jueves, 16 de enero de 2014

Agradecida humildad



Al finalizar la consulta extrajo una bolsa de caramelos del bolsillo de su abrigo, e hizo el típico ademán con el que se invita al otro a colocar las manos en actitud de recibir o recoger...

Depositó en ellas 2 caramelos... Cuando quise retirarlas, insistió en que no tuviese prisa y admitiese un tercero.

-. Muchas gracias- le dije- los saborearé en el descanso y a su salud.

-. ¡De nada, gracias a Usted por haberme atendido tan bien!..



Related Posts with Thumbnails