viernes, 5 de abril de 2013

El quinto dedo en el quinto pino...




Las prisas son malas consejeras para una consulta e imagino que se infiltran por todos los estamentos de la Sanidad... El sistema está saturado, las listas de espera se van hipertrofiando hasta un exageradísimo finito, y en tal contexto una urgencia se convierte en imprevisto capaz de desquiciar cualquier concentrada agenda...

La otra tarde un paciente se lastimó el quinto dedo (meñique), que quedó un poco deteriorado tras el accidente. Para descartar alguna posible fractura hube de pedir una radiografía urgente y esto fue lo que conseguí tras varias horas y los consiguientes desplazamientos y molestias del paciente...

(En este sentido hemos de recordar los reiterados esfuerzos institucionales a la hora de aconsejar que no se congestionen las Urgencias Hospitalarias y pidiendo que, ante una emergencia, se acuda a unos Centros de Salud que las más de las veces carecen de los medios necesarios para atender tales situaciones)

Como habrán podido observar, el quinto dedo (meñique) no aparece en la radiografía... Es cierto que horas antes había quedado aplastado, aunque no fue tan grave como para hacerle desaparecer...

Basándome en la escasa calidad de la placa así como en la nula puntería de quién la realizó, me atrevo a asegurar que el autor tenía mucho más trabajo del que necesitaba y menos calma de la requerida para no incurrir en fallos como éste...



Related Posts with Thumbnails