jueves, 2 de julio de 2015

Medicamentos y fronteras...

...
Ultimamente tengo ocasión de viajar con alguna frecuencia a Europa, y cada una de las veces que salgo al extranjero me sorprenden muchas cosas, una de las cuales suele ser, por la obviedad de las razones que conlleva mi ocupación, la oferta farmacéutica de nuestros vecinos.

Sin menospreciar a la nuestra, porque hablo únicamente de lo que se refiere a los matices, lo cierto es que parecen ir un paso por delante de nosotros... 

Allí la industria farmacéutica parece esforzarse en conseguir una mayor adaptación a las necesidades del consumidor, quizá por estar más presente y extendido el concepto de la "Self-Medication", también conocida como autoprescripción, y por no someterse los medicamentos a los tan férreos como poco flexibles criterios de la Seguridad Social.


Hice estas dos fotografías en el contexto de mi último viaje, hace pocas semanas, y bien podrían ilustrar mis comentarios, así como otros conceptos...

1.- En primer lugar vemos el Ibuprofeno de 400 mg, tan presente en Europa como extraño en nuestro país, adónde el "burro grande" de los 600 mg sigue acaparando casi todo el protagonismo de los hogares, y a pesar de que hace algún tiempo se iniciasen campañas de información sobre el tema...

2.- El Pantoprazol, casi esotérico en España y por su mayor precio, que no inferior relación calidad/precio, se comercializa en Alemania en presentaciones de ¡¡¡60 comprimidos!!!


3.- La mayor demanda de antimicóticos como medicamentos sin prescripción, lleva a la comercializacion de soluciones prácticas como la que hoy traigo aquí: comprimidos vaginales, aplicador y crema en un mismo envase...



Related Posts with Thumbnails