuales no.
-. los mensajes que llegan desde las autoridades sanitarias nunca fueron claros en este sentido, tan sólo apelan al uso racional de las Urgencias Hospitalarias, animando al público a acudir y para su descongestión, a los también sobrecargados Centros de Salud.

De este modo el médico trabaja en un destajo que me resulta dificil de definir, para ser comprendido adecuadamente:
-. a los 6 minutos por pacientes con los que partimos, se ha de restar el tiempo que ocupan estas otras consultas, quedando la media en una ¿dramática? brevedad (insisto, no tengo calificativos). Lógicamente este aspecto incide en una calidad de consulta que, ya en sí misma, resulta dificil de conseguir.
-. los importantes retrasos son norma, con cuanto conllevan de nerviosismo para el personal y de impaciencia para los usuarios.
-. el médico ha de renunciar a sus minutos de pausa, algo a lo que tiene derecho cualquier trabajador, sacrificando su momento de asueto en pro de recuperar los retrasos. 

Y no, no son necesarios grandes esfuerzos para entender el crescendo de éste fenómeno: aquél que viniendo de este modo no encuentra problemas: ¿volverá alguna vez a molestarse en pedir y esperar su cita?...

Por favor hagan un uso responsable de las competencias de su Centro de Salud,  colaboren con su médico en el mantenimiento del buen nivel asistencial de sus instalaciones, porque en definitiva es labor de todos y nos va la salud en ello.



domingo, 25 de enero de 2015

HPI - Indice de Felicidad del Planeta




Costa Rica es el país más feliz del mundo. Esto, según los resultados del Índice de Felicidad del Planeta (HPI), que clasifica el grado de felicidad de las distintas poblaciones mundiales. 

A diferencia de otros estudios similares, la encuesta HPI no mide la felicidad en términos económicos o de progreso, en esta ocasión prima el "sentirse bien" de los entrevistados.

Dicen que una imagen vale más que mil palabras por lo que a mayores de la tabla en la que aparecen los diez primeros países y otros de mayor interés, los mapas ilustran claramente el nivel en el que se encontraría cada país.

LOS DIEZ PRIMEROSOTROSOTROS
1Costa Rica64,4%21Brasil52,9%65Canadá43,6%
2Vietnam64,0%28N. Zelanda51,6%76Australia42,0%
3Colombia59,8%34Suiza50,3%90Singapur39,8%
4Belice59,3%41Reino Unido47,9%105USA37,3%
5El Salvador58,9%46Alemania47,2%122Rusia34,5%
6Jamaica58,5%50Francia46,5%130UAE31,8%
7Panama57,8%51Italia46,4%
8Nicaragua57,1%60China44,7%
9Venezuela56,9%62España44,1%
10Guatemala56,9%











Entre los 10 primeros no hay ningún país europeo y por contra: una buena parte de países en vías de desarrollo o emergentes, con lo que se demuestra, por si quedaban dudas, que la felicidad no tiene una relación directa con el progreso y que este progreso ha de ser sostenido y bien entendido.

El primer país europeo, en el puesto 34 es Suiza. España en este momento se encontraría en una posición 62, un lugar nada privilegiado.



sábado, 24 de enero de 2015

Un Clásico XXX




Vivimos en un país en el que no son pocos los rincones con capacidad para sobrecoger o impresionarnos. Este es uno de ellos por cuanto representa...

Seguramente que el Camarín de las Vulvas, en el conjunto arqueológico que integra a la cueva de Tito Bustillo, junto a la localidad asturiana de Ribadesella, sea uno de los primeros tratados de Ginecologia, cuando no la primera publicación pornográfica de toda la historia de la humanidad, por remontarse su origen hasta la época del Paleolítico Superior...

En una pequeña cámara de la pared de la galería, a varios metros de altura sobre el suelo, puede verse un expresivo conjunto de representaciones vulvares, una de las cuales se encuentra dentro de lo que parece ser un perfil humano.

Es de destacar la singularidad del espacio en el que se encuentran estos dibujos, apartados y recogidos, un detalle que les confiere un carácter muy evocador y fuertemente simbólico.

Muy cerca del Camarín -a unos 300 metros- se encuentra la cueva de La lloseta donde los Otros, los "encantos masculinos" no sólo fueron pintados sino también esculpidos. La verticalidad de las estalagmitas era aprovechada para dibujar un sencillo capuchón en su cima y lograr la única representación paleolítica donde el sexo masculino no está escondido detrás de algún simbolismo, sino que se expone tal cual.



domingo, 18 de enero de 2015

Es el día más triste del año




Es frecuente que el Parte de Confirmación recoja y propague el eco de los diversos Días Mundiales que, a lo largo de todo el año, vienen relacionándose con la Medicina y la Salud publicando, con ocasión de tales efemérides,  los oportunos posts relacionados con el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, y un ancho etc de problemas...

Por cuanto los anglosajones relacionan al color azul con la tristeza, el lunes 19 de enero es el día que conocen como Blue Monday (lunes triste).

Por definición el Blue Monday es el día más triste del año según una fórmula matemática que tiene en cuenta variables como:
-. el fin de las Navidades, 
-. la llegada del frío
-. y la cuesta de enero.

Blue Monday se identificó por primera vez en el año 2005, de acuerdo a una fórmula ideada por el investigador de la Universidad de Cardiff y experto en motivación Cliff Arnal, quien llegó a esta conclusión tras estudiar las variables del clima, su escasa liquidez para pagar algunas deudas y su decepción por sentirse incapaz de cumplir los propósitos con los que se habia comprometido para el nuevo año.



+ Primaria




Ayer podíamos leer, en un medio digital de comunicación, este artículo del que destaco su primera parte: "La falta de organización y el desprecio a la capacidad resolutiva de las urgencias en Atención Primaria por parte de los ciudadanos son, en parte, la causa que está provocando el colapso de estos servicios en los hospitales de toda España. Las Conserjerías de Sanidad de las autonomías han alegado los picos de gripe y un mayor número de infecciones respiratorias como el principal motivo para una "saturación" que desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) han calificado como "histórica".

Como médico de Primaria he de decir que discrepo con una de las conclusiones de este escrito: de existir el desprecio al que se refiere, este sería un tanto sui géneris porque... quiere alguien decirme a santo de qué nuestras consultas rozan los 50 pacientes diarios?... O explicarme los motivos por los que esa decena de enfermos acude a vernos cada día, sin estar previamente citados?...

Lo que ocurre en este país es lo de siempre: que nos gusta tergiversar las cosas para acabar llamando vino a aquello que es blanco y está embotellado. Y así nos va, porque nunca solucionaremos el problema que no empezamos admitiendo o reconociendo.

Ver a cerca de 50 pacientes diarios es, de todo punto, una barbaridad. Se deduce que ya no quedarían calificativos para referirnos a aquellos otros días -porque haylos también- en que superamos el medio centenar de pacientes.

Y es que:
1.- en condiciones normales trabajamos muy por encima de lo que sería el 100% de nuestras capacidades.
2.- cualquier incremento de la demanda, por pequeño que este sea, acaba enloqueciendo a un sistema que ya parte desbordado, cuanto más si se trata de un período como el que estamos atravesando, en el que coinciden una Gripe (Virus H3-N2 con el que no se había contado en la campaña de vacunaciones) y una cantidad nada común de toda suerte de infecciones respiratorias.
3.- una primaria permanente saturada es fenómeno tan cotidiano, que no resulta noticia de interés mediático.
4.- adónde hacían falta médicos los recortaron.
5.- los tijeretazos a las condiciones contractuales y económicas están permitiendo que muchos colegas se nos vayan a ejercer a otras latitudes y destinos, de manera que ya no se encuentran suficientes suplentes para cubrir la natural demanda de bajas por enfermedad o vacaciones.

Por contra, eso sí, coincido plenamente con una afirmación: es cierto que la gripe necesita más primaria, pero no recordemos sólo a Santa Bárbara cuando truena; hace falta cada día, día a día y durante todo el año.



sábado, 17 de enero de 2015

Mnedicinas




La dificultad que algunos/muchos pacientes encuentran para con los nombres de los medicamentos motivó algún que otro post de este blog, y desde luego que serán más, a juzgar por la frecuencia de las anécdotas que, en ese sentido y por tal motivo, vivimos cada día en la consulta...

Algunos pacientes atisban este problema con su total pasotismo para con la cuestión, en otros podremos adivinar el esfuerzo en su empeño por recordar, a modo de socorrida regla mnemotécnica, alguna cosa del cotidiano que suena parecida o igual.

Son aspectos que vienen a enfatizar en la aureola detectivesca que se le supone al médico, el cual y no contento con investigar entre los síntomas para dar con el diagnóstico, también habrá de adivinar el preparado administrado, basándose en pistas como el color de la pastilla, el tamaño de la caja o los parecidos fonéticos del nombre comercial.

En estos días fui testigo en primera línea de las escenas que paso a contaros... Doy fe de que ocurrieron, por bizarras que os puedan parecer:

1
-. Necesito que recuerde cual fue el antibiótico que le recetaron en urgencias?
-. ¡Sí que me acuerdo!. Me recetaron Amosiciclina de la clavícula, o algo así...
(por Amoxicilina Clavulánico)
2
-. Y dígame, tomó Ud. algo para esos ardores de estómago?
-. Teníamos unos sobres del Maricón ese que anuncian en la tele!
(Por Gaviscón)


miércoles, 14 de enero de 2015

Moro y también cristiano





Ayer fallecía en Madrid José Luis Moro, a la edad de 88 años... Para aquellos que no lo conozcan estamos hablando de un publicista pionero en el mundo del marketing televisivo, de un creador al que debemos algunos de los archiconocidos anuncios de nuestra infancia, como este de Kina San Clemente.

Eran los tiempos en los que Kinito, la mascota del producto, recomendaba a todo el mundo, aunque muy particularmente a los niños y a los ancianos, una bebida alcohólica de unos 13 grados, a modo de tónico y reconstituyente... Algo absolutamente normal para los raseros imperantes en la época y que hoy nos resultaría poco menos que escandaloso...

Por contra, a José Luis también le debemos cosas tan saludables como la jovial invitación a los niños a irse a la cama, diaria y de la mano de los componentes de la Familia Tellerín.... O La Ruperta del 1,2,3, logotipo del que sin duda fue uno de los programas más importantes de nuestra infancia.



Related Posts with Thumbnails