martes, 27 de diciembre de 2011

A la vejez... ¡viruelas!

.


La viruela era una enfermedad, producida por el virus del mismo nombre, a la que la OMS consideró erradicada el día 9 de diciembre de 1.979, merced a las diversas campañas de vacunación que se habían venido realizando, desde muchos años antes.

Esta enfermedad afectaba a niños y adolescentes, dejando desagradables y antiestéticas cicatrices indelebles, una vez curada. 

No se solía ver en adultos, quienes ya estaban inmunizados.

La frase se refiere a quienes se enamoran tardíamente, participando o asumiendo aventuras que no son propias de una cierta edad, sino de la juventud. La expresión es el título de una comedia que narra las vicisitudes de dos viejos enamorados, que fue escrita en 1.817. Algunos piensan que el dicho surgió con su estreno, en 1.824.



lunes, 26 de diciembre de 2011

Dorar la píldora

.


Era una costumbre de los boticarios que cubrían las píldoras con tintes para darles un mejor aspecto y disminuir así su rechazo. 

Esta expresión tiene el significado de dulcificar, disimular un daño o perjuicio, o una mala noticia.

Covarrubias, en su Tesoro de la Lengua Castellana, escribe: "Píldoras. Unas pelotillas medicinales y purgativas, que se toman por la boca, y los boticarios suelen dorarlas para disimular el amargo del acíbar que llevan dentro, y así quedó por proverbio: Píldora dorada, por los lugares honoríficos que tanto padecen de codicia y después amargan más que mil hieles". 



domingo, 25 de diciembre de 2011

Radiografía de Gustavo

.


A pesar de las fechas en las que nos encontramos, el Consejero de Sanidad de nuestra comunidad no quiso perder la ocasión de desplazarse hasta el Barrio Sésamo, con la intención de inaugurar las instalaciones de su nuevo Centro de Salud.

El Centro, de una arquitectura vanguardista en la que destacan los espacios abiertos, ocupará un solar amplio, junto a otras instalaciones municipales, en mitad del Barrio.

Entre los servicios de su catálogo han de destacarse: las consultas de atención primaria, de pediatría, salud mental, ginecología, estomatología, fisioterapia y enfermería, así como la destacable inversión realizada en su unidad de diagnóstico por la imagen.



sábado, 24 de diciembre de 2011

Navidad, es Navidad...

.
 


Ayer vino a la consulta el tercer Fantasma de las Navidades. Me pareció optimista y esperanzado,  muy mejorado respecto de nuestros anteriores encuentros, por lo que decidí extenderle el parte de alta.

Santa Claus acudió sin cita, aquejado del dolor lumbar que caracteriza el Síndrome que lleva su nombre (Síndrome de Santa Claus), de tanto acarrear pesados paquetes, en estos días. Tras administrarle un antiinflamatorio volví a recordarle que teníamos que hablar muy seriamente de su obesidad, a lo que me repuso que "Muy bien, Doctor, pero... ¡Ahora lo importante son los niños, ho, ho, ho!"

Tenemos a la Virgen en la sala de dilatación, ha empezado a tener contracciones aunque aún no son demasiado rítmicas ni tampoco frecuentes. El feto está sano, bien encajado, por cuanto todo parece apuntar a que, en las próximas horas, tendremos un niño Dios lleno de vida.

Los Reyes ultiman su discurso para Nochebuena. Han enviado a buscar algun camello a la confluencia de la Glorieta de Embajadores con Alonso del Barco, y porque los necesitarán para dentro de un par de semanas... 

Respecto de su Majestad el Rey, anda un poco deprimido por los quebraderos de cabeza que le deparó su yerno, motivo por el que se personó en nuestro Centro y porque aún recuerda lo bien que funciona nuestra Seguridad Social, desde que el pasado año fue intervenido en el Hospital Clinic adónde "... recibía el mismo trato que cualquier ciudadano español que necesite una intervención quirúrgica similar y acuda a un hospital público para ser operado por un cirujano..." (Agencia EFE).

Son tiempos en los que las niñas prefieren ser pastoras y los niños juegan en inglés. El portal de Belén está empezando a ser la puerta de acceso a la vivienda de Belén Esteban... Los zapatos que dejamos junto a la chimenea personalizan unos deseos que ya no son para el Zapatero, sino para el sucesor de aquél que quería vernos a todos con alpargatas...

En fin, desde lo que te digo y por cuanto has vivido en los últimos años: intuyes que sólo podemos mejorar... ¿verdad?.

¡Alegra pues esa cara!, ¡Sírvete una copa de cava y brinda por la Navidad y por la creencia de que 2.012 nos traerá toneladas de FELICIDAD!... 

¡Ah, y que les den dos duros a los Mayas y a su calendario!.



viernes, 23 de diciembre de 2011

Una niña consentida

.


Un amigo que trabaja en las Urgencias del Servicio Catalán de Salud, me escribe contándome la siguiente experiencia:

"... El caso es que cuando crees que lo has visto todo te llega un nuevo motivo de consulta: hace poco, un solícito padre acudió con una pizpireta y saltarina niña a Urgencias solicitando que fuera visitada, pues al parecer estaba aquejada de fiebre y síntomas respiratorios.

Como la gran mayoría de estos casos, se trataba de un cuadro de vías altas sin complicación alguna y al que tan sólo cabía recomendar medidas de cuidado y normas de reconducta. Nada que requiriese atención urgente, ni tan siquiera una visita al Pediatra...

... Hasta ahí normal...

Lo bueno del caso es que el padre reconoció que el auténtico motivo de la visita era complacer a la zagala, que se había quejado de que su hermanito fue llevado al doctor cuando estuvo malito y que "¿Por qué a mí no me llevais al médico?"...

No es despreciable que el sujeto hiciese esta confesión con una gran sonrisa y cierta expresión de orgullo. Acaso esperaba que le diesen el premio al padre del año..."



jueves, 22 de diciembre de 2011

Origen de los bragapañales

.


