domingo, 18 de enero de 2015

+ Primaria




Ayer podíamos leer, en un medio digital de comunicación, este artículo del que destaco su primera parte: "La falta de organización y el desprecio a la capacidad resolutiva de las urgencias en Atención Primaria por parte de los ciudadanos son, en parte, la causa que está provocando el colapso de estos servicios en los hospitales de toda España. Las Conserjerías de Sanidad de las autonomías han alegado los picos de gripe y un mayor número de infecciones respiratorias como el principal motivo para una "saturación" que desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) han calificado como "histórica".

Como médico de Primaria he de decir que discrepo con una de las conclusiones de este escrito: de existir el desprecio al que se refiere, este sería un tanto sui géneris porque... quiere alguien decirme a santo de qué nuestras consultas rozan los 50 pacientes diarios?... O explicarme los motivos por los que esa decena de enfermos acude a vernos cada día, sin estar previamente citados?...

Lo que ocurre en este país es lo de siempre: que nos gusta tergiversar las cosas para acabar llamando vino a aquello que es blanco y está embotellado. Y así nos va, porque nunca solucionaremos el problema que no empezamos admitiendo o reconociendo.

Ver a cerca de 50 pacientes diarios es, de todo punto, una barbaridad. Se deduce que ya no quedarían calificativos para referirnos a aquellos otros días -porque haylos también- en que superamos el medio centenar de pacientes.

Y es que:
1.- en condiciones normales trabajamos muy por encima de lo que sería el 100% de nuestras capacidades.
2.- cualquier incremento de la demanda, por pequeño que este sea, acaba enloqueciendo a un sistema que ya parte desbordado, cuanto más si se trata de un período como el que estamos atravesando, en el que coinciden una Gripe (Virus H3-N2 con el que no se había contado en la campaña de vacunaciones) y una cantidad nada común de toda suerte de infecciones respiratorias.
3.- una primaria permanente saturada es fenómeno tan cotidiano, que no resulta noticia de interés mediático.
4.- adónde hacían falta médicos los recortaron.
5.- los tijeretazos a las condiciones contractuales y económicas están permitiendo que muchos colegas se nos vayan a ejercer a otras latitudes y destinos, de manera que ya no se encuentran suficientes suplentes para cubrir la natural demanda de bajas por enfermedad o vacaciones.

Por contra, eso sí, coincido plenamente con una afirmación: es cierto que la gripe necesita más primaria, pero no recordemos sólo a Santa Bárbara cuando truena; hace falta cada día, día a día y durante todo el año.



Related Posts with Thumbnails