sábado, 30 de junio de 2012

¡Ah del Centro de Salud!

.
.

Hace poco he tenido ocasión de conocer a una enfermera que formaba parte del equipo del Centro de Salud del barrio de El Naranjo, en Fuenlabrada (Madrid), cuando hace ahora poco más de un año y medio, un individuo armado con un hacha entró causando estragos entre los profesionales que se encontró a su paso...

La verdad es que no es lo mismo que te lo cuente una persona que lo ha vivido en directo, que leerlo o verlo en noticiarios que maltratan distorsionando el drama.

Cada año se vienen comunicando más de 450 agresiones contra integrantes de la clase médica de nuestro país, y esas son las que sepamos, porque seguro estoy de que se producen muchas más y de que, con las escasas soluciones tomadas hasta la fecha, seguirán en aumento...

Al final tendremos que actuar como en este pueblo castellano, cuya fotografía expongo y de la que amplío un detalle central en la esquina inferior derecha: esto es, fortificando de similar guisa los accesos al Centro de Salud.



viernes, 29 de junio de 2012

Mitridaticum, Triaca o Terica

.



Alguna vez en mi blog, aunque muy esporádicamente, me gusta intercalar algún pasaje de la Historia de la Medicina, asignatura por la que siempre mostré gran interés ya desde los años de la licenciatura.

Hoy os hablaré de los venenos, ó mejor, de los contravenenos: del que alcanzó a ser, conceptualmente y durante siglos, algo así como el antídoto universal. Se trata del Mitridaticum, también llamado Triaca o también Terica.

Ya desde el principio de los tiempos los venenos se consagraron como un arma para destruir enemigos y, por este mismo motivo, en algo de lo que era necesario defenderse.

En la antigua China hubo un "Emperador rojo", Shen Nung, quien experimentó venenos consigo mismo, encontrando antídotos para ellos y constituyéndose en el autor de la primera farmacopea del país de la Gran Muralla.

En occidente el problema era similar, particularmente para reyes y aristócratas, quienes frecuentemente fueron víctimas de familiares envidiosos, interesados en sustituirles... En tiempos más tardíos hubo incluso familias -recuérdese a los Borgia, a algún Medici...- temidas entre otras muchas cosas por sus conocimientos en este campo... 

En la época del fortalecimiento del Imperio Romano (siglo I a.C.) hubo en el Ponto un rey que accedió al trono a la edad de 13 años, tras la violenta muerte de su padre. El joven soberano, Mitridatos VI, fue un desconfiado por naturaleza y, como ladrón que juzga por su condición, no quería que le hicieran lo que él le había hecho a los demás: para comenzar, se deshizo para siempre de su madre y hermano, después de reyes vecinos como Arcadio VI y sus hijos. Obligado desde su más tierna edad a defenderse de sus astutos tutores, acostumbró su cuerpo a soportarlo todo, incluso los venenos, ya que toda su vida sufrió un permanente pánico a ser envenenado. Los historiadores recuerdan que “se divertía haciendo experimentos con los desdichados criminales... anunció haber descubierto un antídoto para todas las ponzoñas de reptiles, así como para todas las sustancias venenosas”. Como para permanecer en el poder había que combatir y expandirse, se dispuso a luchar contra los romanos, y así estuvo toda su vida guerreando; por varios años fue ganador pero al final acabó siendo vencido en una revolución encabezada por su hijo predilecto. Dice la leyenda que cuando le ocurrió esto, a la edad de 70 años, intentó envenenarse pero fracasó en su intento, por lo que se hizo matar por un esclavo.

¿Cómo logró Mitridatos El Grande “inmunizarse” contra los venenos?... Bebiendo por ciertos periodos de tiempo pequeñas cantidades en combinación... A tal polifarmacia, que llegó a contener hasta 54 ingredientes, se la llamó Mitridaticum, luego Triaca o Terica. Este antídoto polivalente contenía, entre otras cosas, carne de víbora y toda clase de compuestos vegetales.

