sábado, 30 de octubre de 2010

¿Electrodomofobias?



Las fobias constituyen un terreno complejo y abigarrado, cuyas fronteras van muchísimo más allá de las que conocemos y nos parecen más comunes...

Por otra parte su incidencia es elevadísima (afectarían a más del 5% de la población).

Las fobias más conocidas
Aracnofobia: Se trata del miedo a las arañas. Se calcula que la mitad de las mujeres y el 10% de los hombres padecen esta fobia en algún grado. Las reacciones de estas personas resultan exageradas para los demás, e incluso para los mismos afectados. Éstos procuran mantenerse apartados de los sitios en donde pueden encontrarse arañas, o donde han visto telas de araña. En los casos más serios, el pánico puede ser detonado incluso al ver una fotografía.
Sociofobia: Se trata de un persistente e intenso miedo a ser juzgado negativamente en situaciones sociales. Es una fobia de las más comunes entre adolescentes y jóvenes, se calcula que cerca de un 4% de las personas entre 18 y 55 años la padecen. A diferencia de lo que sucede en la mayoría de las fobias, esta fobia social es igualmente común en hombres y mujeres.
Aerofobia: Se trata del tan común miedo a viajar en avión (de hecho, se calcula que sólo el 5% de los pasajeros abordan el avión sin temores de ningún tipo). Sin embargo, las personas que padecen de esta fobia no experimentan sólo una ligera inquietud en el momento del aterrizaje y del despegue, sino que en ocasiones las fobias les impiden planear siquiera un viaje de este tipo, o les ocasionan trastornos de ansiedad ante la perspectiva de un futuro viaje, incluso meses antes de llevarlo a cabo.
Agorafobia: Se trata del miedo a los espacios abiertos, y es un trastorno más común entre las mujeres que entre los hombres. El agorafóbico teme todo aquel lugar donde no se sienta “seguro” o no pueda “recibir ayuda”. El que presenta este tipo de trastorno suele refugiarse en su hogar y rara vez sale, ya que en esas ocasiones experimenta una gran ansiedad. Es la fobia que motiva más a menudo consultas a especialistas.
Claustrofobia: Al contrario que la agorafobia, este trastorno implica el temor a quedar confinado a espacios cerrados. Se estima que entre un 2 y un 5% de la población padece esta fobia. Estas personas suelen evitar los ascensores, el metro, los túneles, las habitaciones pequeñas, hasta las puertas giratorias les pueden presentar dificultades, así como también el uso de equipos para técnicas de diagnóstico médico como el TAC.
Acrofobia: Se trata del miedo a las alturas, no simple vértigo sino un temor que ocasiona ansiedad a quienes lo padecen. La fobia suele manifestarse en situaciones tales como las de asomarse a un balcón, estar en un mirador elevado o junto a un precipicio. Al igual que sucede en otras fobias, aquellos individuos que la sufren buscarán evitar la situación temida.
Carcinofobia: Se trata del miedo a contraer cáncer. Es uno de los temores más comunes desde el momento en que la mayoría de los adultos siente aprensión ante la posibilidad de manifestar esta enfermedad. Sin embargo, en el caso de los fóbicos, se trata de un miedo muy antinatural, ya que demostrarán temerle a cualquier síntoma físico negativo, asociándolos todos a síntomas de la enfermedad.
Brontofobia: Son comunes las fobias que involucran elementos climáticos o determinados fenómenos meteorológicos, y éste es el caso de la brontofobia. Consiste en el miedo extremo ante los rayos y truenos de las tormentas. Alguien con esta fobia estará alarmado tanto antes como durante las tormentas, y en casos extremos, padecerán los síntomas de la ansiedad. Incluso puede verse afectada su vida social, ya que su planificación de actividades depende del pronóstico meteorológico, y pueden llegar a faltar al trabajo o modificar sus hábitos debido al clima.
Necrofobia: El miedo a la muerte es algo natural e instintivo en el hombre, posiblemente porque la muerte es lo desconocido. Además, se asocia la muerte con los padecimientos que la preceden, dolor, sufrimiento, etc. Sin embargo, algunas personas padecen de una verdadera fobia a la muerte y a los seres muertos. Quienes padecen de esta condición no pueden explicar con claridad el sentimiento escalofriante que experimentan al estar frente a una momia o a un cadáver.


