martes, 10 de abril de 2018

Nuestra salud


Las madrileñas tienen la esperanza de vida más alta de la Unión Europea con 86,9 años

En esta semana en que celebrábamos
el día Mundial de la Salud


La esperanza de vida de las madrileñas, con 86,9 años, es la más alta de la UE, y la media para los dos sexos, 84,5 años, es de las más elevadas de los países occidentales, unos datos que reflejan el resultado de las constantes mejoras en las condiciones de vida, en la atención sanitaria de nuestra población y en las políticas en materia de salud pública.

El aumento de la esperanza de vida está relacionado con el descenso de las dos principales causas de mortalidad: las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.  El 86 % de las muertes se producen por enfermedades no trasmisibles como la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, los problemas de salud mental, las patologías respiratorias crónicas y las músculo- esqueléticas.

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid recuerda que gran parte de estas enfermedades son prevenibles mediante un estilo de vida saludable, el abandono de la adicción tabáquica, la práctica de actividad física regular, una dieta sana y el mantenimiento de un peso normal.

En adultos es fundamental comer frutas, verduras y legumbres, limitar el consumo de azúcar, reducir el consumo de sal y evitar la ingesta de grasas, siendo preferible las no saturadas (presentes en el aceite de pescado, los frutos secos, o el aceite de oliva…) a las grasas saturadas.

Por su parte, la actividad física aporta beneficios adicionales, independientes de la alimentación, y resulta  fundamental para mejorar la salud física y mental de las personas. El ejercicio reduce el riesgo de hipertensión, diabetes, cáncer de mama, depresión y caídas, además de mejorar la salud ósea y el control del peso.

Se estima que la inactividad física es la causa principal de entre un 21 y un 25 % de los cánceres de mama y de colon, del 27 % de los casos de diabetes y aproximadamente del 30 % de los de cardiopatía isquémica.

El tabaquismo es el causante del 22 % de las muertes por cáncer, al igual que el consumo nocivo de alcohol es un factor de causa en más de 200 enfermedades y trastornos y está asociado con el riesgo de desarrollar problemas mentales y alcoholismo.

La reducción de las adicciones es un elemento importante en la salud de nuestra población y desde Salud Pública se trabaja con un abordaje integral para la reducción del consumo, para que el inicio del consumo sea cada vez más tardío y, por último, para cambiar la percepción del riesgo sobre el consumo de drogas.



Related Posts with Thumbnails