viernes, 24 de marzo de 2017

La malo-loto del cáncer

El azar, no la prudencia, quien rige la vida
Cicerón

Tradicionalmente se ha pensado que las mutaciones que causan el cáncer provienen de dos fuentes principales: la herencia y el ambiente (humo del tabaco, radiación ultravioleta de la luz solar y muchas otras). 

Un macroestudio coordinado por genetistas de la Johns Hopkins, y que publica el último número de la revista Science, confirma ahora que no es así: dos tercios de las mutaciones cancerosas provienen de errores al azar en el proceso de replicación del ADN. Solo el tercio restante se debe a la herencia y al ambiente. Este hecho tiene importantes consecuencias para la prevención y tratamiento precoz de cada tipo de cáncer.

“Esos errores de copiado”, prosigue el codirector de la investigación, “son una fuente poderosa de mutaciones del cáncer que, históricamente, se ha infravalorado, y nuestro nuevo trabajo aporta la estimación de la fracción de mutaciones causada por ellos”.

En la vida hay que tener en cuenta el azar, el azar en definitiva es Dios
Anatole France

El azar es el sinónimo de Dios cuando este no quiere firmar
Theophile Gautier

Una conclusión importante es que, pese a la importancia de las campañas para evitar el tabaco, el sol, las comidas grasas y demás, el foco se vuelve con más fuerza que nunca hacia la detección precoz. Porque, ni aun cuando esas campañas alcanzaran un éxito del 100%, lograrían evitar el 67% de los cánceres. 

Ver noticia en EL PAIS

Related Posts with Thumbnails