La primera descripción de la Terica está en verso, y su componente más importante es la carne de víbora. Galeno también la utilizó y prescribió: “tenía setenta y tres ingredientes recetados, como píldoras del tamaño de granos de uva”. En épocas posteriores se llamaba Teriaca o Triaca (que en griego significa fiera); su uso se extendió por muchos siglos en Europa, llegando a ser particularmente famosa la Triaca de Venecia.

Con el tiempo se desarrollaron reglas y costumbres sobre cuándo y cómo debían cultivarse las hierbas que componían la pócima, algunas de las cuales se convirtieron en supersticiones. Durante años los farmacólogos aconsejaban remover las drogas con el cuarto dedo o anular, pues se lograba el máximo de efectividad ya que dicho dedo -supuestamente- tenía una vena que se comunicaba directamente con el corazón, idea por la cual es posible que el anular se haya popularizado como lugar en el que llevar la alianza matrimonial.

William Heberden (1710-1801) en la Inglaterra del siglo XVIII con sólidos argumentos desaconsejó el uso de la triaca, y fue así como ésta comenzó a ser retirada de las principales farmacopeas. Pero antes de ello, esta polifarmacia fue el remedio más popular entre pacientes, médicos y droguistas, durante más de un milenio, por lo que el rey Mitridatos llegó a ser recordado como un verdadero sanador, más que como el cruel guerrero y mandatario que fue en realidad.

Con todo, la Terica se resistió a morir; cuando en 1830 Claude Bernard, el padre de la fisiología moderna y descriptor del "medio interno", era aprendiz de boticario: se le instaba a no desechar los remedios estropeados durante la preparación de la prescripción, pues estos siempre podrían utilizarse para hacer la mágica poción.

Hoy podemos afirmar que el que fue el antídoto universal más conocido de todos los tiempos ya es historia, hasta el punto de resultar absolutamente desconocido por una buena parte de nuestro colectivo, siendo el carbón activado y salvando muy mucho las pertinentes distancias, lo más parecido al Mitridaticum que hoy tenemos...


.

jueves, 28 de junio de 2012

La vida sale al encuentro

.



La cadena de divulgación científica NEW SCIENTIST ha publicado ahora las imágenes del que fue, en el año 2.010, el primer parto cuya evolución fue, por así decirlo, grabada "por dentro"... esto es: el primer parto del que se hizo un seguimiento por medio de la Resonancia Magnética Nuclear (RMN).

A través de las imágenes, correspondientes a los últimos instantes del parto, podemos adivinar los distintos momentos de las contracciones uterinas, así como el avance del feto hasta su coronación y definitiva expulsión cefálica.



miércoles, 27 de junio de 2012

1, 2, 3, 4, 5 y 6 minutos...

.


Trailer del documental Seis Minutos. Una película que pretende abrir el debate sobre la importancia de la Atención Primaria y la Medicina de Familia.

Varios médicos plantean cuestiones, preocupaciones y puntos de vista sobre una forma de entender la medicina que parece desvalorizada ante la prisa, la especialización y la deshumanización del mundo moderno.



Los paros médicos convocados

.
Los paros que nos ocupan esta semana están teniendo un seguimiento muy desigual y un éxito que, como casi siempre, depende de la fuente consultada: un 68% según el sindicato convocante y un escaso 10% según Sanidad...

Quiero, aprovechando la plataforma de mi blog, manifestar que lo hubiera secundado: que coincido con todos y cada uno de los puntos que se reivindican, por lo que de buen grado hubiera seguido el paro de tres horas. Como yo, muchos compañeros que, por unos motivos o por otros y lamentablemente, tampoco lo secundaron.

¿Y por qué motivo, os preguntaréis, no lo hemos apoyado?... Sencillamente porque la hora oficial de inicio de nuestro turno es a las dos de la tarde (14h00), y los paros convocados comienzan a las 15h00 para acabar a las 18h00... 

¿Qué significa esto?: pues que habríamos tenido que acudir al Centro de Salud a las 14h00, para parar a las 15h00, y poco menos que hacer el tonto por las inmediaciones del Centro y hasta las 18h00... Para después, de 18h00 hasta las 21h00, ver al destajo de pacientes que suponen todos los que estaban programados a lo largo de las seis horas asistenciales de la tarde, en tan solo tres, y por supuesto: dejando de cobrar las tres horas de huelga...

Afirmo pues rotundamente que el mal planteamiento del paro para los integrantes del turno de tarde ha incidido muy negativamente en las cifras de seguimiento.

De cualquier modo: estimaciones y cifras no deberían servir para extraer conclusiones válidas: independientemente del seguimiento de los paros, la práctica totalidad de los profesionales sanitarios están  en profundo desacuerdo, muy descontentos con las nuevas medidas que han venido a castigar tan duramente a un sector -el nuestro- que en la actualidad sufre tan profunda desconsideración por parte de la Administración. Otra cosa, bien distinta, es que estén dispuestos a perder más dinero de su ya escaso salario, para proclamar una vez más tales evidencias...

A los organizadores: en lo sucesivo debéis concentraros en evitar tales errores de previsión y/o programación; es triste pensar que unas veces por otras estamos dejando pasar demasiados trenes...



lunes, 25 de junio de 2012

Confirmado: la política puede ser útil

.


La electrocardiografía es una prueba fundamental en Medicina, al no ser invasiva (no producir ningún daño al paciente) y aportar un sinfín de datos acerca del estado de un corazón.

A la hora de realizar un electrocardiograma (EKG) de doce derivaciones (el más habitual) debemos situar diez electrodos sobre la superficie corporal del paciente: cuatro de ellos irán a cada una de las cuatro extremidades, en un orden perfectamente establecido y determinado por un código de colores. Los otros seis electrodos iran ordenados precordialmente, esto es: delante del corazón, dónde tambien habran de ser colocados según un estricto orden numérico (el 1, el 2, el 3...)...

Para ilustrar la importancia del minucioso orden de los electrodos al que me he referido, bastará decir que si lo alteramos podríamos leer que un paciente sano está sufriendo un infarto, sin que no sea más que un artefacto propio de la inadecuada colocación de los mismos.

Aunque he estudiado numerosas veces este asunto del orden, lo cierto es que nunca consigo recordarlo, porque suelen ser los enfermeros los que se encargan de hacerlo, aunque no sea este motivo suficiente para que deje de pensar en una posible situación en la que carecería de ayuda... Así que el otro día me esforcé en volver a memorizarlo, pidiéndole a mi compañero José Luis (DUE del SAR en el que me encuentro) que hiciese el favor de explicármelo mientras realizábamos un EKG a la primera paciente que vino quejándose de un dolor en el pecho...

José Luis me comentó: 
-. Es tremendamente fácil, si recuerdas esta regla mnemotécnica: "¡FALANGE, A LA DERECHA!"... Ya sabes que los colores de la bandera de la Falange son el rojo y el negro" - dijo ésto mientras colocaba el electrodo rojo en la muñeca derecha, y el negro en el tobillo derecho.
Después añadió:
-. "¡Y ARRIBA ESPAÑA!" - mientras colocaba el electrodo amarillo en la muñeca izquierda (arriba quedaban pues el rojo y el amarillo, los colores de la bandera española), y el electrodo verde en el último miembro que nos quedaba libre, el tobillo izquierdo...

Ya ven, algunas veces la política puede sernos útil... 
Como espero haberlo sido yo y como lo fue José Luis...!



sábado, 23 de junio de 2012

Muerte en el trabajo

.
.

Como cada año y con la llegada de la primavera, a nuestra casa llegan nuevos propietarios: se trata de una pareja de golondrinas que anidaron, hace ahora algunos años, en una esquina junto al techo, en el interior del amplio garaje comunitario.

Solo pueden entrar a ocuparse de su nido o salir a la calle con la llegada de algún vecino y la apertura del portón automático. 

Cada tarde, cuando al llegar a casa me dirijo al aparcamiento de los sótanos de la finca, lo hago acompañado: conmigo entran o salen dos golondrinas que probablemente estuviesen esperándome, agazapadas, impacientes y conocedoras de mis horarios.

