lunes, 9 de diciembre de 2013

Escuchando corazones



Podría afirmarse que uno de los instrumentos más útiles para la práctica diaria, el fonendoscopio o estetoscopio, fue descubierto por vergüenza... Debemos este aparato a René Laënnec, un médico por el que siento gran simpatía, habida cuenta de que trabajé en una clínica francesa que llevaba su nombre...

Esta es la interesante historia del descubrimiento:
Corrían los tiempos del terror que supuso la Revolución Francesa cuando un joven y timorato médico -René Laënnec- se dirigía, no sin cierta preocupación, al domicilio de una paciente.

La señora era una cardiópata obesa para con la cual la exploración suponía un auténtico suplicio: el pudoroso costumbrismo de la época exigía la práctica de la auscultación mediata (el médico aplicaba la oreja directamente sobre el pecho del enfermo) en una habitación cerrada y a oscuras. Las posibilidades de escuchar algo medianamente útil se difuminaban por lo rudimentario de la práctica, y de una manera particularmente llamativa con el sobrepeso.

Al poco de doblar la esquina unos niños despertaron la curiosidad de nuestro ensimismado Laënnec: se divertían con un arbol hueco que había sido abatido pocos días antes, jugaban a tratar de identificar -escuchando- los sonidos que otro niño producía al golpear el extremo contralateral del tronco de madera.

El juego de estos muchachos supuso para Laënnec la fuente de una revelación que habría de cambiar su vida... Al llegar a la casa de la paciente enrolló unos documentos que llevaba en la cartera, apoyando el cilindro de papel resultante sobre la zona precordial de la dama, mientras aplicaba la oreja en el otro lado: lo que escuchó le sorprendió muy gratamente y supuso el descubrimiento del estetoscopio.

Los primeros estetoscopios fueron rígidos y de madera... La evolución les llevó a ser los fonendoscopios que actualmente conocemos: flexibles y de campana. Con ellos escuchamos cuanto nos cuentan los corazones...


a
Vean también este interesante vídeo que resume el origen de éste invento, del que bien puede decirse que fue descubierto por vergüenza, tal y como afirmábamos al principio...



Related Posts with Thumbnails