domingo, 13 de marzo de 2011

El peligro de prohibir




Nuevamente por aquí el comportamiento pendular que reafirma la teoría de la "Tesis y Antitesis", que ha marcado históricamente las tendencias de nuestra sociedad humana.

Ha vuelto a ocurrir, está ocurriendo, en esta ocasión con el tabaco: estamos pasando del "Todo Vale" de hace muy pocos años al "¡Ah no! ¡Ahora ni hablar! ¡Ni pensarlo!"...

Ni antes fue bueno el que se pudiera fumar en todas partes (hospitales y consultas incluidos), como tampoco ahora es bueno el que nos precipitemos a buscar un árbol en el que ahorcar al primero que veamos sujetando un pitillo...

No creo que esa sea la dirección apropiada, nunca pensé que lo fuese: con actitudes tales le estaremos dando alas a aquellos que no tengan más talentos, argumentos, ni tampoco banderas, con las que enarbolar los precarios mensajes de rebeldía en los que pretenden basar sus imágenes promocionales.

En estos días se habló, hasta la saciedad y para beneficio de la modelo, del pitillo que Kate Moss paseó por la pasarela de la Paris Fashion Week.




También se promocionó, desde la intención de crítica, a la película de animación "Rango" cuyo camaleón protagonista "fumaría demasiado", incentivando el creciente "tabaquismo infantil", según el sentir de la Sociedad Americana de Pediatría.



Related Posts with Thumbnails