lunes, 30 de agosto de 2010

El dulce problema del Regaliz



En estos días he recibido una carta de Lucía, una antigua compañera y amiga, también "bloguera", que traslado hasta aquí:

"Hola, buenos días Doctor: te voy a contar algo curioso para que lo tengas en cuenta, con próximos pacientes. El otro día me picó una avispa en el trabajo, por la noche. Una enfermera me administró una inyección de Urbason. Me puse malisima: mareo, nauseas... La mano dónde me había picado la avispa no me dolia, ni tenía inflamación alguna, por lo que me puse a hacer la ronda, una ronda que no sé como la hice, porque estaba muy mareada y con mucha desconcentración en las palabras. Me tomé la tensión, y tenía 150/100 a las ocho de la mañana. Inmediatamente pensé que no me la habían tomado bien, porque yo soy hipotensa.

Al ir a vestirme -por la mañana- noto que tengo los pies muy inflamados, pero no le doy importancia, desde el trabajo me voy al pueblo para pasar el fin de semana; por la tarde noto como las manos y la cara también se me ponen edematosas, me voy a un Centro de Salud y allí me ponen otra inyección de Urbason, pensando que sigue siendo una reacción a la picadura de avispa, y que tal vez yo sea alérgica.

Dejo pasar ese día, pero por la noche tengo que dormir incorporada porque noto que me falta la respiración, no es una disnea considerable y como tal la dejo pasar. A la mañana siguiente de nuevo me levanto con un edema impresionante en manos, cara y pies y me voy al hospital de Alcazar, dónde me hacen una analítica y no me toman ni la tensión, ni la temperatura. Diagnóstico al alta: Infección de orina. Me recetan un antibiotico, "Monurol".

Mi marido al verme así me dice que nos venimos de nuevo a Madrid  para que vaya al hospital de Móstoles. Cuando entro por la puerta tengo dolor de cabeza, me toman la tensión y tengo 195/110 y 37,6º de temperatura.
 
Me empiezan a hacer analíticas generales y descubren que tengo una bajada considerable de potasio. Me hacen una radiografía de torax, y se ve un derrame pleural en pulmon izquierdo por lo que me quedo ingresada. Durante 3 dias de ingreso me hacen una eco de corazón que da perfecto, y me hacen una ecografia abdominal, que tb da perfecta.

Con Capoten y Seguril me bajan la tensión a 150/100 y pierdo 8 kilos de líquido. En un día hice 3.200 de diuresis; y ayer cuando llegué a casa y me fui al ordenador para mirar  las causas de la hipertensión, descubro las enfermedades que la pueden ocasionar:

- Tiroides
- Quistes en el riñon....
y llego a " ingestión excesiva de regaliz"
 
Y me llama la atención porque yo soy una consumidora habitual de regaliz negro. Mientras escribo puedo comerme una bolsita de regalinas de 150 gr, y cuando voy al trabajo siempre me compro en la tienda de chuches 3 o 4 regaliz para comer en el camino...
 
Pero la gota que ha colmado el vaso es que esta semana última he estado en Praga. Allí encontré un puesto en la plaza dónde vendían chucherias gigantes y compré 3 de ellos, cada regaliz tenía unos 70 cms de longitud y un grosor como de una moneda de euro, y pesar, puede pesar bien los 200 gr.
 
Y he estado leyendo que el regaliz es hipertensivo, eso todos los médicos del hospital lo sabian (cuando fui ayer a comunicarlo) pero nadie sabía de su toxicidad. Me han dicho que en Xanadú hay un puesto que tb los vende a ver si hoy me encuentro un poco mejor y voy a buscarlo para pesarlo y saber bien cuanto gramos me comí.

Pues eso, que me intoxiqué de regaliz, ya ves que cosa más tonta, y lo malita que he estado. Y aún sigo teniendo la tensión alta, pero ya ha bajado a 150/90 sin más ayuda que la dieta, así que a ver si se me pone bien, y me pongo bien yo tb.

Y me acordé de tí hoy, por si algún día te surge un caso de edema, hipertensión y bajada importante de potasio. En el hospital lo van a publicar como caso raro. A ver si yo también pongo algo en mi blog, porque ayer contandolo vi que había varias personas que lo consumian sin mucha moderacion a traves de las pastillas Juanolas, y según la organización mundial de la salud, con 100 gr al día se considera tóxico.

Bueno no sé si estás de vacaciones, si es así disfrutalas, y si aún las coges en septiembre, pues mejor aún porque así estarás a punto de irte. Un beso y saludos a la familia."


A continuación mi respuesta, que resume el motivo por el que opté por publicar este tema:

"Durante años desaconsejé el consumo de regaliz por este motivo, aunque con el tiempo acabas relajando el consejo, porque no suele ocurrirle nada a quien lo consume (tu lo tomaste mucho tiempo sin problemas aparentes) y porque es un dulce y se vende en todas partes... otorgandole -estas dos características- una aureola de inocuidad. Poco a poco el asunto se hace puramente teórico, y finalmente casi te olvidas... Lo que me cuentas tiene su miga y con tu permiso lo pubicaré en mi blog, a modo de aviso para navegantes..."


jueves, 26 de agosto de 2010

La suma de todos, el ahorro de todos



Pronto un año desde la instauración del programa AP-Madrid; desde entonces han sido numerosas las modificaciones y correcciones realizadas, tantas como el número de molestias ocasionadas o el de quejas, críticas o denuncias transmitidas.

En este año se ha hablado de Centros de Salud que se han quedado "colgados", del redescubrimiento del "boli", de la lentitud del programa en general y del número de clics necesarios para conseguir un volante o una receta, en particular; incluso se le han imputado problemas relacionados con la posología y la prescripción, que podrían afectar a una correcta praxis.

Tras muchos años ya -concretamente desde 1.997- en los que se viene fomentando, y últimamente parece que imponiendo la prescripción de medicamentos genéricos en aras de una razonable farmacoeconomía, resultaría cuando menos cuestionable el hecho de que en AP-Madrid siga apareciendo, a fecha de hoy y como primera opción: El Esomeprazol cuando escribes "omepr...", o el Dexibuprofeno cuando intentas prescribir el Ibuprofeno. 

Sirvan estos dos ejemplos extraídos de una lista que siempre sería más extensa de lo adecuado, sobre todo si tenemos en cuenta que la primera opción no supone unos céntimos más, sino un precio 4,6 veces superior.

Cuando hablamos de ahorrar: ¿no constituiría un buen primer paso el que, en un contexto de consultas exprés -de las de 5 minutos- el software fuese de ayuda?... Decía Dalí que lo menos que se le puede pedir a una estatua es que no se mueva... Parafraseando al genio cuyo bigote recuerda a la intoxicación digitálica: lo menos que podemos pedirle a una herramienta es que resulte útil.

Al contrario de lo que postulan las matemáticas, en la suma, el orden de los factores altera el resultado.


Related Posts with Thumbnails