sábado, 5 de marzo de 2016

Ponerse rojo



-
El caso curioso de la semana, por llamarlo de algún modo, vuelve a incidir sobre la necesidad de cuidarse de los tatuajes...

La paciente se había hecho plasmar la figura de un ronin en su pierna y su pie izquierdo.

Apostillaremos, con la intención de dar alguna referencia cultural al post, que el ronin, que literalmente significa hombre ola, es un samurai errante y sin amo, como una ola en el mar. Se trata, por otra parte, de un personaje habitual en el mundo de los tatuajes.

Lo curioso de este caso es que la paciente hizo una reacción alérgica en el lugar en que se había aplicado el rojo, y que vemos ampliado a continuación...
-


-
Ya entenderéis que esto no tiene nada que ver con la explicación idiomática mediante la cual decimos "ponernos rojos" cuando nos irritamos...

Aquellos otros lugares en los que parece que el rojo no provocase la reacción (como las florecillas), es porque en realidad no se tiñeron con rojo, sino con un tinte diferente, el rosa.


Related Posts with Thumbnails