miércoles, 25 de julio de 2012

¡A mí no me ha llamado!

.

Eran las 11h50 y la mañana avanzaba con una demasía de pacientes que ya resulta tan habitual como monótona e inútil de mencionar. Salí a la sala de espera a llamar, estableciendo el orden de acceso a la consulta para un nuevo grupo de pacientes, cuando una mujer se dirigió a mí de "aquella manera" perfectamente ilustrada por la posición de sus brazos en jarra, y que -aunque no lo diga- suena a "a ver qué va a pasar aquí"...
-. Eh! Oiga! Que yo tenía cita a las 10h30 y Ud. no me ha llamado!... 
-. Pues no lo sé: todo puede ser, aunque resulta difícil equivocarse en una lista en la que uno va tras otro... Por favor, me deja ver su cita?
.
...
.
-. Constato que efectivamente tenía Ud cita a las 10h30... del día 20, esto es correcto también... Permítame que vaya a mirar en el ordenador, a ver qué pudo pasar... Ahora mismo vuelvo y le informo.


Después de haber estado estrujándome las neuronas con el reto que suponía la cuestión, sobre todo tras constatar que la mujer no figuraba en la agenda del día, tras analizar profusamente todos los detalles me dirigí hacia ella diciéndole:
-. Señora: estaba Ud. citada a las 10h30 del día 20... ¡pero del 20 de junio!... esto es: ¡hace exactamente un mes...!
.

Related Posts with Thumbnails