viernes, 26 de abril de 2013

El pesimismo de House



  • Foreman: «Para tratar pacientes nos hicimos médicos».
  • House: «No, para tratar enfermedades somos médicos. Tratar pacientes es el inconveniente de ser médico»

Eran las 3 de la madrugada y seguía inmerso en el reiterativo bucle de ver el telediario del canal temático "24 horas"... Este es el inconveniente de las guardias en el SAR, que siendo despejadas algunas noches, no resulta fácil el decidirte a ir a dormir un rato; porque aun teniendo dormitorios: no es tu casa, ni tampoco tu cama, por otra parte siempre existe la posibilidad de que te despierte el sobresalto...

Entonces sonó el teléfono...
-. Buenas noches, le llamamos desde el 061. Parece ser que tienen Uds. a un paciente en la puerta, esperando a que le abran... ¿?
-. Pues aquí no ha sonado ningún timbre... ¿Tú has oído algo? (dirigiéndome al enfermero)...
-. ¡No, no han llamado!
-. Bien, voy a la entrada a comprobarlo. Gracias.

En la puerta un joven, con cierto olor a alcohol, que se había hecho un corte en un dedo; un corte para el que después bastaron unas tiritas... (¿inconvenientes de la gratuidad...?)...

-. ¡Hombre!... ¡Por fin!...
-. Buenas noches, pase Ud... Mire... se lo digo para una próxima vez: aquí tiene el timbre, junto a la puerta, debajo de este cartel en el que con grandes letras se especifica "Timbre"...
-. ¡Pero si he llamado al timbre! 
-. No ha sonado
-. ¡Pues yo he llamado!
-. Hágame un favor: llame Ud. otra vez ahora, por favor...
El muchacho tocó el timbre cuya potencia, que recuerda un poco a la del claxon de un Pegaso Troner, rasgó violentamente la quietud de la noche...
-. ¿Y ahora dígame: Ud. cree que ese timbre puede pasar desapercibido?
-. Bueno... esto... en fín...

Alguna vez, afortunadamente sólo alguna vez: el pesimismo de House podría estar justificado...


Related Posts with Thumbnails