jueves, 19 de julio de 2012

Mala gente, esos empleados públicos!

.


Leo en la prensa de hoy que "Una de cada tres bajas de empleados públicos es fraudulenta", una noticia que  han recogido numerosos periódicos, aunque de un modo más resaltado y protagonista aquellos que son de la cuerda del partido del gobierno... 

Quisiera decirles que la lectura de la noticia me ha producido gran sorpresa e indignación, porque no se corresponde -para nada, ni de lejos- con lo que yo puedo ver en el día a día de las muy diferentes consultas que vine pasando, a lo ancho de los últimos años...

Se trata sin duda de un nuevo intento de criminalización de un colectivo, el de los empleados públicos a los ojos de la opinión general; funcionarios que y quienes por otra parte nunca dejaron de estar en un escenario de permanente demonización y desacreditación...

Fraudulenta es la forma con la que la Administración Pública trata a sus trabajadores, sobre todo si corresponden a determinados sectores como el nuestro, el de los mansos de la Sanidad... 

Fraudulentos son los modos de contratación a los que somete al personal eventual... Fraudulento es que te contraten por DOS días para cubrir las vacaciones (de QUINCE días) de un compañero, y que al terminar los dos días te pidan que firmes una renuncia al puesto ¿?... También es fraudulento el que te hagan un contrato diario, por no pagarte los fines de semana intercalados...

Absurdo es que tengamos que hacer una baja y un alta a un empleado público, únicamente por que se ausentase durante unas horas de su trabajo, para ir al médico. No se entiende que sea necesaria la elaboración de una "propuesta" de baja cuando sabemos que no llegará a acumular los tres días que la confirmarían como tal.

Inmoral es que la Administración disponga unilateralmente de un absoluto poder de intervención sobre tu sueldo, tus primas, tus complementos, tus impuestos, y que en un entorno de brutales y reiterados recortes también manejen a su antojo tu agenda y la intensidad de tu trabajo, incrementándola significativamente.

Vergonzoso es que en un Centro de Salud, en estos días de vacaciones para muchos, estemos atendiendo a los pacientes de hasta 7 médicos distintos (incluyendo sus avisos domiciliarios, sus paquetes de recetas de crónicos y sus urgencias...) y que este esfuerzo no se vea tampoco retribuido ni recompensado.


Related Posts with Thumbnails