viernes, 2 de marzo de 2012

Sindrome otomiccional


NOTA: El siguiente es un simpático chiste que en estos días circula por Internet...
Muchas veces, cuando llegas al ambulatorio, te preguntan la razón de tu visita y tienes que contestar delante de otros y a veces, es muy desagradable. No hay nada peor que una recepcionista que te pide que le digas qué te pasa en un hall lleno de pacientes.
Una vez entré a una consulta y me acerqué a la recepcionista - muy poco simpática - :
- Buenos días, señorita!
La Recepcionista me dijo:
- Buenos días, señor, ¿por qué quiere ver al Doctor?
- Tengo un problema con mi pene, contesté

Como algunos se rieron, la recepcionista se irritó y me dijo:
- Usted no debería decir cosas como esas delante de la gente
- ¿Por qué no ? ... usted me preguntó qué me pasaba y se lo dije

La Recepcionista - sonrojada - me dijo :
- Podría haber sido más disimulado y decir por ejemplo que tenía irritado el oído, y discutir el problema con el Doctor más tarde y en privado.
Y yo le contesté:
- Y Ud. no debería hacer preguntas delante de extraños, si la respuesta puede molestar.

Entonces, sonreí, salí y volví a entrar:
- Buenos días, señorita!
La recepcionista se sonrió socarronamente y preguntó:
- ¿¿Sí??
- Tengo problemas con mi oído

La recepcionista asintió y se sonrió, viendo que había seguido su consejo y me volvió a preguntar:
- Y… ¿qué le sucede a su oído, señor?
- que me arde al mear

Las risas en la sala de espera fueron de antología…

Related Posts with Thumbnails