miércoles, 9 de octubre de 2013

El blues del autobús


Femen en el Congreso

La actualidad de hoy es de las que se escogen ante una duda, porque 3 activistas del grupo FEMEN han irrumpido e interrumpido al Ministro de Justicia, durante su intervención en el Congreso de los Diputados, al grito de "¡Aborto es Sagrado!"

De otra parte hoy conocíamos también el problema que más de 30.000 mujeres de la comunidad de Madrid tenían con sus mamografías, en lo que el Consejero de Sanidad ha tildado de mero retraso por errores administrativos.

Que el servicio de Mamobús tiene problemas es algo evidente: no iba a ser el único que saliese airoso de lo que parece un recorte sistemático de todos nuestros derechos y en aquellas prestaciones que -hasta ahora- se nos vino dispensando...

En estos días una compañera visitaba uno de estos autobuses y me contaba su experiencia:

"Tenía cita para la prueba a las 19h00 y llegué, como viene siendo en mi costumbre, unos quince minutos antes...  A medida que se acercaban las mujeres la pregunta no se hacía esperar:
-. ¿Quien da la vez?... ¿O esto como va?
A lo que alguna solía responder:
-. Salen a llamarnos; pero aún están con las que fueron citadas a las 18:10.

La tarde era soleada y agradable, aunque no quiero imaginar lo que hubiera sido de estar lloviendo, como en los días anteriores de la semana...

Por fin, a las 20h15,  la encargada de llamarnos voceó mi nombre, junto con el de cinco mujeres que subimos al vehículo, ciertamente contentas después de tan larga espera.

Saludé a la persona que nos pedía los datos a la entrada, preguntándole por el retraso e interesándome por la hora de cierre. Con cara de resignación respondió que su turno terminaba a las 20h30, pero que el día anterior estuvieron trabajando hasta pasadas las once de la noche, algo que probablemente también les ocurriría hoy...
-. ¿Como voy a cerrar y dejar a más de veinte mujeres sin atender?, ¿¡Después de lo que han tenido que esperar?!... Y no crea que me pagan las horas...

Pasé a la cabina y tras unas palabras amables me esperaba la mejor de las sonrisas. Volví a comentar sobre la cantidad de gente esperando y con tristeza me dijeron que estaban todos indignados, que su coordinador ya estaba harto de enviar escritos, sin que encontrasen repercusión alguna... "



Related Posts with Thumbnails