sábado, 24 de agosto de 2013

Mercaderes en nuestros templos




¿Adónde quedó aquel concepto de los hospitales como lugares de acogida, de solidaridad y humanidad, de refugio para peregrinos o santuario para los más necesitados?. Hubo un tiempo, allá en la antigüedad, en que fueron los templos los que acogieron a los enfermos quienes, implorando al dios Asklepio y buscando la sanación, se acercaban a pasar la noche al abrigo de estos sagrados recintos.

Hoy hasta la forma de denominar a estas instituciones ha dado un vuelco y pasaron de llamarse con nombres pios, que recordaban el deber social o cristiano de todos (La Fe, La Cruz Roja, El hospital de la Beneficencia...), o los de personalidades del mundo de la Medicina (Santiago Ramon y Cajal, Miguel Servet, Fundacion Jimenez Diaz...) a conocerse actualmente por otros nombres...

Nuestra escala de valores ha cambiado, hasta el punto de que hoy somos capaces de invitar a jubilarse a algún que otro Jefe de Servicio, a través de una carta y sin mediar aviso previo... Por eso y para designar a nuestros centros hospitalarios, preferimos hacerlo honrando a nuestros dirigentes, quienes representan la cúspide de una sociedad que se ha zambullido, buceando en las aguas de un neo-capitalismo tal y de tal manera, que roza el integrismo (Rey Juan Carlos, Príncipe Felipe, Infanta Leonor, Cristina, Elena...)

La foto, que en estos momentos circula por nuestras plataformas sociales, corresponde al recibo de una consumición en la cafetería de un hospital público (en Valladolid), en la que cobrarían hasta por un vaso de agua. Algo que ya no debería sorprendernos cuando vemos que al estacionar en los nuevos hospitales de nuestra comunidad madrileña, no existe la forma de evitar el pago, a pesar de que estos establecimientos se encuentren a las afueras de las ciudades y en el medio de auténticos y despoblados descampados...

Basta con entrar en alguno de ellos para ver que el hall situado en sus plantas bajas guarda, en ocasiones, un fiel parecido con la estética de determinados centros comerciales...

Permitir que se haga negocio con el enfermo o con sus familiares no me parecerá nunca de recibo. Creo que nuestros templos se han llenado de mercaderes...


Related Posts with Thumbnails