Debemos muchos inventos a la NASA, a un sueño colectivo de aventura espacial que compartimos, que caracterizó el pasado siglo XX y culminó con algún paseo sobre la superficie lunar y la creación de las lanzaderas que parecen representar el futuro de estos, nuestros supuestos anhelos.

Siendo justos, la creación de la NASA (National Aeronautics and Space Administration) a mediados de 1.958, respondería a la sensación de haber perdido la carrera espacial y el temor a las consecuencias, por parte de los norteamericanos y tras el exitoso lanzamiento del Sputnik I desde la extinta Unión Soviética, en octubre de 1.957.

De todos es conocido que el velcro es uno de los inventos que debemos a este organismo, a sus esfuerzos por diseñar el traje espacial más apropiado, con el que vestir a sus astronautas; también de todos es intuido que un sinnúmero de avances tecnológicos se los debemos a este proyecto: unos relacionados con la propulsión de la nave, otros con el imperativo de su aislamiento, la necesidad de comunicarse permanentemente con la base terrestre, etc...

Pero centrándonos en los inventos que la NASA ha propiciado en materia de salud, que hoy contribuyen a la mejora de nuestra calidad y cantidad de vida, no deberíamos olvidar ninguno de los siguientes:
- Los alimentos liofilizados: que incrementan la cantidad que puede ser transportada cuando el peso supone un problema, sin que suponga menoscabo de su valor nutritivo.
- Los bragapañales: en la fotografía podemos ver uno de los utilizados en un proyecto Apolo. Resultaron necesarios para que los astronautas pudieran hacer sus necesidades cuando se encontraban trabajando en alguna misión, fuera de la nave.
- La espuma "con memoria" que hoy conocemos como viscoelástica y que se está consagrando como el componente de una buena parte de nuestros colchones.
- La Tecnología Axial Computerizada (TAC): que se empleó inicialmente para la detección de imperfecciones en los componentes de las naves y que hoy sirve para el diagnóstico de tumores, entre otras patologías. 
- Los brackets se fabricaron a partir de de gomas de cerámica transparente. La ortodoncia fue posible gracias a este material empleado en la construcción de las naves.
- Las lentes resistentes a los arañazos se diseñaron a partir del material con el que se conformaban los visores de los cascos de los astronautas, 10 veces mas resistentes que los que se habian usado hasta entonces.

Podemos zambullirnos en este universo visitando la exposición "La Aventura del Espacio", que sobre la NASA tiene lugar en estos días, en el recinto ferial de la Casa de Campo de Madrid. Nuestro satélite dió para todo esto y puede que para mucho más... Quizá por eso los inventores nos den esa impresión de estar permanentemente en la luna...



sábado, 17 de diciembre de 2011

¡No hay tu tía!

.


Desde mi particular y consagrada afición al conocimiento del origen de las palabras y de los dichos, desde hoy y alguna vez, con cierta periodicidad, me acercaré hasta el parte de confirmación con algún post sobre el tema. Por supuesto: dada la particular temática del blog, siempre serán dichos relacionados con la medicina.

Hoy iniciamos esta eventual andadura discurriendo sobre la expresión "No hay tu tía".

Muchas veces hemos usado o escuchado esta frase, referida a una situación que era necesario aceptar tal cual se nos presentaba, por no tener solución o remedio, y efectivamente por ahí parecen ir unos tiros que nada tienen que ver, aún pudiéndolo parecer, con la hermana de algún progenitor...

Durante la edad media, la palabra árabe atuthía se refería a una medicación de uso oftalmológico, que se elaboraba con óxido de cobre y/o cinc. 

El paciente con determinadas afecciones oculares al que no se le proporcionaba athutía, bien podía quedarse ciego, por lo que la expresión de "no hay atuthía", ó la actualizada "no hay tu tía", venía a pretender decirle: "¡está jorobada la cosa, no hay remedio!"



viernes, 16 de diciembre de 2011

Un recuerdo

.


En esta semana en la que se pretende incrementar nuestro grado de implicación respecto de la enfermedad de Alzheimer, que tomemos conciencia de su rápida progresión, que acabará sitúandola en los primeros puestos de prevalencia de nuestras enfermedades crónicas, se vuelve a recurrir a una simpática idea de marketing: la de donar o apadrinar recuerdos...

Más de 100 millones de personas podrían perder los suyos, de no avanzar convenientemente la investigación contra el mal de Alzheimer, en los años que nos quedan hasta 2.050. En este sentido nace el Banco de los Recuerdos, una iniciativa que pretende recoger fondos (1,20 Euros por recuerdo) para la investigación de esta terrible enfermedad neurológica. 

En línea con la idea quisiera compartir aquí, con vosotros, un determinado momento de mi infancia: se trata de un recuerdo recio y rudo, a la par que entrañable y simpático, como corresponde a un pasado que transcurre inmerso en la idiosincrasia de una España rígida y rural, durante la pasada dictadura.

Mi abuelo, aquél del que ya os he hablado alguna vez y al que debo las semillas de mi vocación, me dijo un día: 
-. Para ser médico hay que tener muchas agallas, no todo el mundo sirve... Al principio, para entrar en la facultad, tienes que superar unas pruebas muy duras...
-. ¿Como cuáles, abuelo?
-. Pues por ejemplo, tienes que tocar las vísceras de un cadáver con un dedo, y luego chupártelo...
-. ¡¡¡Puag!!!!, ¡¡¡Qué ascooooooooo!!!

Aquello consiguió traumatizarme durante largo tiempo. Yo deseaba ser médico, sí... ¡pero así nunca podría!... ¡Jamás sería capaz de superar semejante prueba!... ¡Imposible!... Ya imaginaréis el grado de frustración que una cosa así podría suponer para un niño y de qué manera podrían verse trastocados sus sueños...

Un día, andaba yo cabizbajo, cuando se me acercó mi abuelo...
-. A ver... ¿Qué te pasa?
-. Abuelo..., eso que cuentas de la prueba del dedo para entrar en Medicina... ¡Yo no podré hacerlo nunca!
-. ¡Claro que podrás!, tan sólo tienes que hacer lo que hacen todos...
-. ¿¿¿???
-. ¡Hacer trampas!
-. ¿Trampas?
-. ¡Sí, tonto!...Tú paseas el dedo índice por el cadáver, pero a la hora de llevártelo a la boca, te chupas el meñique... ¿entiendes?... ¡Nadie se da cuenta!
-. ¡Ahhhhhhh!...¡¡¡Pues claro!!!
No es que la solución me entusiasmase demasiado, aunque suponía una merma importante en el grado de dificultad...
...

Muchas gracias, abuelo, por la imagen de sempiterno bromista que dejaste en mi recuerdo... Aunque a veces, como en ésta y a fe mía, te pasaste cuatro pueblos...   :)))



jueves, 15 de diciembre de 2011

"Ausentismo"



Aunque la llegada de la crisis pareció mitigar las tendencias, lo cierto es que el absentismo laboral sigue constituyendo un importante problema para nuestro país en general, y la productividad de nuestras empresas en particular.

Se mire por donde se mire las cifras resultan sobrecogedoras y escalofriantes: cada día dejan de acudir a atender sus respectivas ocupaciones más de un millón de trabajadores, casi el 6% de nuestra población activa (actualmente trabajarían un poco más de dieciocho millones de españoles). 

El absentismo laboral nos cuesta unos 8.000 millones de euros al año, un gasto que se reparte entre las mutuas, las empresas, y la propia Seguridad Social (o lo que es lo mismo: todos). A estos 8.000 millones habrían de añadirse los 164.000 millones que, por culpa de tales ausencias, dejarían de producirse.

Algo falla en este sistema... Es demasiado el "ausentismo"...



miércoles, 14 de diciembre de 2011

Motivos de consulta


Siempre he querido hacer un estudio estadístico de cuanto ocurría en la consulta, siempre perseguí el extraer instantáneas de objetividad de lo que, de otro modo, solo seguirían siendo meras afirmaciones cimentadas sobre palpitos de subjetividad.

Por supuesto, cada consulta es un mundo como también lo es cada cupo. El mío es relativamente joven, un grupo de población de entre 30 y 40 años de media de edad, en una relativamente pequeña ciudad dormitorio periférica a la capital y que, no podía ser de otro modo, se condiciona a esas circunstancias como a muchas otras.

Por el momento analizo aspectos muy generales como:
1.- número de asistentes diarios a consulta
2.- número de pacientes que acuden sin cita, que vienen por alguna urgencia, etc...
3.- número de pacientes que finalmente no acudieron, a pesar de haber solicitado cita.

Entrando en detalles como el que resulta de diferenciar los motivos por los que generalmente acuden a consulta, acabo estableciendo los siguientes apartados:
1.- por una consulta médica propiamente dicha, con cuanto conlleva: anamnesis, exploraciones, etc...
2.- por solicitar la repetición de recetas aquellos pacientes que optaron por la opción de venir, en lugar de recurrir al circuito de crónicos.
3.- por aspectos relacionados con las bajas/altas laborales o los partes de confirmación.
4.- justificantes varios.
5.- consultas relacionadas con la atención especializada: lectura de informes remitidos desde este eslabón, elaboración de partes interconsultas, etc...
6.- consultas relacionadas con las analíticas: solicitudes, interpretaciones...
7.- consultas relacionadas con otras pruebas complementarias: ecografías, radiologías, EKG, espirometrías, etc...
8.- aquellos pacientes que acaban solicitando, vía "yaquestoyaquí", la receta del ibuprofeno o el paracetamol.
9.- los que terminan solicitando una o varias recetas para terceros (familiares).
10.- Otros trámites de orden burocrático: solicitud de informes varios, certificados, etc...

Tras semanas de estudio, he aquí mis primeras conclusiones: por lo general, los pacientes que acuden a consulta por un único motivo constituyen una honrosa excepción: las más de las veces suelen solicitar varias cosas, siendo la media de sus requerimientos de:

2,007 motivos

(dos coma cero cero siete motivos)

Los pacientes que acuden a consulta por tres o por más de tres motivos constituyen el 21,25% del total, aún siendo éstos conscientes del escaso tiempo y de lo abarrotado de las agendas y las salas de espera...

Ya resultaban pobres sin estudios previos, pero víendolo de esta manera los 6 minutos que en Madrid tenemos por consulta, claman su deficiencia de un modo muy particular, ¿o no?.



martes, 13 de diciembre de 2011

Para próximas huelgas

.


Analizando los motivos por los que las anteriores convocatorias a huelgas y/o manifestaciones de médicos nunca alcanzaron los objetivos de sus reivindicaciones, se puede llegar fácilmente a la conclusión de que uno de ellos, probablemente el más importante, fuese el hecho de que no nos entendiesen...

Sugiero que en las próximas ocasiones contratemos a alguien que, con una buena caligrafía,... ¡Nos haga las pancartas!



Desconfianza

.
Aquella semana Daniela, ejerciendo su derecho a la libre elección, acababa de cambiarse a mi cupo.

A juzgar por los comentarios que había escuchado en boca de algún compañero, era una paciente problemática y difícil, de las que van saltando de médico en médico, por incapaz de adaptarse a ninguno de ellos.

Sus principales problemas: tenía una forma un tanto tiránica de exigir y despótica de tratar a quienes la atendían... Pedía pruebas, testimonios documentales y escritos, de cuanto le decías ó hacías. Al parecer, en alguna ocasión hasta había llegado a provocar, en mi predecesora, el llanto de la impotencia.

No tardó más que unas pocas semanas en aparecer por mi consulta. 

Tenía una cervicalgia que había venido justificando una situación de baja laboral que rondó el año, que ella atribuía a unos supuestos malos tratos, y que había sido resuelta por el INSS a través de un alta fulminante e irrefutable.

Tras realizarle una exploración que resultó anodina me pidió en un informe el testimonio escrito de la consulta, motivo por el opté por entregarle una impresión actualizada del episodio.
-. Recéteme un Paracetamol, lo tomo cuando me duele.
Tras entregarle una receta de Paracetamol:
-. Puede volver a hacerme copia del informe, pero en la que aparezca que me ha recetado Paracetamol?.
Vuelvo a imprimirle nuevamente el episodio, actualizado...

Al finalizar la tarde me dispongo a salir de la consulta para marcharme; cuando estaba cerrando la puerta, vuelve a aparecer Daniela para comentarme:
-. Vengo porque olvidé pedirle un Informe de Salud.
-. Lo siento mucho, todo está apagado ya en la consulta y yo me marchaba. Tendrá Ud. que volver otro día...

Una semana más tarde volvió para requerirme el mencionado Informe de Salud, un estandarizado resumen de la historia clínica del paciente que se elabora con unos simples "clics".
-. Aquí tiene Ud. su Informe de Salud.
-. ¡... Pero aquí figuran algunas cosas que yo no quiero que figuren!
-. Lo siento. El Informe de Salud es un documento inmodificable que el programa nos elabora de una forma automática... 
-. Hágame un informe de la visita de hoy, en el que conste que le he pedido y me ha entregado un Informe de Salud.
-. Mire Daniela, visto lo visto y que no parece comprender que la relación médico-enfermo debe basarse sobre unos mínimos de confianza mutua... Debe Ud. hacer una cosa: vaya al mostrador de la entrada y póngame no una, sino 50 reclamaciones. A continuación le recomiendo que cambie de médico, porque yo no le voy a hacer más informes.

A fecha de hoy, habiendo pasado cerca de dos meses desde aquello, no he vuelto a verla. Tampoco supe de ninguna reclamación ni se ha cambiado de cupo, aún...


lunes, 12 de diciembre de 2011

No esperes a que sea tarde

.
.



Tras trabajar muchos años, proporcionando cuidados paliativos a enfermos terminales, Bonnie Ware nos da una visión, en un post titulado "Regrets of the dying", algo así como "Los lamentos de los moribundos", de los que según su experiencia serían los arrepentimientos más comunes de aquellos que están a punto de morir..:

1.- Desearía haber tenido el coraje de vivir una vida fiel a mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí.
2.- Desearía no haber trabajado tan duro.
3.- Desearía haber tenido el coraje de expresar mis sentimientos.
4.- Desearía haberme mantenido en contacto con mis amigos.
5.- Desearía haberme permitido ser más feliz.

Para los encuestados ya es demasiado tarde... 
Pero para los que aún estamos a tiempo: sirva esta invitación para empezar a rectificar aquello por lo que es más probable que acabemos arrepentidos...



domingo, 11 de diciembre de 2011

El éxito en la vida


En la vida, el éxito es un concepto que la cronología relativiza, aunque a la hora de representarlo gráficamente se podría decir que sigue una distribución campaniforme...

A los  3 años... el éxito es... no hacerse pis
A los  6 años... el éxito es... recordar lo que hiciste en el día
A los 12 años... el éxito es... tener muchos amigos
A los 18 años... el éxito es... tener carnet de conducir
A los 20 años... el éxito es... tener relaciones sexuales
A los 35 años... el éxito es... tener mucho dinero
A los 50 años... el éxito es... tener muchísimo dinero
A los 65 años... el éxito es... tener relaciones sexuales
A los 70 años... el éxito es... tener carnet de conducir
A los 75 años... el éxito es... tener muchos amigos
A los 80 años... el éxito es... recordar lo que hiciste en el día
A los 85 años... el éxito es... no hacerse pis
      
Lo cierto es que casi siempre parece estar relacionado con nuestras capacidades físicas...



sábado, 10 de diciembre de 2011

Bienvenida al Futuro

.
La afirmación de que el futuro ya está aquí se renueva con cada una de nuestras inspiraciones, a cada latido, como si del galope desbocado de un caballo se tratase. 

El pasado no existe más que en nuestros recuerdos y el presente, en el efímero instante en que deja de ser futuro, ya forma parte del pasado.

Sé que no es un gesto que a estas alturas deba ser considerado excepcional; la excepcionalidad reside en el hecho de que sea la primera vez que ocurre en mi consulta: el paciente no ha tirado de chuleta, ni depositó sobre la mesa los recortes de sus cajas de medicamentos; tampoco me ha dicho aquello de "ahí estará todo", con un gesto de cabeza hacia el monitor, mortificándome con la duda de pensar si mis predecesores lo habrían actualizado adecuadamente, o no...

Esta vez el paciente sacó su Smartphone. En un gesto que me pareció no estar exento de cierta magia, encendió la pantalla poniéndola ante mí...

El modo en el que pedimos o nos llegan determinadas pruebas complementarias; la forma en la que gritamos los nombres de nuestros pacientes, en la sala de espera; aquella con la que ellos siguen pidiéndonos sus medicaciones crónicas y la manera en que se las prescribimos... Da qué pensar: en un mundo de tan tecnificada cotidianidad, el despacho de un medico de familia sigue siendo, en cierta manera, un reducto de artesanía...


jueves, 8 de diciembre de 2011

Algún usuario disciplinado

.


En un lugar como la consulta, por el que pasa tanta gente cada día, es inevitable que se cuenten las anécdotas por docenas... 

Aquella mañana me habían llamado varias veces de la UNAD (unidad administrativa) preguntándome el supuesto motivo por el que yo les habría ido remitiendo a algunos pacientes, tras atenderles en la consulta.

No supe qué decir... En realidad no supe qué estaba pasando hasta que uno de los pacientes comentó que se había dirigido al mostrador de información tras haberlo leído en la puerta...

El cartel de "Los pacientes citados en esta consulta pasen por información" suele utilizarse ante la inesperada ausencia de algún médico, por enfermedad u otros motivos. Con él, y en esos casos, se pretende dirigir a los pacientes previamente citados con el médico ausente, hacia el mostrador de información, adónde se les daría cita con otro profesional. 

En condiciones normales, cuando no se usa, ese cartel suele permanecer en algún cajón, o en lo más alto de alguna estantería o armario... Aquél día lo habian colgado detrás de la puerta de la consulta, por dentro... De esta manera, algunos pacientes lo leian al salir y se dirigían a información para interesarse por los motivos de la convocatoria...



martes, 6 de diciembre de 2011

Fulani...




Por ser común, la sala de espera era amplia... En su espacio confluían las puertas de numerosas consultas de Atención Primaria, Pediatría y Enfermería... Por este motivo siempre se nos presentaba llena, abarrotada hasta la bandera de gentes de todas las edades y condiciones: niños que no podían permanecer tranquilos, padres que ya se habían rendido respecto del "¡Niño tate quieto!", abuelos que esperaban pacientemente el momento de recibir su vacuna, otros que también esperaban, aunque no tan pacientemente...

Con cierta cadencia los trabajadores del Centro salíamos a hipotecar las cuerdas vocales, en un intento de hacernos oír, al vociferar los nombres de aquellos que tendrían que pasar a continuación, a nuestras consultas...

En ocasiones el barullo de fondo llegaba a tener demasiado protagonismo como para conseguir hacernos oír, no sin cierta dificultad; otras veces resultaba imposible percibir que alguien respondía a nuestra llamada, por encontrarse demasiada gente en pié, entre público y consulta...

Pero lo que realmente resultaba curioso y hubiera constituido un excelente material en manos de un buen satírico, eran aquellas, las no poco frecuentes ocasiones en las que coincidíamos varios profesionales, lista en ristre, ante la sala de espera; una situación por la que se establecía una cierta competencia en el reclamo y en la que se hacía necesario saber buscar oportunidad y hueco...
-. José Pé...
-. Luis Fernández!
-. Carmen Buenafuente!
-. José Pé...
-. Benedicta Jimeno!
-. José Pérez García!!! (¡lo dije, leñe!)



domingo, 4 de diciembre de 2011

¡Vive!



En cierta ocasión alguien le preguntó al Dalai Lama qué le parecía más increíble y sorprendente, a lo que el lider espiritual respondió con lo siguiente...:



"El HOMBRE...
porque sacrifica su SALUD
para conseguir DINERO.
Luego emplea su DINERO
para recuperar su SALUD...

... Además,
está tan preocupado por el FUTURO
que no disfruta del PRESENTE.

Como resultado,
no vive ni en el PRESENTE
ni en el FUTURO:
VIVE como si nunca fuera a MORIR,
y acaba muriendo
como si nunca hubiera vivido..."



viernes, 2 de diciembre de 2011

Orígenes de mi vocación

.
En estos días en los que se sigue hablando de Memoria Histórica, de Francisco Franco y de su tumba en el Valle de los Caídos... En estos momentos en los que se pretende distraernos el interés con un añejo pasado, por inoportuno que resulte, en momentos de un traspaso de poderes en los que las consecuencias de la Crisis Económica deberían acaparar todo el protagonismo...

No dejo de recordar, admito que con la ternura que envuelve a los recuerdos de nuestra infancia, que el viejo dictador fue el principal aglutinador del núcleo de la que habría de ser mi vocación de médico. Aquellas tardes, de la mañana de mi existencia, en las que mi abuelo me sentaba sobre sus rodillas y entre otras cosas me decía:
-. Hijo mío... ¡Tú tienes que ser médico!... Porque el médico es el que más manda... Pongamos por caso: si el médico le dijese a Franco que se tiene que quedar en la cama... ¡Franco se tendría que quedar en la cama!... ¿Entiendes?...

Lo cierto es que no tengo claro si acababa entendiéndolo o no, pero fue así, con frases como éstas, como la figura del médico fue ganando puntos en mi consideración y despertando mi interés: a decir de mi abuelo ser médico debía de ser la leche en verso, el súmmun, lo más... Ya imaginaréis que las historias de Marcus Welby, el druida Panoramix y la de Marco buscando a su madre de la mano de su mono Amedio, se encargaron de hacer el resto...

Años más tarde tuve ocasión de conocer, por referencias bastante directas, al que había sido médico de cabecera de Franco: Don Vicente Gil, quién también fue reconocido médico de cabecera de un considerable cupo de pacientes, en el ambulatorio de la calle Modesto Lafuente (Madrid), y esposo de una consagrada actriz del momento, recientemente fallecida: María Jesús Valdés. 

Y admito que alguna vez me pregunté, desde la traviesa jocosidad en la que por momentos se sume mi imaginación, si se habría llegado a dar realmente el caso en el que Franco tuviese que guardar cama a regañadientes, por la facultativa orden de Don Vicente...

Ahora, muchos años después, las cosas no tienen -para los médicos- el brillo con el que me las pintaba mi abuelo, aunque a estas alturas no sería justo tenerselo en cuenta...



jueves, 1 de diciembre de 2011

- VIH +



Hoy, 1 de diciembre de 2.011. se celebra el día Mundial contra el SIDA, en su XXX aniversario

Son 30 años desde que se empezó a conocer y a hablar de esta enfermedad, 30 años de luchas y de avances en la prevención, en el diagnóstico y en pro de conseguir tratamientos que permiten que hoy podamos afirmar que lo que fue una enfermedad rápidamente mortal, está cargándose de cronicidad.

