domingo, 21 de febrero de 2016

Baño público



Pasear por la gran urbe es lo que tiene, que te encuentras la sorpresa agazapada en cualquier esquina... Hoy, y a mi paso por la Glorieta de Embajadores, esto fue lo que vi: un señor tomando un baño en el agua fría que cabe imaginar para el mes de febrero de un invierno tardío, dentro de una fuente pública.

El baño, ya lo ven Uds., fue de los que se adornan de todas las etapas y rituales: desvestirse, mojarse, enjabonar, frotar, enjuagar y volver a vestirse después.


No comprendo las motivaciones de nuestro protagonista de hoy, y aunque puedo imaginar alguna, las comprendo aún menos si tengo presente que en esta misma glorieta se encuentra una de las dos Casas Municipales de Baños con las que cuenta la ciudad de Madrid... perfectamente equipadas y para aquellos que, por circunstancias económicas y/o sociales adversas, no tuvieran acceso a una adecuada higiene.


Related Posts with Thumbnails