sábado, 29 de octubre de 2011

¿Dispone algo más...?

.
Acabada la consulta tras haber recibido a 46 pacientes, un número que bien podría perfilarse como una media habitual, me disponía a concluir la jornada acudiendo a un aviso al domicilio desde el que me habían llamado a primerísima hora, pocos minutos antes de mi llegada al centro.

Dadas mis estimaciones respecto de la relativa cercanía del lugar -en principio no debía tardar más de 15 minutos- dadas también las dificultades intrínsecas al aparcamiento en la zona, decidí ir dando lo que, de no haber comenzado a caer chuzos de punta, hubiera constituido un agradable paseo.

Al no llevar paraguas, ni tampoco ofrecer la zona demasiados lugares en los que resguardarse, acabé con peor aspecto que un ecce homo y una fría humedad instalada en los más recónditos recovecos de mis humores.

Ni el mismísimo Murphy hubiera predicho que, al llegar finalmente a mi destino, tuviese que subir los seis pisos de la altura del bloque, por encontrarse fuera de servicio el ascensor...

-. Buenos días, señora, soy el médico. Ha llamado Ud. esta mañana al Centro de Salud solitando una visita a domicilio... Según la información de que dispongo tiene Ud. un dolor lumbar...
-. Sí, me dijo la mujer mientras paseaba por su salón ordenando floreros y otros ornamentos. Los tengo alguna vez y ya estoy tomando el tratamiento. Sólo le he mandado llamar para que me hiciese el justificante...



Related Posts with Thumbnails