jueves, 30 de junio de 2016

El médico viajero

En el habitual contexto de usuarios generalmente encantadores y pacientes, en el sentido más amplio del término, alguna vez tropezamos con los otros: los reivindicativos exigentes, hasta el extremo...

Ayer un ciudadano llamó al número de urgencias para solicitar que un médico fuese a verle a domicilio, por encontrarse aquejado de gastroenteritis. En el teléfono de urgencias le dijeron que para esa cuestión debía ponerse en contacto con su médico de cabecera.

El paciente llamó entonces a nuestro Centro de Salud, solicitando ser visto a domicilio y especificando que se encontraba pasando unos días en casa de su hijo, en Fuenlabrada.

En la Unidad Administrativa le explicaron que no nos desplazamos a otras ciudades, y que debía:
-. O bien venir a vernos.
-. O contactar con el Centro de Salud más cercano, en Fuenlabrada...
... Pero no obstante, que le iban a pasar la llamada a su médico...

En ese trance en el que me pasaron la llamada, al coger el teléfono constaté que ya no había nadie al otro lado de la línea: el enfermo había colgado, parece ser que un tanto contrariado...

En fin... Sigo conservando la capacidad de sorprenderme... 


Related Posts with Thumbnails