sábado, 15 de enero de 2011

Errores responsables




Me dirigía al lugar en el que trabajo, sito a unos 80 kilómetros -una hora- de mi casa. Era una de esas mañanas de anticiclón de invierno, en las que la molesta salida del sol convive con las profusas heladas que tapizan los bordes de la carretera.

A lo largo de los últimos kilómetros iba hablando por teléfono con un compañero, a través del manos libres del coche.

Como muchos otros días una pareja de beneméritos se encontraba en la rotonda de acceso al pueblo, parando los vehículos aleatoriamente, según vaya Ud. a saber qué criterios de selección que imagino cercanos del "pinto, pinto, gorgorito". Afortunadamente no me habían detenido nunca en los dos últimos años, algo de agradecer si tenemos en cuenta que, a esas horas de la mañana, no sobra demasiado tiempo para regalar.

Pero ese día cambió mi suerte y me dieron el "alto"...

-. Espera un momento -dije al compañero con el que mantenía la conversación telefónica- la Guardia Civil me está pidiendo que pare...
...
-. ¿¡Buenos días: documentación y permiso de conducir!?
-. Buenos días... aquí tiene Ud.
...
-. ¿Qué?...¿Era importante la llamada?
-. ¿Cómo?
-. ¡Estaba Ud. hablando por teléfono!
-. Sí, mediante el manos libres. El teléfono está aquí, en el asiento de al lado. ¿No se puede hablar así?
-. No, no. Tenia Ud. el teléfono en la oreja...
-. ¿¿¿Qué???... A ver -le dije a mi compañero- ¡Juan, por favor, dí algo!
- ¡HOLA, BUENOS DÍAS! -dijo mi compañero al que pudimos oir alto y claro a través de todos los altavoces del coche... (Imaginareis la sensación de alivio que experimenté al escucharlo; el hecho de que mi compañero no hubiese colgado constituía mi balsa de salvación...)
-. Bueno, está bien, entonces se había llevado Ud. la mano a la cara...
-. ¿Y qué?... ¿Es que no se puede?. Mire, Agente, me va a permitir un consejo.... Yo soy médico en ese pueblo y le recomiendo que se haga mirar la vista porque un error suyo, como los mios, puede tener consecuencias...



Related Posts with Thumbnails