jueves, 15 de noviembre de 2012

Descansando en Paz




Paseando por el precioso municipio de Arcachon, en el sur del litoral Atlántico francés, muy cerca de Burdeos: tras la visita de la duna de Pylat, la más grande de Europa, su ciudad de invierno (Ville d'Hiver) no puede pasarnos desapercibida: se trata de uno de esos barrios elegantes, situado en la parte alta de la localidad, repleto de lujosas villas que parecen competir entre sí en fastuosidad.



Todas ellas comparten las características de poseer una serie de elementos arquitectónicos, que marcan un estilo de clarísima influencia colonial y que parece identificarse con esta ciudad, así como unos nombres cuidadosamente elegidos (Los Rosales, Los Laureles...), nombres que muchas veces coinciden con los de pila de sus dueñas y moradoras, y que lucen en los frontales de sus fachadas.

Salvo esta casa que -quizá por eso- captó rápidamente mi atención como imagino captaría la de todos, por lo funesto y lúgubre de su denominación.

Hay individuos que ante la muerte, desde la premisa de saber que aún pretendiéndolo nunca conseguirán darle esquinazo, adoptan una actitud de burlesca resignación... Porque admitamos que no es, la lujosa mansión de un barrio residencial, un mal lugar para el Descanso Eterno.

Y esa duna del Pylat, en las inmediaciones de la ciudad, que pretende recordar que al fin y al cabo, todo acaba convirtiéndose en partículas de polvo...




Related Posts with Thumbnails