martes, 3 de febrero de 2015

Usuario escoltado




La contemplación de esta imagen provoca cuando menos el desasosiego que resulta de pensar que algo no se encuentra en su sitio... ¿Un Guardia Civil?... ¡Caray!... ¿Y junto a dos cowboys?...

Los más observadores ya caerían en la cuenta: los dos vaqueros son famosos... Se trata nada más y nada menos que de Clint Easwood y de Lee Van Cleef,... El momento, ya lo habreis adivinado tambien, corresponde a la gloriosa época de los spaghetti western en la provincia de Almería.

Algo parecido ocurre con gran frecuencia en nuestros Centros de Salud... Imaginen la escena que con seguridad muchos de Uds. ya vivieron: una sala de espera abarrotada, un importante retraso respecto del horario previsto y de repente aparecen, como quien no quiere la cosa que nadie sabe como ha sido, dos agentes del orden (policías locales o guardias civiles) custodiando a un individuo esposado.

En ocasiones, siempre son más numerosas de cuantas deberíamos soportar, el detenido -quien por cierto acaba de serlo- manifiesta su agresividad mediante amenazas, insultos y forcejeos, cuando no con cosas aún peores.

El asunto exige que lo dejes todo, que arrincones el lógico orden de la consulta, olvidando pacientes, acumulando más retrasos... y pases a hacer el obligado interrogatorio y reconocimiento al arrestado, con el fin de cumplimentar lo que sus acompañantes vienen a buscar: un parte de lesiones... O debiera decir "de NO lesiones", ya que persigue documentar los incidentes relacionados con la detención o, las mas de las veces, su ausencia...

Nunca entenderé que los Centros de Salud sean los lugares más oportunos para realizar este tipo de trámites cuya utilidad tampoco veo, porque decidme: ¿de qué sirve certificar la ausencia de lesiones de un detenido que se marchará con LOS MISMOS escoltas, los mismos que lo arrestaron y trajeron?



Related Posts with Thumbnails