lunes, 25 de junio de 2012

Confirmado: la política puede ser útil

.


La electrocardiografía es una prueba fundamental en Medicina, al no ser invasiva (no producir ningún daño al paciente) y aportar un sinfín de datos acerca del estado de un corazón.

A la hora de realizar un electrocardiograma (EKG) de doce derivaciones (el más habitual) debemos situar diez electrodos sobre la superficie corporal del paciente: cuatro de ellos irán a cada una de las cuatro extremidades, en un orden perfectamente establecido y determinado por un código de colores. Los otros seis electrodos iran ordenados precordialmente, esto es: delante del corazón, dónde tambien habran de ser colocados según un estricto orden numérico (el 1, el 2, el 3...)...

Para ilustrar la importancia del minucioso orden de los electrodos al que me he referido, bastará decir que si lo alteramos podríamos leer que un paciente sano está sufriendo un infarto, sin que no sea más que un artefacto propio de la inadecuada colocación de los mismos.

Aunque he estudiado numerosas veces este asunto del orden, lo cierto es que nunca consigo recordarlo, porque suelen ser los enfermeros los que se encargan de hacerlo, aunque no sea este motivo suficiente para que deje de pensar en una posible situación en la que carecería de ayuda... Así que el otro día me esforcé en volver a memorizarlo, pidiéndole a mi compañero José Luis (DUE del SAR en el que me encuentro) que hiciese el favor de explicármelo mientras realizábamos un EKG a la primera paciente que vino quejándose de un dolor en el pecho...

José Luis me comentó: 
-. Es tremendamente fácil, si recuerdas esta regla mnemotécnica: "¡FALANGE, A LA DERECHA!"... Ya sabes que los colores de la bandera de la Falange son el rojo y el negro" - dijo ésto mientras colocaba el electrodo rojo en la muñeca derecha, y el negro en el tobillo derecho.
Después añadió:
-. "¡Y ARRIBA ESPAÑA!" - mientras colocaba el electrodo amarillo en la muñeca izquierda (arriba quedaban pues el rojo y el amarillo, los colores de la bandera española), y el electrodo verde en el último miembro que nos quedaba libre, el tobillo izquierdo...

Ya ven, algunas veces la política puede sernos útil... 
Como espero haberlo sido yo y como lo fue José Luis...!



Publicar un comentario en la entrada
Related Posts with Thumbnails