Hoy me han consultado sobre una fobia que me pareció extrañisima, de hecho era la primera vez que escuchaba tal posibilidad y aún indagando en diccionarios que versan específicamente sobre la materia, no ví que se mencionase nada parecido: una paciente manifestaba su necesidad de acabar con una fobia que venía sufriendo desde hacía años, cuya intensidad había ido en aumento, hasta el punto de constituir -en el presente- un problema que chocaba frontalmente con la deseada posibilidad de llevar una vida más o menos normal...

La mujer, no sin cierta tensión, decía crisparse con el funcionamiento de la lavadora, afirmaba no soportar la idea de estar en casa cuando ésta funcionaba y necesitar salir a toda prisa para oxigenar sus miedos a que el aparato estallase, se quemase o acabase inundandolo todo...

Más recientemente, estos miedos también empezaban a ponerse de manifiesto, aunque más tímidamente, con el manejo de otros electrodomésticos: vitrocerámica, microondas... etc...



martes, 26 de octubre de 2010

Solo por recetas...

.
.
-. Buenas tardes... Yo solo vengo por recetas.
-. De acuerdo, Ud. me dirá...
-. Esto es lo que tomo... Le he apuntado en cada cartón el número de envases que necesito... Más que nada, por no tener que volver en cierto tiempo.

Pensamiento del médico durante la tediosa elaboración:
"¡Toda mi vida estudiando para esto....!"

Tiempo transcurrido en la elaboración, completada con la firma:
13 minutos.

Tiempo que contempla la Administración para la atención de cada paciente:
5 minutos.

Comentario del paciente en el momento de la entrega del lote de recetas:
-. Una cosa más y ya que estoy aquí, Doctor: no me encuentro bien....
  
 

domingo, 24 de octubre de 2010

¡Es la leche!

.
.

La naturaleza provee alimento al mamífero recién nacido a través de su madre y establece el vínculo afectivo necesario, entre ambos, para que ésta no deje de suministrarlo, a pesar de lo rutinario y sacrificado de la lactancia.

Por otra parte, la naturaleza también prevee que el niño produzca lactasa (el enzima necesario para el aprovechamiento de la leche) durante sus dos primeros años de vida, momento a partir del cual la producción de éste enzima disminuye drásticamente. Una vez más y como cada una de las veces que hablamos de un fenómeno natural, tiene una explicación y obedece a una finalidad: la lactancia es anticonceptiva por lo que no interesa a la biología su prolongación más allá del tiempo necesario.

Según esto y en principio, el adulto no produce lactasa en cantidades suficientes como para aprovechar la leche, con lo que la ingesta de ciertas cantidades de lactosa pudiera llegar a producirle, en determinados casos, problemas de intolerancia bajo la forma de: meteorismo (gases), diarrea, etc....

No obstante, la intolerancia a la lactosa sigue una curiosa distribución geográfica: a medida que bajamos en el globo terráqueo, de norte a sur, ésta aumenta; de manera que el 99% de los nórdicos (escandinavos, holandeses...) toleran perfectamente la leche. En España se calcula que existe un 40% de intolerantes (muchos de ellos no llegan a tener manifestaciones y son asintomáticos, por no ingerir cantidades diarias importantes). En el continente africano los intolerantes son mayoría (95%).

Típica imagen del guerrero Masai acompañado de sus vacas

Tal distribución se explica por el fenómeno de la mutación genética, que en algún momento de la evolución debió afectar a los pueblos del norte de Europa y gracias a la cual seguirían produciendo lactasa durante la fase adulta. Una mutación similar explicaría que los Masai sean los únicos individuos de raza negra con capacidad para tolerar la leche.

En la base de esta apasionante historia una conclusión no menos interesante: la raza blanca, europea, salió de su etapa nómada para establecerse con la agricultura, dar el paso siguiente hacia la domesticación que supone la ganadería, para pasar después a las fases industrial y la tecnológica en la que nos encontramos. La importancia que cobra el asunto responde al hecho de que la lactasa podría estar en la base del subdesarrollo en el que siempre estuvo sumido el continente africano, cuyos pobladores no pudieron dar el salto hacia  la ganadería, una fase evolutiva primordial.

