domingo, 21 de noviembre de 2010

Un antipolillas en El Vaticano


Por primera vez un Papa ha dado un paso hacia adelante desde la férrea e inmovilista postura que la Iglesia Católica mantuvo tradicionalmente, en lo referente a las relaciones sexuales. Es un paso tímido e inseguro, como el de los andares de un enfermo de Parkinson, por lo que sorprende que fuese el actual y no su antecesor -Juan Pablo II- quien lo diese.

En un libro de conversaciones que se publicará el próximo martes Benedicto XVI declara que el uso del preservativo "podría admitirse" en algún caso: la prevención (referida al VIH) y aquellos en los que una persona se prostituya...

Por primera vez se entiende que para la Iglesia, el sexo podría interesar a temas diferentes del de la procreación en el seno de la familia cristiana. Se abrió una rendija para tres más, a los que la Iglesia no parecía querer dar su importancia y para los que únicamente preconizaba la abstinencia.
1.- El sexo como vehículo de transmisión de enfermedades
2.- El sexo como fuente de placer
3.- El sexo como medio de vida

Me ha dado por pensar en las posibles motivaciones que han podido llevar a Ratzinger a hacer estas -llamémosles- concesiones, y creo verlas en las polémicas levantadas a raíz de sus declaraciones, en marzo de 2.009, con motivo de una visita a Camerún y Angola, en las que afirmaba que "la utilización del preservativo agravaba el problema del SIDA". El número de fieles a los que congregó, en sus últimos desplazamientos, un número siempre muy inferior al vaticinio de las predicciones, puso en evidencia la impopularidad a la que le han llevado este tipo de afirmaciones.

No deja de resultar dramático el que fuese necesario alcanzar la cifra de 27 millones de infectados, solo en África y por el virus del SIDA, para levantar esta leve sospecha de duda.

De cualquier modo: no soy demasiado optimista respecto de tales declaraciones. Seguro estoy de que ahora lloverán desmentidos, intentos de matizaciones y demás florituras retóricas que dejarán las cosas tal y como estaban, si no peor... Pero en fin, pensemos que "menos da una piedra", en su relación con el origen etimológico del nombre del padre de la Iglesia...


Related Posts with Thumbnails