domingo, 31 de julio de 2011

A trancas y barrancas

.


Tras constatar los resultados, meses después de la instauración de la última ley anti-tabaco... Tras comprobar los decrementos en cifras como:
1.- el número de consumidores habituales.
2.- el de eventos coronarios.
3.- y de otras patologías directamente relacionadas con el consumo de cigarrillos...

Hemos decidido emularos: desde los inicios de la semana ya no se podrá fumar en las galerías que, hace sólo un par de años, habían sido habilitadas específicamente para tal fín.

¡A partir del lunes las hormigas que quieran fumar sólo podrán hacerlo fuera del hormiguero!



sábado, 30 de julio de 2011

Ganamos si ganan

.


Las nuevas medidas respecto de la obligatoriedad de prescribir principios activos supondrán, tal y como ya vaticinan los difusores de la noticia, un ahorro aproximado de 2.000 millones de euros para las arcas de un estado que posiblemente no se pare a pensar lo que devengarán en dispendios generando: un mayor número de despidos y de parados, un nuevo frenazo para la investigación o una inyección de desgana para la innovación...

A juzgar por la reacción habida en el seno de Farmaindustria: constituirán un nuevo golpe para los maltrechos proveedores del cliente único que supone una administración, que impone criterios meramente restrictivos y que nunca contaron con la salpimentada ventaja de otros posibles planteamientos.

No comprendo a una sociedad que pierde el culo por cubrir de dinero, a dos manos y llenas, a adinerados banqueros cuyas gestiones, claramente irresponsables, se sitúan en el origen de la crisis económica que nos corroe actualmente... y que por el contrario, cuando trata con quienes viven de promulgar, generar y cultivar nuestra salud (industria farmacéutica, médicos, etc), no tiene más iniciativas que las de estrechar márgenes y recortar beneficios. 

No me canso de afirmar que lo que de verdad diferencia a un médico contemporáneo de sus colegas, antepasados en vocación, son los fármacos, los frutos de investigaciones que éstas empresas plantearon, estimuladas por la esperanza de conseguir unos lógicos beneficios. De no ser por éstos fármacos, los médicos seguiríamos enviando a nuestros dolientes a recoger hierbas a la orilla del río, coincidiendo con el plenilunio...

Las reglas de juego que imperan actualmente en el sector lo sumen en una crisis de motivación para la investigación y el desarrollo de éstas empresas, cuyos éxitos o fracasos están íntimamente vinculados a los aspectos que nos son más preciados: nuestro bienestar, nuestra longevidad, la calidad y esperanza de vida, etc...



miércoles, 20 de julio de 2011

La paciente indignada

.

 
Hoy vino a mi consulta una paciente "indignada"...
Hoy la revolución, con su cortejo de inconvenientes, ha pasado por mi Centro de Salud. 
Hoy he visto a una de las integrantes de las varias marchas de "quincemayistas" que en estos momentos se dirigen, desde varios puntos de la periferia nacional y hasta la Puerta Del Sol de Madrid, donde tienen previsto confluir el próximo sábado 23 de julio.
Fueron muchos los días y también muchos los kilómetros, por lo que sobrecargas musculares, esguinces, y otras patologías propias de tales sobreesfuerzos, son componentes abonados a la comitiva...  
 

martes, 12 de julio de 2011

El calor según un Médico de AP

.


Ya no recuerdo desde cuando no funciona el aire acondicionado en el Centro de Salud. Nadie se explica que, con el paso de las semanas, no lo arreglasen...

No sé si alcanzáis a imaginar lo que supone estar encerrado en el cubículo de una consulta, en esas horas de nuestra siesta tan hispana: ...El calor es como una mano enorme que te estruja con fuerza, mientras tomas conciencia de que, en esencia y en un 70%, eres de puro líquido.

Por los pasillos pueden verse a las pacientes moviendo compulsivamente sus abanicos, o cualquier folleto informativo del Servicio de Salud, que servirá para la ocasión.