Por caminos similares podrían explicarse parcialmente otros estancamientos. La prohibición del aprovechamiento de determinadas carnes (vacuno, porcino), preceptivas para determinadas religiones y tan importantes -por prioritarias- para la alimentación de nuestro mundo occidental, podría encontrarse en sus orígenes.


sábado, 23 de octubre de 2010

Riesgo


La lectura de las noticias con las que nos fue sorprendiendo la semana me invita a escribir un post reflexionando y argumentando en torno a un concepto central: el riesgo.


VACUNACIÓN ANTIGRIPAL
Desde diferentes foros se reclama la obligatoriedad de la vacunación antigripal por parte del colectivo sanitario y por su potencial de contagio a determinados sectores de la población. 

Nadie puede negar que el médico, y es algo que deriva intrínsecamente de su ejercicio profesional, tiene un especial riesgo de contraer la gripe y todo un corolario de enfermedades infecciosas. Tampoco negará nadie la posibilidad de que éste, al contraer cualquiera de estos procesos, podría actuar como un eslabón en la cadena de transmisión a terceros...

Según ésto, de acuerdo, admitamos la "obligatoriedad moral" de optar por la vacunación... 

Aunque, siguiendo el mismo hilo argumental, me pregunto si aquellos que reclaman tal imposición no deberían plantearse idéntica legitimidad a la hora de reivindicar un cuantioso plus de peligrosidad para éstos profesionales...


LEY ANTITABACO
En estos días se ha concluido la definitiva ampliación de la ley antitabaco, que cobrará vigor próximamente y según la cual se vuelve a enfatizar sobre el riesgo de los fumadores pasivos, que justificará la total prohibición de fumar en establecimientos y en instituciones, así como en el perímetro exterior de algunos de ellos (hospitales...).

¡De acuerdo también!. Admitamos que quien incumpla ésta ley incurrirá en un/a falta/delito por el que merecerá ser sancionado... 

Aunque argumentando sobre hipótesis similares podría concluirse que quién ideó, junto con quienes contribuyen a mantener los 5 minutos  de consulta por enfermo, constituyen un riesgo muy superior para la salud pública...


CARTERA DE SANIDAD
¿Y qué me dicen del riesgo que supone la reiterada elección de responsables de la cartera de Sanidad que no tienen absolutamente ninguna formación sanitaria?...

El pasado año la ministro polaca de Sanidad fue la única -de nuestro entorno- que llevó a cabo una adecuada gestión de la crisis que pudo suponer la gripe A; basándose en criterios meramente científicos optó por no adquirir vacunas para su país, contra los catastrofistas pronósticos que emanaban de los diferentes medios. Su ventajosa formación médica constituía el único baluarte diferenciador, respecto de sus colegas occidentales.

Pero, en fín... También admitiremos pulpo como animal de compañía...



jueves, 14 de octubre de 2010

El respeto

.
.

En estos días se habló mucho de los abucheos dirigidos hacia la figura del Presidente del Gobierno, con motivo de la celebración del día de la Fiesta Nacional. En esta misma semana, en varias ocasiones hemos podido escuchar el deseo de poner fin a este tipo de situaciones, en boca de no pocos dirigentes. Independientemente de que la experiencia no sea nueva, su profesionalidad no debería permitirles el sucumbir -ahora- al error de "legislar en caliente"...


Quienes no se han preocupado de cultivar y fomentar el respeto por determinados profesionales e instituciones, ni han mostrado el más mínimo interés por corregir a tiempo las desviaciones que -en este sentido- se han ido produciendo, no merecen cosechar lo que no sembraron ni cultivaron para otros.

Quienes no se han cuidado de evitar el desgaste en la dignidad del ejercicio de causas tan nobles como la educación o la sanidad, no han de reclamar mejor consideración para sí mismos: una vez que hay fisuras en la compuerta, ésta se rompe para todos, acaba arrastrandolo todo... y tengo la sensación de que el respeto es como un jarrón de porcelana: una vez roto no caben composturas medianamente aceptables.


