viernes, 24 de agosto de 2012

No hay paraíso

.
Mi habitual tendencia al optimismo me llevará a no perder la fe que tengo depositada en las generaciones que habrán de sucedernos, portando al relevo nuestras antorchas, aunque admito la existencia de casos que, a diario, le invitan al escalofrío de un tambaleo.

De cualquier modo, en próximas hornadas y salvo para la clase política que probablemente irá por libre, la sinceridad será un valor al alza.

La muchacha, de unos veinte años, había venido hasta la consulta para hablarme del bulto que tenía en su mama derecha. A pesar de contar con antecedentes de cáncer de mama en alguno de sus familiares más directos, no parecía estar demasiado alarmada o muy asustada, cuando menos no me pareció a mí que lo estuviese...

-. Y como lo has notado?... Cuando?... Fue en el contexto de una auto-exploración?... Sentiste dolor?... Molestia?... Cuéntame...
-. No, mi novio me estaba acariciando las tetas... Fue él quien lo notó.
-. (...)


Related Posts with Thumbnails