martes, 2 de abril de 2013

Grave gravidez




Cuando se viven situaciones como la que aconteció esta tarde en mi consulta y que paso a comentaros, se pueden alcanzar a comprender, nunca a justificar, la actual y preocupante medicalización social o la excesiva, pareja y consecuente, presión asistencial.

Recibí a un joven matrimonio con mi habitual cordialidad...
-. Buenas tardes... Decidme, en qué puedo ayudaros?
-. Verá Ud, doctor -me dijo la mujer- el otro día y después de algún retraso, me hice la prueba del embarazo y dió positiva...
-. Bien...!?
-. Y me fui directamente a Urgencias!
-. No entiendo, por?
-. Es que pasan tantas cosas...
-. Si, pero hasta que no se demuestre lo contrario: el embarazo no es una enfermedad... Dime... te dijeron algo en Urgencias?
-. No, que era pronto para hacer nada y que viniese a mi médico de cabecera.
-. Claro. No debes preocuparte, mujer... Te pondremos en manos de la Matrona y del Obstetra. A partir de ahora tendrás que visitarnos con alguna periodicidad. Verás como todo irá bien.

Al despedirnos, tras una larga y amena conversación...
-. Algún consejo más, doctor?
-. Sí, sólo uno más: que te liberes de tus angustias y vivas estos momentos con la ilusión que les corresponde.

Mientras salían no pude evitar la ironía, la que suscité al imaginar que el término gravidez quizá provenga de gravedad...


Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails