domingo, 11 de julio de 2010

El Síndrome del Saco Roto

.
,

A pesar de los numerosos avances conseguidos en todos y en cada uno de los frentes que configuran el ejercicio de la práctica médica: diariamente se publican nuevos descubrimientos en la prevención y el conocimiento de las enfermedades, en su diagnóstico, y también en las diferentes formas de abordarlas y de tratarlas (farmacológica, quirúrgicamente, etc...).

A pesar de todo... seguimos sintiéndonos impotentes ante el "Síndrome del Saco Roto".

El "Síndrome del Saco Roto" constituye un problema tan polimórfico como complejo. Sus inicios son insidiosos y no han sido claramente descritos, aunque podría decirse que la "ausencia" es el adjetivo que  mejor los resume.
Veamos algunos ejemplos:
"Fulanito de Tal... ¿no está?... En ese caso, por favor, que pase el siguiente"

"Doctor, soy la esposa de Manuel Perez... Él no ha podido venir, pero verá Ud., es que le ha salido un bulto detrás de la oreja..."

"Veamos los resultados de su última analítica... A ver...Vaya, ¿aún no están?"... 
"Es que no pude venir a hacerme los análisis"


Con el paso del tiempo, la enfermedad se va tornando más definida, y parece afectar a la memoria, aunque también al órgano de la voluntad:
"¿Se ha tomado Ud. las pastillas que le prescribí?"
"¡Es que la mayoría de las veces se me olvida!"

"Se tomó Ud. 3 comprimidos al día, tal y como le dije?"
"No, sólo me tomé dos, por la mañana y por la noche... Es que al mediodía estoy en el trabajo"
"¿Pero tan difícil le resulta llevar un blister en el bolsillo?"

"No ha perdido Ud. nada de peso, incluso ha ganado medio kilo desde la última vez"
"Ya, ...tengo tanto apetito"


Con todos estos enfermos utilizo la parábola que da nombre al Síndrome:
"Pero Luis... así no avanzaremos... Es como si Ud. viniese aquí cada día con un saco, pretendiendo que yo se lo llene... Yo deposito soluciones (fármacos, consejos, pautas...) en su saco pero... en tanto en cuanto Ud. no ponga algo de su parte... ¡será como si su saco tuviese un enorme agujero en el fondo!...".

Entenderlo, ¡ya lo creo que lo entienden!... Pero, aún así, una excesiva mayoría sigue acudiendo a la consulta con su saco... ¡Y éste sigue roto!


Related Posts with Thumbnails