Las puertas de las consultas permanecen abiertas, y se aprovechan los biombos para conseguir que una cierta intimidad no resulte incompatible con el alivio que proporciona una brizna de corriente de aire...

Todos nos hacemos una y otra vez la pregunta: "¿Es la crisis la culpable del retraso en la reparación?"... Y yo, de ser así: "¿Tan inútiles somos que sólo en un contexto de construcción frenética y desbordada, de pisos que doblan su valor cada año, conseguimos que funcionen medianamente las cosas?"



* El título es un guiño de simpatía a la serie: "El calor según...", de VBV



El paciente que necesitó al psicólogo durante medio minuto


-. Buenas tardes Jacinto.
-. No, Jacinto es mi hermano, yo vengo a recoger su parte semanal de baja y su tratamiento.
(...) 
-. Muy bien, aquí tiene: Su parte de confirmación, sus recetas y la cita para la próxima semana... ¿alguna cosa más?
-. Si, quiero que me mande al psicólogo.
-. ¿¡Pero Ud. no tiene cita!?
-. ¡No, yo no, pero mi hermano sí!
-. Lo siento, lo que me pide implica entrar en su historia, analizar su problema y elaborar documentos... No puedo atenderlo sin cita, mucho menos -aún- tratándose de algo que no es urgente. Por favor, pida Ud. cita y lo haré muy gustosamente.
-. ¡Bah, da igual, ya no lo necesito!

Lo dijo desde el agresivo tono de la contrariedad... Al salir, fue con un portazo que hizo temblar las paredes de la consulta y que sonó, según el decir de Joaquín Sabina, como un signo de interrogación...

Me quedé analizando mi errónea actuación: debí dejarlo todo para enviarlo al psicólogo, ¡se trataba de una Urgencia!


domingo, 10 de julio de 2011

Por un Sistema de Salud



Leo en el blog de Eduardo Punset una entrada que, como la mayoría de las reflexiones de nuestro famoso divulgador científico, me parece de una simpleza en la exposición y de una claridad en el contenido que rayan en la genialidad. 


Salud no sólo significa curar enfermedades
...La sanidad en los Estados Unidos absorbe más de dos trillones de dólares. Solo una parte ínfima de esta cantidad se dedica a prevención o dietética; casi todo el gasto se destina a curar enfermedades, de manera que, en lugar de hablar de un sistema de salud, allí y aquí, sería más correcto hablar de un sistema para curar enfermedades.
Básicamente, utilizamos los fármacos. Los pacientes los ingieren sin parar, sin saber la mayoría de las veces lo que toman. La ingesta de fármacos, obviamente, tiene muchos inconvenientes: no se sabe cuándo surtirán efecto; a unas personas les van muy bien y a otras les van muy mal o no les hacen efecto; aparte del problema de los efectos secundarios, que nunca se pueden saber con absoluta certeza. Por último, el periodo entre el inicio de la investigación del remedio adecuado y su administración al paciente supera los diez años, lo que, por sí solo, encarece sobremanera el producto.
Hace más de diez años, uno de los investigadores más prestigiosos del mundo –especializado en nutrición– me recordó en Boston (Massachusetts, Estados Unidos) que el cuidado de la dieta –unido al ejercicio físico– era la vía más directa para garantizar una buena salud.


¡Qué carga de razón la de estas palabras!... En el Neolítico la enfermedad era considerada como un castigo divino. Ante tal concepción mágico-mística del hecho de enfermar, tenían cabida y gran predicamento las medidas preventivas cuya finalidad siempre resultaba ser la de ganarse los favores y evitar el enojo de las deidades: sacrificios, oraciones y danzas rituales, incluso la decisión de expulsar al enfermo de la tribu, abandonándolo a su mala suerte.

