domingo, 13 de enero de 2013

No apeemos nunca la elegancia



Creo que en ocasiones, los sanitarios en general y los médicos en particular perdemos los papeles... Por importante que resulte el reivindicar una postura, por mucho que nos crispe una posible externalización de servicios, aunque el efecto masa de lo colectivo justifique un cierto envilecimiento de nuestro comportamiento, la profesión nos obliga a guardar siempre determinadas formas, invitándonos a no perder nunca unos mínimos de elegancia, como tampoco de tino: al fin y al cabo a nosotros corresponde el hacer diagnósticos...

Algún día tuve ocasión de ver en los informativos a algunos compañeros, de bata blanca, bailando animadas coreografías, contorneando burlonamente sus caderas, mientras cortaban el paso de los vehículos, por una calle colindante al hospital en el que trabajaban... (sin comentarios).

En la manifestación de hoy, segunda marea blanca del año, un joven cámara de televisión que cada día trabaja donde buenamente puede,  para quienes le llaman y cuando le llaman, retransmitía el hilo de los acontecimientos para Intereconomía TV...

Estos fueron los comentarios que poco después insertó en su muro de Facebook:

"En la mani de hoy me han llamado fachoide, manipulador, mercenario, judas...
Gracias a todos...
Con gente así este país no levantará nunca cabeza...!"

Poco importa el hecho de que este joven fuese además hijo mío...



1 comentario:

  1. Impresionante entrada... la pena es que gente así sean sanitarios...

    ResponderEliminar

¡Los comentarios son bienvenidos!

Related Posts with Thumbnails