lunes, 14 de octubre de 2013

La consulta blindada



En algunas consultas encuentras cosas realmente curiosas, como este cartel que cuelga de la pared frontal de una de ellas, y que os muestro en ésta fotografía.

Cuando el enfermo acude a consulta y comprueba que no está su médica o médico habitual, lo cierto es que:
1.- En un buen número de casos suele tener un pensamiento de orden ciertamente pesimista:
Pregunta: ¿Y mi doctora? ¿Ya no está? ¿Ahora es Ud. quien pasa consulta aquí?
Respuesta: No, tranquilícese, su doctora estará ausente, aunque sólo serán unos días...

2.- Alguno hay que se interesa por los detalles relacionados con el motivo de la ausencia:
Preguntas: ¿Estará de vacaciones? ¿¡No estará enferma!?... ¡Pero si no me dijo nada!
Respuesta: No lo sé, siento no poder ayudarle: cuando nos llaman no suelen darnos ese tipo de explicaciones.

3.- Cabe pensar que en algún caso se van estructurando los reproches, a juzgar por lo que comentan algunos impacientes...
Afirmación: MI doctora (léase con cierto sentido de la propiedad) "está empezando a fallar", últimamente falta mucho...
Respuesta: Su doctora tiene los mismos días de permiso, y autorizadas legalmente las mismas ausencias que cualquier otro médico... ¿No será que se dio la casualidad de que Ud. vino precisamente en un par de ocasiones en las que ella no estaba?
Otra Respuesta: Su doctora es la Directora de este Centro, motivo por el que alguna vez debe ausentarse, por reuniones u otros asuntos relacionados con su buen funcionamiento.

4.- Alguno hay que hasta pone cara de asco al entrar (no exagero, tal es la contrariedad que sienten ante la ausencia), profiriendo expresiones que nacen desde lo más profundo de sus carencias educacionales, como:
Expresión: ¡Bah, no está! ¡¡¡Hay otro!!! ¡Que mala suerte hemos tenido! ¿Cuando viene MI Doctora?
Respuesta: Si puedo serles de utilidad en algo díganmelo, si por el contrario únicamente quieren ver a su Doctora, cítense otro día, hoy no estará...

5.- Los más de los pacientes quieren a su médico, afortunadamente y no podría ser menos: son años compartidos y de buena relación con ellos, aunque entienden sus puntuales ausencias y reaccionan con la normalidad que brillaba por idéntico motivo en los modos que hemos esbozado al escribir los párrafos anteriores. No faltan, eso sí...
Comentarios de admiración: Es muy buena mi Dra. sabe Ud.?... Se preocupa mucho por todo lo nuestro.
Respuesta: ¡Pues claro que sí!

6.- Y por último, estos son pocos aunque se hacen notar, están los que aprovechan la presencia de un sustituto para soltar desacuerdos, improperios y venenos contra su médico...
Expresión: llevo años pidiéndole esto o aquello y nunca me hace caso, tampoco me manda nunca al especialista... Es un ¡%$·"&%!...
Respuesta: Tengo muy bien conceptuado a su médico, a quien considero un brillante profesional y por lo que le ruego no me hable de él en esos términos. Si Ud. no está de acuerdo con algunas de sus decisiones hágaselo saber a él, o simplemente cámbiese de médico.


Related Posts with Thumbnails