Por cuanto pude ir viendo después, no es ésta una práctica infrecuente para el haber costumbrista de las aves: en el interior del garaje de mi centro de trabajo también hay nidos, aunque en este caso y al no existir portón, sus inquilinos no necesiten esperar a su apertura... 

Quiso el fatídico destino, hace ahora casi dos años, que esa puerta le cayese encima a una compañera, una doctora que aquel día acababa de llegar para cumplir con su jornada de trabajo, y quiso que pereciese en el acto, aplastada bajo dos incuestionables toneladas de descuido...

En memoria de Mari Paz y como un alegato a favor de la seguridad en el trabajo...



viernes, 22 de junio de 2012

LA DOCTORA vende...

.
.

Temo por tanto recorte a nuestras condiciones salariales y laborales, que no habremos de tardar mucho tiempo en pensar en nuevas formas de ganarnos la vida, habida cuenta de que a este paso y con lo que obtengamos vía ejercicio de la Medicina, no habremos de llegar con holgura hasta el final del mes...

En cuanto a ideas y de mi paso por Navalcarnero hoy, se me ocurrió la de emular a nuestra colega -la Doctora- montando una inmobiliaria...

Porque al fin y al cabo, al margen de los períodos de crisis, el del ladrillo siempre fue uno de los pocos negocios en los que supimos cimentar el crecimiento de nuestra economía.



jueves, 21 de junio de 2012

El verano ya llegó

.
.

El programa de recortes del partido gobernante ha acabado afectando a las Urgencias.
Ahora algunas son de pago...

Sirva la fotografía para recordar a todos, con humor, la conveniencia del cobijo de una buena sombra, así como la de una conveniente hidratación, en esas horas en las que más castiga el sol del estío.

¡Hoy estrenamos verano!.


martes, 19 de junio de 2012

Dp/ Amén

.
.

Cuando trabajas en diferentes Centros y Areas de Salud, por todos es comprensible que en cada uno tengan sus peculiaridades, sus diferentes procederes y procedimientos...

Pero hay cosas que nunca, cosas que jamás esperarías encontrar, como las botellas que hoy pude ver en el armario de la medicación...

El remedio no se acompañaba de ficha técnica, aunque presumo que al aplicarlo se hará necesario entonar aquel  infalible "Sana, sanita..."...



domingo, 17 de junio de 2012

In a village of La Mancha...

,
.

Resulta no sé si indignante, descorazonador, o un poco ambas cosas, el que desde nuestras propias instituciones se insista tanto en animarnos a salir del país, como quien quisiera colocarnos un puente de plata...

Hace poco una compañera me hablaba de la reciente finalización de los estudios de Fisioterapia de un hijo suyo, y de como en el discurso de despedida, el día de la Graduación, se les animaba a salir al extranjero en busca de nuevas oportunidades de desarrollo, formación y empleo...

Algunas amigas de mi hija, las que acabaron enfermería hace ahora casi un año, se encuentran realizando un curso rápido de alemán, organizado por el INEM y que culminará en un contrato con el Sistema Alemán de Salud, para trabajar en alguna de sus muchas Residencias de la Tercera Edad o Clínicas de diversa índole...

Cuando vas por la calle o viajas en el Metro, hace meses que puedes ver ésta promoción institucional la cual, desde instancias de la Comunidad de Madrid, insiste en que es cada vez mayor el número de Centros en los que la educación de nuestros hijos, casi en su práctica totalidad, les será impartida en la lengua de Shakespeare, por parte profesores bilingües...

El conocimiento de los idiomas más usados es muy importante, siempre lo fue y seguirá siendo, aunque en tiempos como los que corren está resultando casi obsesivo, da un poco la sensación de que el prepararnos para salir fuese el único proyecto que, desde los poderes públicos, supieran o pudieran ofrecernos...



sábado, 16 de junio de 2012

La irracionalidad del miedo

.
.


