martes, 11 de febrero de 2014

Expresividad




En el paciente la capacidad de expresión constituye una herramienta que puede ser muy valiosa para el médico.

Es cierto que en ese sentido encontramos enfermos que van de un extremo al otro, del extenso abanico de posibilidades: desde aquellos que entran en la consulta con un:
-. ¡Me siento mal!
-. ¿?¿?
-. ¡Que no me encuentro!
-. Si, eso ya creo haberlo entendido... ¿Pero me dará Ud. alguna pista más de sus dolencias, verdad?...

Tenemos incluso otros, las más de las veces adolescentes y ya que estamos rizando el rizo, que tras tomar asiento clavan la vista en la pantalla de sus móviles, mientras le dicen a su madre:
-. ¡Cuentaselo tú!

Por no citar aquellos que te cuentan una historia cargada de barroquismo y en el que los más mínimos detalles cobran la importancia de todo un relato:
-. Llevo unos días estreñido, la última vez que fui al baño fue el pasado miercoles, a las cinco de la tarde... ¿O eran las cuatro?... Caray, ahora mismo no estoy seguro... Sí, fue al terminar la telenovela de la sobremesa y en el momento de los anuncios, o sea que debían ser muy cerca ya de las seis...



Related Posts with Thumbnails