domingo, 20 de marzo de 2016

Yo creo que...




Conseguir una atención de calidad, cuando se dispone de 6 minutos por consulta programada, es el milagro que perseguimos a diario y al que alguna vez conseguimos acercarnos, a expensas de dejarnos la piel en el empeño y de -no debemos olvidarlo- una elevadísima posibilidad de error... 

No resulta difícil entender que esa posibilidad sea inversamente proporcional al escaso tiempo del que disponemos, en lo que parece aspirar a ser un "Hipermercado de la Salud".

Pero si no regulamos de una vez los motivos por los que acudir sin cita (sc), o "de urgencia", las consultas acabarán diluyéndose en el lado oscuro de las prisas, la sobrecarga y el estrés.

Necesitar unas recetas o adelantarlas NO SON causas de consulta urgente: el paciente tiene la obligación de programarse adecuadamente y de no dejar para el último día, cuando ya no le quedan, la necesidad de reponer sus tratamientos... 

Pero por Dios! todavía menos urgente resulta ser el CREER que se necesitan recetas...



Related Posts with Thumbnails