martes, 18 de diciembre de 2012

Banderas blancas

.
Leganés (Madrid)

De cuantas ideas se han tenido y fomentado, a la hora de polarizar la protesta contra las medidas privatizadoras propuestas por la Administración Autonómica, puede que la de sugerir colgar sábanas de las ventanas resultase la más inspirada; pocas tan evidentes, a la par que sencillas y económicas.

Sin embargo, a juzgar por el escaso número que he podido ver a lo largo de las dos últimas semanas (sólo dos sábanas), se deduce que la medida no supo explicarse, o que no se alcanzó a motivar la adecuada implicación, pues resulta evidente que el mensaje no cuajó. 

Por otra parte, el que las dos sábanas estuviesen identificadas como de uso exclusivamente hospitalario, me hace pensar que pendían de las ventanas de profesionales de la Sanidad, que no de usuarios.

En nada llegó a parecerse, esta respuesta ni por asomo, a la idea de las banderas animando a nuestra selección de fútbol durante el Mundial, en la que seguramente debió inspirarse... 


Lavapiés (Madrid)

Debe ser este un motivo para la reflexión, puesto que a la hora de defender la Sanidad el objetivo final debe ser el de implicar a los pacientes en una reivindicación que nunca habrá de ser sólo nuestra; es ésta una asignatura que, a pesar de lo positivo, loable y destacable de nuestra actual cohesión, no hemos conseguido aprobar aún.

A lo largo de los días de huelga, cumpliendo con los servicios mínimos, he podido ver y entender que una gran mayoría de los pacientes apoyaba "nuestra" protesta de una forma que no iba más allá de su intención de volver otro día, a por "lo suyo"... Otros hubo, y fueron afortunadamente los menos, que mostrándose solidarios con "nuestras" reivindicaciones, no parecían dispuestos a marcharse a su casa sin sus recetas.

Cuando tocan los 10 minutos de concentración diaria a las puertas del Centro, puedo constatar también que si alguna vez se acercó algún paciente para sumarse a nuestra manifestación, éste fue el integrante de la excepción que ha de confirmar la regla de sus habituales ausencias.

Si los pacientes no entendieron que ésta fue y es también su guerra, y creo que no lo hicieron en una amplia mayoría: es porque el colectivo de sanitarios no supo priorizar en la dirección de su motivación y captación.



Related Posts with Thumbnails