miércoles, 29 de enero de 2020

Recetar contra el despido...



Ayer vino a verme un paciente porque le habían despedido...

Previamente había estado de baja unos días y presumía que podría ser ese el motivo, aunque no es este un post en el que quiera hablar de la actual legislación laboral, el motivo por el que os escribo tiene mucho más que ver con aspectos puramente médicos...

El paciente se sentía contrariado, como lo estaría cualquiera de nosotros en similares circunstancias...
Pero no podemos medicalizar la vida: estar disgustado es lo más natural en momentos así, lo patológico quizá hubiese sido no estarlo...

El médico no está para estas cosas, si tienes problemas laborales, habla con tu jefe, acude a un sindicato, o a un abogado; si te ha dejado la novia, lo normal es estar triste; si te ha salido mal un examen, más de lo mismo...

Permítaseme la licencia, ya entiendo que alejada, en la que intento imaginar el despacho de un abogado al que acudiría, con urgencia y sin previa cita, un señor aquejado de faringitis.... Y francamente: no lo veo...

En fin, es una de las puntas del iceberg, con el que se representaría esta socialización tan peculiar y nuestra de la sanidad...





Related Posts with Thumbnails