domingo, 27 de junio de 2010

Medicamentos...

.
.

Esa tarde paseaba por el popular Barrio de Malasaña de la capital, topándome de bruces con la fachada de esta vieja farmacia, que seguramente haría las delicias de los oteadores de decorados para la serie "Amar en tiempos revueltos", con la que amenizan las sobremesas de nuestros ociosos.

La contemplación de estas cerámicas me retrotrae a épocas, todavía recientes, en las que el destino de la Industria Farmacéutica no estaba aún en manos de la lógica de la sinrazón.

Ahora, y desde que las autoridades han incomprendido que en éste imperio nuestro del Capital, toda aspiración a enriquecerse es lícita, salvo cuando proviene de quienes se ocupan de mantener o mejorar nuestro más preciado patrimonio (la salud), las cosas parecen haber tomado el camino más errático.

LOS COSTES DE LA INVESTIGACION
Hasta que un nuevo medicamento llega a la farmacia tiene que recorrer un largo camino que puede durar una media de 10 años y suponer un coste de 500 millones de dólares, amén del trabajo de decenas de investigadores especializados en muy diversas disciplinas (clínicos, bioquímicos, biólogos moleculares, toxicólogos, farmacólogos o expertos en simulación informática, entre otros).

Cada nuevo fármaco tiene su historia, aunque todos son frutos de avances en el estudio y comprensión de la enfermedad o de programas específicos en empresas de biotecnología, que exploran -estratégicamente- las líneas de investigación con mayores posibilidades científicas o económicas.

Búsqueda de un nuevo principio activo
La labor comienza con la búsqueda de los posibles principios químicos, bien sea en la naturaleza o en los denominados "bancos de moléculas", aunque ahora también es factible su diseño virtual mediante procedimientos informáticos.

Sirva el siguiente ejemplo para hacerse una idea del trabajo que supone la búsqueda de principios activos en la naturaleza: en 1.960, el Instituto del Cáncer de Estados Unidos inició un programa de recolección de plantas en los cinco continentes. Durante más de 20 años se examinaron 13.000 especies y la actividad antitumoral de 114.000 extractos. El paclitaxel, un extracto del tejo del Pacífico que hoy viene usándose como quimioterático contra el cáncer de mama, fue el resultado de tan ancho proceso de investigación.

En esta línea, los investigadores aseguran que el futuro se encuentra en el fondo del mar, dónde un 80% de los recursos estarían todavía sin explotar. No obstante también advierten de que cada día resulta más difícil encontrar nuevos fármacos empleando métodos tradicionales, por lo que exploran vías alternativas como la manipulación genética ó el reciclado de los productos ya existentes.

En un futuro y por otro lado, los avances conseguidos a través del estudio del genoma humano permitirán el diseño de fármacos más personalizados.

La síntesis de la molécula
Una vez localizado el principio activo a desarrollar los químicos tratarán de sintetizar unos gramos de moléculas candidatas. Para lograr una droga eficaz y sin demasiados efectos adversos es necesario producir miles de compuestos químicos. Por lo general, estas moléculas muestran gran actividad en el laboratorio, aunque la mayoría irá cayendo en la estricta criba que suponen los ensayos clínicos en sus distintas fases. Según los informes de analistas del sector, sólo cinco de cada cinco mil compuestos que comienzan la investigación en el laboratorio acabarán probándose en humanos. De esos cinco, sólo uno será lo suficientemente eficaz y seguro como para llegar a comercializarse.

Ensayos clínicos
El paso siguiente es la experimentación básica o preclínica: el principio activo se prueba con animales de laboratorio en un proceso que viene a durar entre 2 y 4 años.

Sólo entonces el posible fármaco podrá ser sometido a rigurosos ensayos clínicos que tratarán de determinar su eficacia y seguridad, así como la dosis terapéutica adecuada. Los ensayos clínicos más rigurosos son los que implican a un mayor número de pacientes y de centros hospitalarios.

Paralelamente, los expertos trabajarán en las diferentes formas farmacéuticas en que podría ser presentado el medicamento (comprimidos, jarabes, inyectables, etc.) y en su futura producción a escala industrial.