A medida que hemos ganado en conocimientos, mientras evolucionaban nuestros planteamientos acerca del origen de las enfermedades, a la par que adquiríamos evidencias sobre el modo de tratarlas y/o curarlas, fuimos también aparcando el protagonismo de la prevención y, aunque sin dejar de celebrar sus avances e hitos como las grandes conquistas que fueron, hemos permitido que lo referente a su conocimiento, práctica e implicación se supeditase a la poco comprometida inconstancia de una decisión individual ó a las campañas promocionales de un limitado número de empresas interesadas...

¡Por una asignatura que nos enseñe a cultivar la salud desde nuestra más tierna infancia, en nuestras escuelas!. ¡Por unas consultas de Atención Primaria más prolongadas, que permitan la instrucción del paciente en las prácticas generales de la Medicina Preventiva, así como en aquellas medidas higiénico-dietéticas específicas de cada padecimiento!. ¡Por la introducción de la figura del Dietista y la consagración de la del Fisioterapeuta y el Terapeuta Ocupacional, en todos nuestros Centros de Salud!.



sábado, 9 de julio de 2011

¡Seis meses sintigo!

.


Mañana, día 10 de julio, se cumplirán 6 meses desde aquel 10 de enero en que, animado por la plataforma "mi vida sin ti" y algunos amigos con los que coincido por las redes sociales, dejé de consumir tabaco... 

¿O debería ser más correcto y decir que -ese día- fue el tabaco quien dejó de consumirme a mí?...

Ciento ochenta dias sin sentir tal esclavitud suponen, a ojo de buen cubero... ¡¡¡haber dejado de inhalar el humo de unos 3.600 cigarrillos!!!



Quiero expresar publicamente mi satisfacción por lo conseguido y animar a aquellos que lo intentaron conmigo, a mantener siempre su disposición al abandono.  

Eran días previos a la famosa tamborrada Donostiarra: sirva la fotografía que adjunto para ilustrar los modos con los que estimulábamos nuestra motivación...



viernes, 8 de julio de 2011

¡Cuidese solo!

.

Los recientes recortes practicados en los salarios de los empleados públicos y en algunas de las prestaciones que venían configurando el que, creyendose del bienestar se ha revelado como un Estado del "Malgastar"; junto a esos otros tijeretazos que vendrán, que intuimos y deducimos de las recientes decisiones de La Generalitat, o de desafortunadas frases como el "nosotros no tenemos ni un puto duro" que pudimos escuchar esta semana, en boca de Esperanza Aguirre, nos plantean la necesidad de decidir actuaciones urgentes en la planificacion del uso y la prevencion del abuso de un sistema sanitario del que, amparados en su gratuidad y animados por la subliminal y propagandistica invitacion a la "barra libre", el usuario ha venido abusando irresponsablemente.

A diario tengo ocasion de ver a pacientes que, aferrandose casi religiosamente al seguimiento y la práctica de sencillos consejos higiénico-dietéticos, consiguen revertir resultados analíticamente muy adversos. 

Por contra estan los otros, grupo lamentablemente mucho más numeroso, que desoyendo cuantas orientaciones puedan recibir respecto de sus dolencias, mantendran al alza sus patologías así como la necesidad de encronizados y costosos tratamientos.

O rectificamos rumbos o tendremos que acabar colgando, en la fachada de Hospitales y/o Centros de Salud, mensajes como el que encabeza nuestro post o "adornaban" las cajetillas de cigarrillos de antaño: "Su enfermedad perjudica nuestro sistema sanitario. Cuídese solo".



jueves, 7 de julio de 2011

Histología




Típico paciente de otro médico en ésta época en la que, por evitarse la contratación de sustitutos, acabamos en la lidia del sobreexceso diario...

También típica la frase de inicio:
"...Yo solo venía por recetas"
... Tras la cual vacía su bolsillo depositando algunos "cartones" sobre la mesa...

En casos tan excepcionales acabas pensando, no sin cierta sonrisa un:  
"... Menos mal que estudíé profusamente los tejidos en la asignatura de Histología!"


Related Posts with Thumbnails