De cualquier modo y no es que me consuele demasiado (en realidad no me consuela nada):  ante el irrespetuoso siempre nos quedará la posibilidad de optar por la no menos irrespetuosa réplica de José María Aznar... 





domingo, 10 de octubre de 2010

La bola de cristal

Hay ocasiones, afortunadamente muy puntuales, en las que me gustaría saber de donde me cuelga la bola de cristal que algunos alcanzan a verme, aunque solo fuera para poder cargarle las pilas...

-. Vengo a que me recete el medicamento para el estómago...
-. Dígame...¿Como se llama?
-. Ah, no lo sé -señalando con una inclinación de la cabeza hacia el monitor del ordenador- ¡ahí estará!
-. Aquí hay cerca de 100 medicamentos -volviendo a señalar el monitor con un gesto similar- todos los que ha consumido a lo largo de los 10 últimos años...
-. ¡Pues el del estómago!
-. Para el estómago debe de haber aquí...¿una docena...?: ¿Omeprazol?... ¿Motilium?... ¿Almax?... (etc)
-. ¡No lo sé!...¡El que tomo yo!... ¡Pero eso sí, no me vaya a recetar uno que me "mandaron" una vez y que casi me mata!
-. Mire Ud.; tenemos dos opciones: o vuelve en los próximos días con el nombre del medicamento o, si así  lo prefiere, espera a la semana que viene en que ya estará su médico; pero con esas premisas no puedo recetarle nada...


sábado, 9 de octubre de 2010

Libre elección



Me encontraba "doblando", cubriendo una baja por enfermedad tras mi consulta habitual de las mañanas. Esta de la tarde era una de esas consultas lo suficientemente concurrida, densa y correosa como para cuestionarme, con cada vistazo a los cerca de 60 pacientes que poblaban la agenda, la necesidad de meterme en esos "berenjenales".

Tras atender y despedir al tercer paciente me dispuse a salir para citar a quienes habrían de pasar a continuación cuando, casi dándome con la puerta en las narices, en la consulta entró una mujer bajita, enlutada y enjuta, de tez morena y cejas pobladas...
-. Buenas tardes. Por favor ¿quién es Ud.?
-. Margarita Romerales Ruipérez.
Tras buscar su nombre en la lista impresa hube de comentarle:
-. Margarita: observo que Ud. está citada más tarde, aproximadamente para dentro de una hora. Haga el favor de salir y esperar su turno.

Treinta minutos más de consulta y Margarita que vuelve a intentarlo...
-. Margarita: no, aún no. Salga Ud., por favor, y espere a ser llamada.

Treinta minutos más y ¡por fín!, ¡el turno de Margarita! quien entra en la consulta y, sin anteponer el formalismo de un saludo, me pregunta:
-. ¿El Doctor que está normalmente en esta consulta?
-. Ausente por unos días.
-. ¡Pues me gusta más que usted!
-. (...)



martes, 5 de octubre de 2010

Non engendratum

.
.
Hace pocos días conocíamos el fallo de la Academia Sueca respecto de la concesión del Premio Nobel de Medicina, de este año 2.010, al británico Robert Edwards.

Los trabajos de Edwards se relacionan con la fertilización “in vitro, y junto a su colega Patrick Steptoe (fallecido hace ahora 20 años) hicieron posible -por primera vez en 1977- la concepción humana en el laboratorio. Para ello, procedieron a extraer el óvulo de una mujer que había sufrido una lesión en sus trompas de Falopio, y lo fertilizaron con esperma de su esposo en una probeta. El embrión resultante fue implantado en el útero de la mujer y nueve meses más tarde, el 25 de julio de 1978, el mundo asistió asombrado al nacimiento de Louise Brown

Bautizada por la prensa como “el primer bebe probeta”, Louise se convirtió en la primera de una verdadera legión de niños que lograron ser concebidos gracias a este sistema. Millones de parejas consiguieron alcanzar el sueño de ser padres.

En aquella época la técnica desarrollada por este científico desató una enorme controversia, sobre todo en algunos fieles de la Iglesia Católica que veían en ella una “violación” a un principio enunciado por  Pablo VI conocido como “Humanae Vitae”. Fue Juan Pablo I, en su brevedad, quién trajo tranquilidad a los fieles al pronunciar la histórica frase “Siguiendo el ejemplo de Dios, que quiere y ama la vida humana, yo también envío mis mejores deseos para el bebé. En cuanto a los padres, no tengo derecho de juzgarlos; subjetivamente, si actuaron con buenas intenciones y de buena fe, pueden incluso tener un gran mérito ante Dios por lo que han decidido y pidieron a los médicos en hacer”. 