Autorización
Por último la administración sanitaria de cada país tiene que registrar y autorizar el nuevo fármaco para su comercialización. Éste suele ser un proceso largo y tedioso y no es raro que la documentación amarillee en los archivos de algún despacho ministerial.

LA COBERTURA DE LA PATENTE
La Ley de Patentes de Medicamentos de 1.986, que entró en vigor en octubre de 1.992, vino a sustituir lo que hasta ese año sólo había sido una pobre protección de los procedimientos.

Desde entonces, la patente representa el período de tiempo durante el cual el laboratorio descubridor tiene la exclusiva de explotación del producto patentado. En líneas generales este período es de 20 años.

El lector ha de tener en cuenta los siguientes aspectos, a la hora de extraer un objetivo juicio de lo expuesto:
1/ Hablamos de un sector en el que la inversión en I+D se sitúa entre el 15 y 20% de la facturación, esto es: se invierte una buena parte del beneficio anual en un intento, siempre será un intento, de asegurar el medio y largo plazo.
2/ Si tenemos en cuenta que las nuevas moléculas se registran en las muy primeras fases de la sospecha de su utilidad, muchos años antes de su comercialización, la patente acabará protegiendo la exclusiva durante un período de comercialización no superior a los 8 ó 10 años.
3/ Habrán de patentarse muchas moléculas que, posteriormente y en los ensayos clínicos, serán abandonadas al no dar los resultados esperados.

Pero los costes no acaban aquí, será también necesario invertir en:
1/ El diseño y aspecto final del fármaco.
2/ En su fabricación, almacenamiento, distribución, etc...
3/ En promocionarlo, dándolo a conocer al cliente final (en este caso suele ser el médico) a través de costosas redes comerciales especializadas.
4/ Prestigiarlo mediante elaboradas campañas de divulgación.
5/ Asumir los gastos de los ensayos clínicos post comercialización, la farmacovigilancia, etc...

Los escasos avances obtenidos en la última década, así como los cambios estructurales y de plantillas que vienen sufriendo, son efectos secundarios del inapropiado o insuficiente remedio con el que en su día se "intentó fortalecer" a la Industria Farmacéutica (vamos a imaginar, arrinconando la crítica, que esta era la pretensión), y claros signos de la grave crisis por la que atraviesa éste sector, antaño mucho más dinámico.

MI CONCLUSIÓN
Debemos tener muy presente la farmacoeconomía a la hora de prescribir, eso está fuera de toda duda. Pero la industria farmacéutica no puede ser siempre la víctima de las críticas; llevando a este sector a la adinamia innovadora acabaríamos hacíendonos un flaco favor en el medio plazo. Estas empresas pertenecen a sus accionistas (tú, yo, aquél...) y éstos lo son -únicamente- en base a la consecución de beneficios. Es un sinsentido que la mayoría de los tratamientos mensuales al uso, ya resulten más asequibles que una consumición en la barra de un bar, o una llamada vía móvil. Ante premisas tales quedan inmediatamente desautorizadas todas las voces que siguen clamando a favor de más recortes en éstos márgenes.

Existen otras muchas direcciones hacia las que apuntar. Se me ocurren, entre otras:
1/ El sector de la distribución (Cooperativas farmacéuticas y oficinas de farmacia) y los impuestos directos acaparan el 40% del precio de un fármaco.
2/ Racionalizando otros muchos aspectos/recursos del sistema/gasto sanitario.
3/ Otras medidas: discrepo con quienes se manifiestan contra el establecimiento de un copago, sin mostrar reparos en congelar las pensiones o recortar el salario de los empleados públicos. Tales contradicciones no pueden más que surgir de la conclusión de estudios de cuantificación del coste electoral.

NOTA POSTERIOR
Al dia siguiente de la edición de este post se publicaba el siguiente titular en el diario "El Médico": "Farmaindustria y el Ministerio de Sanidad coinciden en que la aportación del sector farmacéutico se ha agotado"...


Related Posts with Thumbnails