domingo, 15 de febrero de 2015

Azul chinesco




La joven estaba asustada y hasta cierto punto parecía razonable: tras varios días de un catarro cuyos síntomas se habían abonado al crescendo, esta mañana y al poco de levantarse, notó que las manos se le habían puesto azules...

Tras la pertinente anamnesis y exhaustiva exploración se decide que el alcohol sería la base de un tratamiento que, aplicado mediante fricción suave, con toallita y sobre la zona afecta, acabó devolviendo la coloración natural a su piel.

Y aquí llega la moraleja, porque en esta ocasión cerramos con consejo:  cuidado con los vaqueros "made in China", ocurre que con frecuencia destiñen, proporcionando a las manos una coloración azulada que sería necesario lavar...


Related Posts with Thumbnails