En ocasiones es suficiente con un simple y agradable paseo por un pequeño y tranquilo pueblito, uno de tantos y cuantos salpican la geografía de nuestra piel de toro, para tropezarse con instantáneas como ésta.

Escenarios capaces de situar a la curiosidad al frente del motor de la imaginación... Imágenes en cuyo trasfondo tal vez se oculte una historia difícil, una personalidad complicada o ambas cosas, que pudieran rozar la necesidad de ayuda propia de algunas patologías...

Cómo es posible que residiendo en un pueblo, de aquellos en los que la tranquilidad pasa con demasiada frecuencia a llamarse tedio, uno necesite parapetarse tanto tras unos carteles de advertencia de peligro o la agresividad de un animal... ?
.
Quizá no sea ésta más que la consecuencia de una onda expansiva de mi imaginación, es posible que no sea el caso que especulamos, aunque sí el pretexto para recordar a los centenares de miles de personas que, por un motivo u otro y en la enferma madurez de nuestra civilización, se encierran en el caparazón de sus vidas, incubando lo más triste de sus soledades... 
.

viernes, 15 de junio de 2012

Se ruega no escupir al médico


Centro de atención primaria, antes ambulatorio. Entre pacientes esperando turno, acompañando a una persona que necesita atención, aguardas en el vestíbulo, apoyado en la pared con un libro en las manos. Frente a ti, impreso en fotocopia, un rótulo pegado con cinta adhesiva: «El Colegio de Médicos actuará por vía penal contra toda clase de insulto o agresión hacia el personal de este Centro». Al lado, otro de las mismas características referido al Colegio de Enfermeras. Un poco más allá, un tercer cartel: «Se ruega guardar silencio».

En la sala de espera hay sólo una veintena de personas, pero el guirigay es espantoso: conversaciones en voz alta, llamadas por el móvil. Parece un mercado. Abundan las protestas a grito pelado, con intención de que las oiga el personal sanitario que anda cerca, en plan estoy citada a las cinco menos cuarto y son menos cinco, qué poca vergüenza, mira qué tranquilas van las enfermeras y nosotros aquí, esperando, menuda pandilla de golfos, etcétera. Todo eso, expuesto con la zafia prosodia que manejamos los españoles en nuestras relaciones con el prójimo. Por supuesto, hay varias señoras de pie y varios fornidos varones sentados, mirando al vacío como si no las vieran.

Con quince minutos de retraso -plazo razonable, dado el trajín y la acumulación de gente-, entras en la consulta acompañando al paciente. Un médico con claros síntomas de agotamiento atiende sin levantar la cabeza mientras rellena los impresos adecuados. Y cuando a una de sus preguntas el paciente responde: «Desde las vacaciones», el doctor levanta por primera vez la cabeza, lo mira sarcástico y comenta: «Yo no tengo vacaciones». Luego procede al reconocimiento, mientras a través de la puerta cerrada llega el espantoso vocerío que continúa afuera, los gritos y las desconsideradas conversaciones en voz alta.

Toca ir a urgencias. Como ahí la peña anda más perjudicada, el griterío es menor. Algo. Pero no faltan conversaciones telefónicas, voces en alto y protestas. Por la espera, por la falta de asientos, por no poder fumar, porque no hay máquina de café y refrescos. Todo cristo tiene algún agravio sanitario que exponer, directa o indirectamente, cada vez que asoma alguien del centro. Aguantando estoicas las preguntas, las protestas y los malos modos -con el pretexto de enfermedad propia o cercana, la falta de educación alcanza en lugares como éste extremos inauditos-, dos cansadas enfermeras, con una buena voluntad digna de elogio, se ocupan de todo con mucha mano izquierda, resignación y envidiable sangre fría.