Treinta años más tarde, la fecundación in vitro constituye una forma de superar la infertilidad utilizada sin prejuicios a lo largo y a lo ancho del mundo. Hoy se calcula que cerca de 5 millones de seres humanos han nacido gracias a los trabajos de Edwards. 

San Ramón Nonato
El primero de estos "individuos probeta" que consiga ser santificado merecerá el apelativo de "Non engendratum", como en su día -allá por el siglo XVII- a San Ramón, el santo catalán del siglo XIII, se le beatificó con el apelativo de Nonato (Nonnatus), únicamente por el hecho de haber nacido por medio de una Cesárea.



sábado, 2 de octubre de 2010

Esclavos cualificados

.
Esta semana, no sé si fue consecuencia del contagio o fruto de la casualidad: un cierto número de los Mediblogs que sigo habitualmente abordó el tema de nuestras condiciones salariales. Las entradas de algunos han llegado incluso a la transparencia de desglosar los diferentes conceptos de la última nómina de sus autores.

Desde el respeto que me merecen todos mis compañeros y desde el que me debo a mí mismo: hace ya mucho tiempo que la lectura de estos, nuestros blogs y comenzando por la del mío, me llevó a la conclusión de que somos únicos a la hora de cacarear nuestras desgracias, cual perros falderos que hipotecan toda su energía en la emisión de cuatro ladridos retóricos, mientras dan saltitos hacia atrás buscando la protección de las piernas de su ama.

Se mire como se mire: por paciente asignado o por acto, lo que ingresa un médico de Atención Primaria en este país es absolutamente vergonzoso.  Aunque tal agravio no es flor de un día y pudo ser más manifiesto en épocas pre-crisis, aquellas no tan lejanas que fueron de bonanza para muchos, aunque no para nosotros; esas en las que los pequeños constructores rurales, entre otros muchos profesionales, fumaban habanos y rodaban en coches caros, de alta cilindrada... 

Pero no debería sorprendernos; al fin y al cabo nuestra remuneración está en consonancia y es una muestra más del escaso respeto y la aún menor valoración que nos dispensa la Administración y que cada día se pone de manifiesto en la cantidad o calidad del trabajo que se nos atribuye, en sus nulas intenciones de mejorar ambos conceptos. Pero sobre todo, por encima de todo -y es este el núcleo de la cuestión- del escaso respeto que sentimos por nosotros mismos.

Cada día caigo en el "destajo" de un ritmo frenético que apenas me deja unos minutos para oxigenar mis pensamientos; haciendo y firmando recetas, partes, altas, certificados, interconsultas, etc... a una velocidad que casi se aproxima a la conseguida por Vicente Baos; al capricho de algunos pacientes que pueden venir cuando estoy aterrizando o cerrando la puerta para marcharme; que me abordan en términos que resultarían más propios de una peluquería...: "Ahora mireme el pie... Y quiero recetas... 3 de cada... ¡Ah y me olvidaba!: ultimamente me canso mucho... Y ya que estoy aqui: Hagame estas para mi madre... Y deme un justificante... No, así no me sirve, tiene que ser Alta y Baja... ¿Me ha hecho una de Pirifren?"...

Cada noche tengo pesadillas con una cinta transportadora cargada de individuos a los que he de estampar un sello en el dorso de la mano o en la frente,  a los que entregar documentos o deprimir la lengua,...y que pasan ante mi deprisa, en un movimiento sin fin.

Otros paises occidentales tienen médicos; en España solo alcanzamos a ser proletarios de la salud, esclavos cualificados incapaces de llevar sus anhelos más allá de unas tertulias virtuales, aunque enmudecidos en los foros apropiados: este año perdimos una primera oportunidad como empleados públicos y otra más reciente como ciudadanos. Si Asclepios levantase la cabeza... ¡Nos echaría del templo!


Related Posts with Thumbnails