viernes, 21 de octubre de 2011

Un sarpullido en el alma

.
Los pacientes acuden al Centro de Salud en busca del remedio para sus males, tanto de aquellos que les aquejan físicamente, como para los de orden psíquico, social, etc...

A juzgar por las conclusiones a las que llegaba un blog que leí recientemente, teniendo en cuenta el número de personas que visitan cada día los diferentes C. de Salud de nuestro país (en total: más de un millón de pacientes) y sopesando también el tiempo que han de permanecer en actitud de espera hasta ser atendidos: se deduce que el Consultorio es, después de nuestra casa y en una estimación general, el lugar que más frecuentan los españoles.

Pero no todos los males encuentran solución en el C. de Salud. Alguna hay, incluso, que residiendo en nuestras propias casas, constituyendo la rutina de nuestro día a día, dejamos aparcada en puertas cada vez que acudimos al Ambulatorio.

Estoy hablando de Soledad:  un problema cada vez más frecuente que, sin llegar a ser una enfermedad, contamina nuestras vidas de una manera tan intensa, que nos provoca sarpullidos hasta en la mismísima piel del alma...


.
Related Posts with Thumbnails