Llaman a un paciente. Fulano de tal. No aparece. Alguien comenta que se ha ido, cansado de esperar. No sería tanta urgencia la suya, piensas, aunque procuras no manifestarlo en este ambiente más bien hostil. El próximo paciente es una señora joven, musulmana, con pañuelo en la cabeza, acompañada por su marido, que se levanta para escoltarla. No puede venir usted, dice una enfermera. En urgencias sólo entran los pacientes. Entonces, el marido monta una bronca espantosa. Él no deja sola a su mujer allí dentro, y todos son unos racistas. Él conoce sus derechos. Sale un médico. Intenta convencerlo. El otro levanta más la voz. Racistas, insiste. Al final, claro, entra con la mujer. Entonces todos los pacientes, que habían estado callados mientras las enfermeras y el médico se enfrentaban al marido, estallan en comentarios. Podían irse a que los atendieran en su tierra, y cosas así. Un par de ellos sacan el móvil y se ponen a contar el episodio a su familia, amigos y vecinos. A gritos. Mira tú el moro. Etcétera.

Sales al pasillo y vuelves a la sala de espera. Bajo los carteles que piden silencio, el vocerío es insoportable. Zumba la colmena de conversaciones en voz alta, ordinariez, descortesía y comentarios despectivos sobre el funcionamiento de la sanidad pública española. Se cae la cara de vergüenza, dicen. Y todo eso. Por un momento sientes el impulso de levantar la voz, como todos, para decir: «Tenéis una sanidad pública que no os merecéis, tontos del culo. Que no nos merecemos. Una sanidad fantástica. Gracias deberíamos dar por que esto todavía aguante. Que a saber cuánto dura. En vuestra puta vida, en la nuestra, podríamos pagarlo de nuestro bolsillo. ¿Quién os habéis creído que somos?».

Es lo que te pide el cuerpo decir. Pero no lo haces, claro. En vez de eso, cierras el pico y te apoyas en la pared bajo los carteles donde se advierte a quienes insulten o golpeen a médicos y enfermeras. Luego abres el libro que traías, haciendo como que lees; mientras, en efecto, se te cae la cara de vergüenza.

Fuente:
"Se ruega no escupir al médico"
Patente de Corso
Arturo Perez Reverte
para XL Semanal - 11/06/2012



miércoles, 13 de junio de 2012

Desnudarse para vestir bancos...

.
Paso de nudistas ante el Banco Central de Cibeles (Madrid)


La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid, AMYTS, ha anunciado movilizaciones de protesta contra las últimas medidas de ajuste emprendidas por el gobierno regional, convocando unas jornadas de huelga para los dias 26, 27 y 28 de junio, con paros de 3 horas en dos turnos posibles y definidos: de 08h a 11h y de 15 a 18h.

El Secretario General de AMYTS, Julian Ezquerra, ha criticado que, durante el período de 2.008 a 2.012, los facultativos de la Comunidad han sufrido un recorte salarial entre el 25 y el 30% (ver noticia)...

Parece que se van articulando y configurando acciones de protesta que ójala fragüen condensandose en auténticas manifestaciones de nuestra repulsa: es indigno que tantas medidas se condensen contra un colectivo que ya partía de una base salarial muy inferior a las medias de otros países europeos, a sus niveles de preparación y cualificación, así como al alto grado de responsabilidad asumido en cada acto profesional.

Son todas ellas medidas que fueron adoptadas por gobiernos Centrales que no tuvieron en cuenta la situación de inferioridad de la que partían los salarios de determinadas Comunidades Autónomas, o por un Gobierno Autonómico que se ha caracterizado por presumir de tener un superávit, a lo largo del período que contemplamos, o que incluso ha llegado a anunciar la posibilidad de reducir impuestos. 

En cualquier caso siempre se impusieron desde la injusticia de la unilateralidad: y me pregunto si resultaría igualmente lícito, desde nuestra posición habitual de víctimas, el decidir trabajar 3 horas diarias menos desde mañana, apelando a la salubridad de la que se beneficiaría, con tal medida, todo el colectivo.

Compañeros, nos están desnudando!... Y... o detenemos este trato indigno y voraz, o quedaremos para vestir bancos!.



lunes, 11 de junio de 2012

God save the Drag

.
.

Como extensión y complemento de lo que escribíamos en el post anterior, a modo de consecuencia directa de la diferente tolerancia sexual que encontrábamos allende nuestras fronteras, en Francia no son infrecuentes los tropiezos urbanos de una guisa como la que pretende ilustrar la fotografía del encabezado, en la que destacaría la naturalidad con la que un transvestido pasea su elección, en una apacible tarde de verano.

