sábado, 28 de abril de 2012

Nunca sirvas a quien sirvió...

.
"Despedida de emigrantes" - Manuel Ferrol, (La Coruña, 1.956)


No hace mucho tiempo aún, no tanto como para que lo pudiésemos olvidar, imágenes como ésta eran frecuentes en nuestros puertos o estaciones: la emigración en éste país era fenómeno que por harto y frecuente, formaba parte de nuestra miserable cotidianidad: en algunas tierras como las de mi amada Extremadura, o las menos pobladas de la noble Castilla, llegó a constituir un brutal acontecimiento demográfico, asolando y desertizando pueblos y comarcas.

Yo mismo fui emigrante, llevado por mis padres y a muy temprana edad, a beber de las ubres de otra cultura, soñando la nuestra como tierra prometida a la que un día habríamos de volver.

La imagen simboliza nuestro pasado, a la par que premoniza el que con gran probabilidad podría ser nuestro futuro; porque la oleada no ha hecho más que empezar y cada día es mayor el número de españolitos que vuelven a coger las maletas -más modernas, ya no son las de cartón duro, atadas con sogas o correas, de sus padres o abuelos- para aspirar a tener, allende nuestras fronteras, algo más que un presente incierto, precediendo a un futuro inexistente.

El próximo 31 de agosto de 2.012 las tarjetas sanitarias de un buen número de inmigrantes quedarán anuladas, pasando estos a recibir únicamente cobertura de urgencias, para sus hijos menores de edad o durante el embarazo de sus mujeres. Según cálculos aproximado esta medida podría afectar a más de 150.000 personas.

Independientemente de que la incorrecta indefinición de lo que constituye una emergencia puede dejarles un espacio abierto por el que recibir cierta atención, la de la inmediatez a costa de sobrecargar los Servicios de Urgencia, lo cierto es que no podemos olvidar quienes fuimos, lo que decíamos anteayer, como tampoco ahorrar a costa del fomento de la insolidaridad.

En ese sentido tenemos que señalar que Francia, Italia y Portugal mantienen la asistencia para ese grupo social, a pesar de sus respectivas situaciones de crisis... Al fin y al cabo, y según los mismos cálculos que abordábamos en el párrafo anterior, el ahorro total no excedería los 220 millones de Euros al año.



Related Posts with Thumbnails