domingo, 10 de abril de 2011

Las Mariposas del Alma



En la segunda mitad del siglo XIX nacía Santiago Ramón y Cajal, el médico que hasta hoy ha perfilado, y que probablemente seguirá constituyendo durante muchos años, el simbólico techo de nuestros logros científicos.

D. Santiago no quería ser médico, por suerte su vocación le orientó inicialmente hacia la pintura. Aunque la autoridad paterna se empeñó en "reconducir" la tendencia académica, nada pudo hacer con la inclinación o las preferencias de su hijo: por eso Ramón y Cajal fue durante toda su vida un "pintor de neuronas", o de "Mariposas del Alma" tal y como él, tan poética como acertadamente, solía llamarlas. 

A lo largo y ancho de los años, de muchos años, estudió la forma... primero de teñirlas para verlas, después dibujarlas y más tarde asimilarlas y entenderlas...

Por tal labor D. Santiago fue reconocido con dos de los más altos galardones con los que se puede llegar a elogiar la labor de un cientifico: la medalla Helmohltz (1.905) y el Nobel de Medicina y Fisiología que compartió con el italiano Camilo Golgi en 1.906.


Related Posts with Thumbnails