Nos queda no obstante mucho, muchísimo por hacer, tanto desde el punto de vista médico como desde una perspectiva social: el SIDA sigue siendo una enfermedad vergonzante y estigmatizante, una peste que aisla socialmente a quienes la padecen.

Por otra parte se teme que la relajación en las campañas de promoción, bien sea en sí misma o justificada por los recortes que supone la crisis, protagonicen nuevos repuntes de la enfermedad, como el que se está produciendo entre la gente jóven, nuestros menores de 20 años...

Se calcula que en España serían seropositivas entre 130.000 y 150.000 personas. De ellos, y esto es lo más preocupante: uno de cada cuatro aún no lo sabría...



martes, 29 de noviembre de 2011

Redes asociales

.


"Desde que uso Facebook tengo mayor
acceso a los amigos que
ya no tengo por usar Facebook"
(Anónimo)


Cuanto nos fue trayendo el progreso, a lo largo de nuestra historia, fue recibido por entusiastas promotores y por críticos detractores, dos bandos antagónicos aunque complementarios: los unos para loar las ventajas que supondrían los aspectos novedosos, los otros para advertirnos de lo apocalíptico de sus posibles consecuencias.

El avance que nos brindan las Redes Sociales como fuentes de conexión y de información, es indudable: conexión y relación con un mundo cuyo progreso se place coqueteando con el individualismo y la dispersión migratoria, con la desintegración de las familias, que supone la globalización.

Por otra parte, la información que puede llegarnos de su mano es un fenómeno incuestionablemente en alza: médicos que informan a sus pacientes del día a día de sus consultas, profesionales interrelacionados entre sí, campañas de EPS, estado del tráfico...

Pero atención: volviendo al doble filo que adjudicábamos a los avances, hemos de señalar que tambíen estos foros se comportan como interruptores (on/off): lo que se ideó para conectar también puede, llegado el caso y derivándose del mal uso, acabar desconectando: resultan ciertamente frecuentes las consultas en las que se cita la tendencia de algún paciente, adolescente las más de las veces, que pasaría demasiadas horas ante el ordenador.




domingo, 27 de noviembre de 2011

Cuidar a quien nos cuida

.


En estos días nos desayunábamos con la noticia de la renuncia de la Presidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Juliana Fariñas quien, tras 12 años, anunciaba el abandono de su cargo por no haber conseguido acabar con los contratos basura, ni subir los baremos de los médicos que trabajaban para las compañías de seguros, siendo ambos compromisos que adquirió con los médicos de Madrid, cuando la eligieron por tercera vez en mayo del 2.008.

Vaya desde aquí mi aplauso entusiasta y mi admiración por esta mujer quien, a diferencia de otros personajes elegidos para puestos de muy diversa índole, no entienden de sus obligaciones para con quienes les eligieron, perpetuándose en sus sillones aún cuando sus gestiones resulten absolutamente inútiles...

Y es que la situación que soportan los médicos en este, nuestro país, es digna de protagonizar églogas, como ésta que os cuento: 

1/ COMENZAMOS ESTUDIANDO: de todos es sabido que los que aspiran a estudiar Medicina han de pasar una infancia y adolescencia en la que no se les permite devaneo alguno, sus notas deben rozar la perfección y acercarse a la excelencia. De igual manera habrán de pasar triunfantes por una prueba de Selectividad que, en ningún caso, podrá rebajar la media del sobresaliente, de los resultados previos.

Muchos verán frustrada su vocación de llegar a ser médicos porque algunos decimales les distanciarán de la nota de corte, aunque será este un aspecto salvable si tienen dinero (entre diez y doce mil euros/curso) para pagar una universidad privada. Este filtro mal controlado y en nada consecuente ni ajustado a las necesidades reales del país, está permitiéndo que la profesión se llene de extranjeros, venidos de todos los lugares del mundo, y en los que probablemente no se les pidió tanto rigor en el acceso.

2/ LA CARRERA no es sencilla: como todas las que tienen un dilatado componente práctico, habrá de cimentarse sobre un buen número de horas diarias. Serán seis años muy intensos tras los cuales, y habiendo alcanzado ya el supuesto final de la carrera universitaria más larga, aún no tendrás nada: para ejercer en este país es necesario contar -además- con una especialidad y para aspirar a estudiar una especialidad es necesario aprobar previamente el examen MIR.

3/ EL EXAMEN MIR exige cuando menos meses de estudio y, aún en el agradable supuesto del aprobado, no siempre será fácil poder elegir la especialidad deseada, habida cuenta de que dependerá del número de plazas convocadas y del lugar que hemos conseguido con nuestra puntuación... Por este motivo es cada vez más numeroso el número de médicos que se presentan varios años seguidos al MIR.

Llevamos 7 años, en el mejor de los casos, y desde que terminábamos COU: 6 de carrera y 1 de preparación del examen MIR. Ahora llega la especialidad, que en cierto modo bien puede ser considerada como otra carrera...

4/ ESPECIALIDAD: la duración de los estudios de las distintas especialidades está entre 4 (algunas) y 5 años (otras). Son años de aprendizaje intenso en hospitales, con frecuentes guardias nocturnas que serán necesarias para ayudarnos a costear alquiler y manutención, ya que muchos de los MIRes deben estudiar en ciudades diferentes a las suyas, con sueldos ciertamente reducidos.

5/ Y DESPUES...: por fin hemos terminado la especialidad, han pasado unos 12 años desde que acabábamos el Bachiller Superior (COU), tenemos entre 30 y 31 años de edad y habiéndonos pasado la vida estudiando no tenemos nada, volvemos a estar en la calle y a la merced del mayor o menor deseo de contratar especialistas, de la mejor o peor voluntad de un Gobierno Autonómico, quien puede hacernos contratos diarios, si así lo desea...