En España, al igual que los expendedores automáticos de preservativos a los que nos habíamos referido, aunque salvando las lógicas distancias que me imponen el profundo respeto que siento por todos y cada uno de los determinantes humanos, los Transvestidos o Travestis, los Drags y demás manifestaciones del Cross-Dressing son todavía condiciones que florecen al amparo de determinados ambientes, las más de las veces nocturnos, o perimetrados en el contexto de demarcaciones especificas como Sitges, o el barrio madrileño de Chueca.

Para bien o para mal, aunque sospecho que no es cuestión para congratularse, más allá de las estrechas fronteras vaticanas siempre fuimos el bastión del cristianismo europeo...


Una mujer no se vestirá de varón y un varón no se pondrá ropa de mujer,
y el que lo hace es una abominación a los ojos de Yahvé. 
(Deuteronomio 5 (22-5)


En fin, aquí no somos tan tolerantes, pero conseguimos victorias en Rolland Garros, no todo van a ser inconvenientes...



domingo, 10 de junio de 2012

Su condón, gracias!

.
.

Son imágenes que nos deja la visita a un país vecino, en el que por el simple hecho de doblar una esquina, se accede a una invitación para el contraste.

En la fachada de cada farmacia francesa se exhiben máquinas distribuidoras de preservativos, dentro de lo que supone la exigencia de una normativa legal encaminada a la prevención del contagio de las ETS, así como de embarazos no deseados.

En nuestro país el acceso a éstos dispensadores automáticos depende más de la iniciativa individual, por lo que podemos verlos escondidos en los cuartos de baños de algunos de nuestros locales de ocio, las más de las veces nocturnos.

Qué duda cabe que nuestros vecinos tuvieron siempre una actitud más tolerante, permisiva, única y útil en lo que a sexualidad se refiere y a cuantos temas se derivan de ella, lo que le permitió ir a la cabeza de su  entorno en todo lo referente a la educación y la prevención necesarias sobre tales asuntos. 

En este sentido conviene destacar, como curiosidad histórica, que los primeros dispensadores automáticos de preservativos ya se instalaron en determinados lugares públucos de la Argentina de 1.947, siendo retirados en 1.955, tras la caída del régimen democrático.



sábado, 9 de junio de 2012

114 primaveras

.
.

El pasado 2 de junio, en los Telediarios franceses fue noticia el 114 aniversario de esta mujer, Marie Thérèse Bardet, quien lo festejaría con la escasa conciencia de una deteriorada vigilia, aunque acompañada para la ocasión por familiares y convecinos de su Residencia Geriátrica.

Porque no todos los días se alcanza a ser la mujer más anciana de Francia, la abuela de Europa y la sexta persona de más edad de cuantas residen sobre la faz de ésta tierra, según la lista de "supercentenarios" validada a escala mundial por The Gerontology Research Group, que registra los actas de nacimiento de las personas que superan los 110 años

La de la abuela Bardet fue celebración más mediática que otra cosa, aunque no sé si por las exigencias de un supuesto protocolo en tales situaciones, o por la lógica incapacidad de la homenajeada para sobrellevar ciertas algarabías.

Pero lo cierto es que Marie Thérèse falleció ayer, en el geriatrico de Pontchâteau en el que residía, sin que hubiese pasado una semana desde su cumpleaños. En los medios no se cita la causa de la muerte, por lo que me aventuraré a especular con la posibilidad de negarse en rotundo a saberse abuela de una Europa tan  insolidaria con sus ciudadanos como amiga de los mercados...

Así que por una vez, sólo por ésta vez, es cierto que me alegra no haberme anticipado tempranamente, escribiendo la noticia, con los parabienes de unos "y que cumpla muchos más", que suelen ser habituales en éstos casos.


En esta semana, por cierto, Federico García Lorca también habría cumplido 114 años...



Related Posts with Thumbnails