domingo, 10 de octubre de 2010

La bola de cristal

Hay ocasiones, afortunadamente muy puntuales, en las que me gustaría saber de donde me cuelga la bola de cristal que algunos alcanzan a verme, aunque solo fuera para poder cargarle las pilas...

-. Vengo a que me recete el medicamento para el estómago...
-. Dígame...¿Como se llama?
-. Ah, no lo sé -señalando con una inclinación de la cabeza hacia el monitor del ordenador- ¡ahí estará!
-. Aquí hay cerca de 100 medicamentos -volviendo a señalar el monitor con un gesto similar- todos los que ha consumido a lo largo de los 10 últimos años...
-. ¡Pues el del estómago!
-. Para el estómago debe de haber aquí...¿una docena...?: ¿Omeprazol?... ¿Motilium?... ¿Almax?... (etc)
-. ¡No lo sé!...¡El que tomo yo!... ¡Pero eso sí, no me vaya a recetar uno que me "mandaron" una vez y que casi me mata!
-. Mire Ud.; tenemos dos opciones: o vuelve en los próximos días con el nombre del medicamento o, si así  lo prefiere, espera a la semana que viene en que ya estará su médico; pero con esas premisas no puedo recetarle nada...


3 comentarios:

  1. Sorry for my bad english. Thank you so much for your good post. Your post helped me in my college assignment, If you can provide me more details please email me.

    ResponderEliminar
  2. Colega (vaya que soy distraido; recien te mandé un comentario y me olvidé que tu blog, es de un médico) ¡ Que coincidencias asombrosas que tiene esta vida! En mi consultorio, me ocure seguido esto que comentas. Lo bueno del caso, es que tanto tu como yo, lo tomamos a risa, que si no, la úlcera será nuestra.
    Juan José Valdecantos
    Médico

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus comentarios Juan José! Un abrazo a Argentina!

    ResponderEliminar

¡Los comentarios son bienvenidos!

Related Posts with Thumbnails