Los diferentes recortes a los empleados públicos, así como las congelaciones salariales que los precedieron y que parecen anunciarse como próximas medidas posibles, han hecho que el salario de un médico español esté entre los más bajos de la CEE, motivo éste que, sumado a aspectos como la precariedad de los contratos o la enorme presión asistencial, acaban motivando y justificando el que muchos opten por marcharse a ejercer a países de nuestro entorno, como Portugal, Francia, Reino Unido... U otros más alejados como Nueva Zelanda, etc...

Se calcula que cada consulta a un Médico de Familia le cuesta a la administración unos 39 euros, de los que el protagonista percibirá una cantidad situada entre los 2 y 3 euros...

Leyendo todo esto... ¿Puede concluirse afirmando que descuidamos a quienes nos cuidan?...



sábado, 26 de noviembre de 2011

Comunicando

.

Los problemas de comunicación en la consulta son de muy diversa índole y exigen concentración y un entrenamiento especial: con frecuencia pueden llegar a constituir una fuente de errores en la interpretación del mensaje, del diagnóstico, o a la hora de dispensar algún tratamiento.

1/ Por un lado estarían las personas de edades avanzadas que, por sus circunstancias, apenas comunican nada: la dificultad para el médico de atención primaria es elevada, en estos casos en los que partimos de la escasez de medios que caracteriza a nuestra actuación.

2/ Particularmente frecuentes son los problemas de audición, sobre todo y también en personas añosas: son casos en los que, además de no entender nada, te dejas la voz...

3/ La llegada masiva de extranjeros a nuestro país añadió alguna leña a este fuego: a los lógicos problemas con el idioma tendríamos que añadir sus diferentes concepciones de la medicina o del modo enfermar. Frases como "me escuece el cuello cada vez que voy al baño" son capaces de dejarte a cuadros...

4/ La inadecuada dinámica de pareja puede llegar a constituir también un serio problema de comunicación. Son esos dúos: madre-hijo, marido-mujer, etc... que nunca están de acuerdo en nada y que llevan sus desavenencias hasta a la consulta del médico... En el ejemplo que sigue deben imaginarse al facultativo como si del espectador de un partido de tenis se tratase: mirando aquí y allá sin dar crédito...
-. Verá Doctor, me duele muchísimo esta cadera cuando ando un rato
-. Pero si tú no andas nunca, bandarra, ¡Qué dices!
-. ¡Que síiiii, tú cállate!
-. Además, el otro día decías que lo que te dolía era el hombro, ¡A ver si te aclaras! 
-. ¡Pero la cadera también!
-. ¡¡Eso te pasa por haberte liado con la coja esa!!

5/ Por último están los problemas derivados del desconocimiento que, aunque se van resolviendo a medida que incrementamos la cultura sanitaria de la población general, no es menos cierto que aún nos queda un largo recorrido por andar, en este sentido... 
a - Los más habituales son aquellos que no te ayudan nada: 
-. ¿Como se llaman sus pastillas para el estómago?
-. ¡Ah, no sé! ¡Ahí estarán!
b - Pero también están aquellos con ánimo de ayudar, aunque sin éxito:
-. Son unas pastillas amarillas, pequeñas, que vienen en una caja que no es grande, aunque tampoco pequeña, con letras negras... Y añaden un "Sabe Usted?", como para darle mayor énfasis al asunto...
c - Los más difíciles, aunque afortunadamente son también los que menos vemos, son aquellos que pretendiendo ayudar desayudan, como en éste caso que atendí ayer:
-. Verá Ud. Dostó: me duelen musho las vocal, y todas las mañanas me levanto sinfónica... Podrá Ud. recetarme después el Palé y el Leucudrofeno? (Por "Pariet" y por "Ibuprofeno")
-. ¿Mandeeeee?



viernes, 25 de noviembre de 2011

Un escondite para ideas

 .


La consulta es, nos lo demuestra en numerosas ocasiones, un lugar no exento de cierto privilegio cuando se trata de observar aspectos como lo sorprendente que puede llegar a ser la naturaleza, u otros como la grandeza y/o las miserias que engalanan a los seres humanos...

Aquella paciente había entrado manifestando el motivo de su consulta:
-. "¡Tengo un agujero en la cabeza!"
Al referirlo en un tono de cierta preocupación, ya imagináis la alarma que pudo despertar...
-. ¿Un agujero?, ¿¡A ver!?...

Por lo deducido de la anamnesis pude saber que, con anterioridad y a ese nivel, tuvo lo que pudo ser un quiste sebáceo que con el paso del tiempo fue creciendo y al que ella no prestó demasiada atención, a pesar de que en ocasiones le molestaba el paso del cepillo, al peinarse...

Un día el quiste empezó a vaciar su contenido al exterior, dejando esa cavidad que no suponía, en principio y por el momento, mayor problema que el estético.

Envié a esta paciente al dermatólogo aunque no sin una cierta reserva de jocosidad al pensar, a la salida de un proceso electoral, en lo útil que pudo resultar a algunos tal "escondite para ideas"...



jueves, 24 de noviembre de 2011

Un relax de consulta



Esa mañana iba a sustituir a un médico de un Centro de Salud de Leganés, por lo que antes de comenzar la consulta hablé con los encargados de la Unidad Administrativa del Centro, con el fin de que me actualizasen informandome de las novedades e incidencias que habría de tener en cuenta desde mi ubicación y ocupación.

Me informaron de que el ordenador de la Sala 13 (la habitual), estaba dando problemas en su conexión en red, por lo que me asignaron la Sala 20, lugar al que me encaminé con los bártulos habituales (recetas, sello de caucho, etc...).

La Sala 20 era un hermoso despacho, con unas preciosas vistas a la arboleda que se interponía entre el Centro y la Avenida: el suelo del parque lucía alfombrado de las hojas amarillas con las que suele vestirse un otoño maduro...

"Parece que el primer paciente se retrasa -me dije- o será que está mejor y se ha replanteado eso de madrugar..."

