viernes, 20 de abril de 2012

Los cafés


El Secretario Nacional de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, aseguró ayer que imponer el Copago a los pensionistas: "sólo son cuatro cafés al mes"...

Su líder Mariano Rajoy ha ratificado hoy la reflexión, desde una reconocida zona cafetera de Latinoamérica, con un comentario en línea con aquél: "... Son unos pocos euros al mes, entre 8 y 20".

Sea como sea lo cierto es que el café se está comportando, de un tiempo a esta parte, como un producto poco afortunado para los políticos y desde el desacertado intento de aproximación a su precio, por parte de J. L. Rodriguez Zapatero, en aquél programa televisivo en el que se sometió a las preguntas del público. 

Puestos a cuantificar los cafés que los españoles en general, o los pensionistas en particular, deben tomarse a mayores y desde el advenimiento de esta "crisis/justificación de los recortes", las cantidades obtenidas claman prudencia desde el sentido común y el criterio médico...

Prudencia por suponer que puedan ser demasiados:
-. porque las cantidades que nuestros mayores dejaron de cobrar por la congelación que el pasado año sufrieron sus pensiones, son unos cafés
-. las altas subidas en los recibos de la luz, el agua, el gasoil o el gas y tantos otros artículos, son también unos cafés
-. la escasa superposición que la compensación del IPC suele tener con la realidad, también significará unos cafés
-. y porque en las actuales circunstancias la penuria acabó afectando a numerosas familias, por lo que muchos de nuestros pensionistas han tenido que volver a ayudar a alguno de sus hijos o nietos en paro, y esto supondrá también auténticos tanques de café.

En este sentido se ha de tener en cuenta que la cafeina es un alcaloide que no sólo encontramos en el café, estando también presente en el , el cacao (chocolate), la nuez de Kola... y que habiendo sido recomendada en padecimientos como la fatiga o las cefaleas, síntomas de los que no andamos escasos en estos días, debería consumirse con mayor precaución y mesura de la que parece pedirnos el gobierno de Mariano Rajoy, habida cuenta de que al café se le han descrito: un potencial de dependencia y tolerancia; un sinnúmero de efectos psicológicos y fisiológicos y una dosis letal establecida en 40 tazas cargadas, ingeridas en un breve espacio de tiempo.



Related Posts with Thumbnails