sábado, 8 de enero de 2011

Estúpidos rituales


Acabamos de vivir unas fechas que se alimentan de rituales... Cada año surge un nuevo arco de magia por el que, el anhelo de fortuna para el nuevo año, nos invita a pasar:
1.- comiendo uvas al ritmo de las campanadas de fin de año.
2.- vistiendo ropa interior de color rojo.
3.- comiendo lentejas.
4.. colocando maletas y bolsos en la puerta.
5.- escribiendo una lista con diez deseos.
6.- pisando el papel en el que anotaste los diez deseos, con el tacón del pié derecho, en el momento de las campanadas.
7.- bañandose desnudos en aguas congeladas, el día de Año Nuevo.

Todos parecen tan aceptables como inútiles, y todos lo sabemos, aunque muchos prefieran no renunciar a la posibilidad de conjurar la duda...

A lo largo de esta última semana acudieron a mi consulta dos pacientes, temerosos de las posibles consecuencias derivadas del hecho de haberse tragado:
a/ dos pendientes, en el primer caso...
b/ un anillo, en el segundo...
Inicialmente no entendí el contexto en el que sucedían este tipo de "accidentes", hasta que me explicaron que fue bebiendo,...

8.- brindando con cava en una copa en la que fue sumergido, previamente, un objeto de oro.

El asunto fue alcanzando una creciente popularidad, en los últimos años, hasta el punto de que ya se comercializa:
a/ oro comestible para combinar con cava, champagne, o nuestros platos navideños.
b/ vinos espumosos con láminas de oro "comestible".

Con el mayor de los respetos, permítaseme ser drástico: deberíamos poner algún límite a la estupidez... Aunque ésta, y es algo de lo que ya nos advertía Albert Camus, insista siempre...

 -
Related Posts with Thumbnails