El sol penetraba generosamente hasta los más recónditos rincones del despacho y en la lejanía podía verse el barullo de la rutinaria vida de la ciudad, los coches que bordeaban sus rotondas, el paso de la gente, etc...

"¡Qué raro -seguí diciéndome- tampoco viene el siguiente!"

A la media hora de contemplar las vistas, el color de las paredes y el detalle más oculto de la consulta, tras el mundo que configuran los casi treinta minutos sin haber visto acercarse a nadie, empecé a preocuparme seriamente: algo estaba fallando... Me dirigí hasta la Sala número 13, en cuya puerta se encontraba un pelotón de pacientes en situación de espera resignada, cuando no indignada:

"¡Aún no ha venido!"; "¿No hay nadie pasando consulta?"; "¡Pues yo ya llevo esperando 20 minutos!"; "¡Si es que no hay formalidad!"; "¡Qué país!"...

Se habían olvidado de colgar, en la puerta de la Sala 13, el cartel informativo que suele colocarse en estos casos en los que se cambia de despacho...

Los pacientes habían empezado a dejar de serlo...


miércoles, 23 de noviembre de 2011

¿Once a una, una a once?




Una sentencia emitida hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) declara que el decreto que había sido aprobado por el Gobierno Regional, el pasado 29 de julio de 2.010, y que establecía el Área Única Sanitaria, "no es conforme a derecho", y consecuentemente lo anula.

Recordemos que anteriormente a este decreto la Comunidad Autónoma de Madrid se dividía y organizaba en torno a 11 Áreas Sanitarias independientes.

Desde este decreto emanan resoluciones como la libre elección de médico, pediatra y enfermero en Atención Primaria, la elección de Centro Sanitario, Hospital o especialista en el ámbito de toda la Comunidad, o la posibilidad de que cualquier profesional, y no solamente los licenciados en medicina, ocuparan el cargo de Director de un Centro de Salud, siendo esta última cuestión, la que configura el artículo 9 del decreto, una de las más cuestionadas por el TSJM: "... las decisiones clínicas, en el ámbito de la medicina, sólo pueden ser tomadas por médicos..."

Un frenazo, sin duda, en la progresiva instauración de esta nueva y aglutinadora estructura, y contra el que aún cabe interponer recurso ante el Tribunal Supremo, ya que en realidad "... la sentencia no anula el Área Única..."




martes, 22 de noviembre de 2011

Guillotin el filantropo

.


"En verdad, si no fuera por la música, habría más razones para perder la cabeza"
(Piotr Ilich Tchaikovski)

En 1.792, algunos años después del asalto a la fortaleza de la Bastille, acto que aglutina el simbolismo del inicio de la Revolución Francesa, el ciudadano alemán Tobias Smichdt, un fabricante de clavicordios establecido en Estrasburgo, recibió un singular encargo de la Asamblea Nacional: construir, siguiendo las indicaciones del Dr. Guillotin, el aparato con el que los delincuentes comunes y los traidores a la Revolución recibirían una muerte rápida, humanitaria e igualitaria...

Al ladrón apellidado Pelletier, condenado por robo con violencia en la vía pública, le correspondió el honor de estrenar el artilugio, cuyo diseño fue ultimado durante una conversación que Smichdt mantuvo en casa del verdugo Sanson...  

"¡No quiero morir!", exclamaba Pelletier camino del Cadalso, un miércoles 25 de abril de 1.772, el mismo día en que Rouget de Lisle interpretaba, por vez primera y también en Estrasburgo, "Le chant de guerre pour l'armée du Rhin", obra que más tarde sería rebautizada como "La Marsellesa".

Diez días antes la guillotina había pasado un riguroso control de calidad, en el que fueron decapitados tres cadáveres humanos en el patio del que había sido hospicio de Bîcetre (París), transformado en cárcel para alojar a los enemigos de la Revolución, quienes presenciando la inusitada exhibición desde sus ventanas exclamaron: "Es la famosa igualdad de la que tanto hablan: todo el mundo morirá de la misma forma".

Por el filo de su hoja pasaron decenas de miles de individuos de todas las condiciones, desde reyes a mendigos... El invento no tardó en popularizarse de una manera tal, que llegaron a comercializar reproducciones a escala, de juguete, que los niños recibían a modo de regalo.

El Dr. Guillotin, uno de los médicos de mayor reputación del París de la época, no la concibió como la máquina de terror que alcanzó a ser, sino como un instrumento de piedad con el que acabar con las penas desiguales para delitos de la misma naturaleza, que se aplicaban en función del estrato social del ajusticiado: un noble podía escoger entre la muerte bajo la espada o el hacha, pero el ciudadano común agonizaba en una rueda, y luego de ser quebrado vivo, moría lentamente colgado en la horca o descuartizado. El falsificador de monedas era arrojado a una caldera hirviente y el hereje quemado vivo en la hoguera...

Definido como un hombre laborioso, austero, tímido, devoto, casto y honesto, defensor de la precisión de la formación y de la correcta práctica de la medicina, el Dr. Guillotin falleció a los 76 años víctima de la indiferencia general y del disgusto por el uso abusivo de su creación. "Quiso terminar con el sufrimiento de los condenados a muerte y jamás imaginó que quedaría ante los ojos del pueblo como un sádico criminal en lugar de un benefactor de la humanidad. Víctima de la opinión pública, quedó convertido para siempre en el patrono de esta horrible máquina..."


Muchos años más tarde, el 9 de octubre de 1981, el Boletín Oficial de la República Francesa publicaba el decreto de abolición de la pena de muerte en Francia, firmado por el entonces presidente François Mitterrand. Una victoria de su ministro de Justicia, Robert Badinter, quien había llegado al cargo cuatro meses antes... Badinter recibió montañas de cartas con amenazas de muerte a su familia; ante su casa presenció numerosas manifestaciones pidiendo su renuncia, pero a pesar de todo nunca capituló en su empeño de conseguir abolir la pena capital...




Related Posts with Thumbnails