miércoles, 15 de septiembre de 2010

Notas farmacoterapéuticas


Tras años de seguimiento y lectura de los "Boletines de Información Terapéutica" de las diferentes Comunidades Autónomas y/o Áreas de Salud, se extrae una conclusión clara: la gran mayoría de las veces los fármacos analizados "NO APORTAN VENTAJAS" con respecto a anteriores opciones.

Las crisis, como esta que atravesamos, son ocasiones en las que hemos de replantearnos actitudes: por eso ya va siendo hora de que, también en este punto, apliquemos la lógica y el sentido común que deberían llevarnos hacia la siguiente sucesión de cuestiones:

PRIMERA PREGUNTA:
1/ ¿Acaso no se hacen estos estudios antes de la autorización del fármaco?
A- Sí
B- No

SEGUNDAS PREGUNTAS:
SI LA RESPUESTA A LA PRIMERA PREGUNTA ES "A": el algorritmo me lleva directamente a formular estas segundas preguntas:
2/ Entonces... ¿Por qué se comercializa el fármaco?, y ¿Por qué a ese precio generalmente muy superior a esas opciones anteriores?.

SI LA RESPUESTA A LA PRIMERA PREGUNTA ES "B": el algorritmo me lleva directamente a formular esta otra segunda pregunta:
2/ ¿Por qué no se hacen esos estudios antes de su autorización?.

Todo me parece de una sencillez abrumadora, tanta que acabo pensando que es posible que exista una tercera opción/respuesta para la PRIMERA PREGUNTA:
C- Sí, pero No: en definitiva se trata de marear al prescriptor ó existen incógnitas que escapan al sentido común.

Visto desde el humilde prisma de un mortal, el aprobar sistemáticamente fármacos que son tildados al poco, con igual sistemática, de "no aportar ventajas": es comparable al hecho de prescribir un fármaco a un paciente, para llamarlo horas después a su casa y decirle: "¡Pero no lo tome!"



Related Posts with Thumbnails