domingo, 10 de enero de 2016

Ver de lejos



El sempiterno tema de "los sincita" estaría entre los más controvertidos, también en la lista de los que más consumen la moral del médico... Apenas existen límites y cualquier excusa es buena para ir "de urgencias" a consultar a un galeno que, en tu ausencia, ya cuenta con una agenda que ahonda en la desproporción....

Nuestros gestores no ayudan demasiado en este sentido, animando al paciente a acudir a su centro de salud y proclamando una "atención continuada" que tan sólo interesa a su condición de políticos, nunca a la calidad o al buen hacer que pretenden los profesionales y que esperan los usuarios, las partes implicadas.

El filtro que podría suponer la Unidad Administrativa, a falta de una estandarización, depende de la buena o de la mejor voluntad de cada uno de los compañeros que la componen, moviéndonos entre los dos extremos, desde aquellos que resultan de gran ayuda hasta los que se limitan a citar cuanto viene, sin distanciarse de lo que sería el dispensador de números de un establecimiento comercial.

Las más de las veces "los sincita" traen cuadros banales: catarros comunes, faringitis víricas, gastroenteritis agudas o un sinfín de otras cosas que apenas si requieren de atención por parte de un facultativo, menos aún urgente. Otras muchas veces se trata de cuestiones: solicitud de recetas, entregas de informes hospitalarios, etc... que debieron ser mejor planificadas o que pueden esperar...

Haberlas haylas, también y por fin, que podrían pasar por las bromas que gusta de filmar una cámara oculta, como la que me sucedía en estos días:

-. Veo que ha requerido Ud. atención urgente... Dígame, que le ocurre?
-. Pues que no veo bien de lejos...
-. ... Desde cuando?
-. Ufff! desde hace muchos años! Imagínese! Yo estaba estudiando primaria...!


Resignación: unas horas después me visitó un paciente "sincita" (lo que usualmente se llama "de Urgencia"), porque le picaban los pies desde hacía meses... En fín...


Related Posts with Thumbnails